Patético y tenebroso silencio de Michel Bachelet. ¡Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos!

Develada como ha sido la reciente y aún latente incursión guerrerista extranjera contra el territorio venezolano; los aduladores y obedientes gobiernos latinoamericanos, europeos ni instituciones como el Parlamento europeo, la OEA y el ya poco recordado, casi extinto, Grupo de Lima, subordinados, como antiguos enclaves coloniales, a los designios y tropelías del deplorable presidente estadounidense, mantienen absoluto silencio. «¡Lucen desconcertados y quejumbrados ante la sorpresiva e inesperada paliza!» mientras sus medios, opinólogos e influencers, como gatos salvajes intentan salvar responsabilidades, cual rufianes se culpan unos a otros ante el fracaso y en reclamo del cuantioso botín ofrecido. ¡Los más vivos parecen habérselo quedado para sí solos!

¡Por ninguna parte se ve, ni se oye su contumaz y estridente reclamo en defensa de los derechos humanos del pueblo venezolano! No dicen nada sobre el derecho a la paz, a la libertad, a la democracia, a la soberanía e integridad territorial, institucional, republicana, que bien se merece y reclama la Venezuela Bolivariana. ¡Nada, nada de eso, que los engrandecería y colocaría como verdaderos, auténticos, defensores del pueblo venezolano! Por el contrario, los que dicen algo, solo buscan hacer inverosímil la pirática y genocida incursión contra la existencia de la República mientras reclaman el cumplimiento monetario como objetivo fundamental del criminal pacto firmado en contrato privado para la extinción de la soberanía y desintegración de Venezuela.

Ante la gravedad e implicaciones legales, condenables, de tan macabros y horrendos planes y propósitos su silencio guarda absoluta e indudable relación de complicidad y corresponsabilidad en el desarrollo de estos perversos planes. Extintos como parecen; ¡no convocan de emergencia a la OEA, al Parlamento Europeo…! No, no les conviene la verdad y la defensa del pueblo y la institucionalidad venezolana. Esa defensa solidaria, a ultranza, de otros momentos, de los mercenarios y terroristas hoy los desnuda en sus verdaderas intenciones y muestra su naturaleza real, antivenezolana.

¡De novela bufa, dantesca! y muy preocupante el silencio de Michel Bachelet. Extremadamente ensordecedor y de helades mortal cuando como Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, después de quince días, permanece en silencio, «¿no se ha enterado?» de lo que en Venezuela, contra la República y el pueblo venezolano, ‘sus protegidos’, en contrato privado de ilícitos y cuestionables objetivos de «guerra y piratería internacional» planificaron en territorios colombiano y estadounidense, y ejecutaron contra la nación venezolana. ¡Qué raro, tan enterada y pendiente de Venezuela! Hoy, quince días después, ni siquiera ha salido o ha emitido comunicado, palabra alguna para defender a los mercenarios, sus instigadores y articuladores.

Extraviada y oculta en un mundo incierto, de mediática fantasía como el de autoproclamado presidente, su mutis absoluto no es extraño; es revelador de las contradicciones y complicidad en las que vive y ‘asume por voluntad propia’, en complacencia de poderes y actores en cuyas sombras se resguarda, incongruencia catastrófica con su historia de vida y el cargo que ostenta de Alta Comisionada para los Derechos Humanos ante el Concierto de las Naciones.

Michel Bachelet sabe, conoce y está muy bien enterada de tan perversas, malignas y homicidas intenciones. Ella, ha sido, y de desde su actual silencio sepulcral, sigue siendo coparticipe, «es de hipócritas pensar que la paz y bienestar del venezolano común y corriente, del pueblo latinoamericano, la conmueve!»

Así, transcurridos quince días de la más grande, reveladora y humillante derrota, en tiempos modernos, de los planes entreguistas opositores y articuladores internacionales, Michel Bachelet, como Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, permanece oculta en las sombras de la nada, en un mundo de intrigas y macabros propósitos contra la nación y el pueblo venezolano, latinoamericano. ¡Hasta dónde su desprecio por el pueblo venezolano, común y corriente!

¡Qué decir del ‘resto del mundo’ y su existencia como humanidad! ¿si así, desde las propias entrañas de las Naciones Unidas, describen, definen y conciben las bases, objetivos, fines y propósitos fundadores de una República, de la democracia, la libertad, la soberanía, la autodeterminación de los pueblos?:

¡Pobre, decadente humanidad que nos espera! ¡Desventurado y desvalido mundo donde, ni Michel Bachelet como Alta Comisionada para los Derechos Humanos es autónoma, no muestra separación de poderes, sus actuaciones y pronunciamientos están subordinados a mafiosos y malignos poderes! «Con respecto a Venezuela, su Constitución Bolivariana y existencia como República soberana, siempre está mostrándose en total complacencia con el irrespeto a la legalidad internacional, incluso desde su actual silencio ante tan innegables, graves, perversos y homicidas actos de intervención bélica, genocida, de exterminio»

¿Cuáles Derechos Humanos defiende Michel Bachelet?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: