La burguesía desarrolla un asesinato en masa

El avance del coronavirus en los EEUU ha puesto al descubierto no solo la destrucción del sistema de salud que se ha venido produciendo bajo los gobiernos demócratas y Republicanos, sino el valor que le dan dichos gobiernos a la vida de los trabajadores y pueblo oprimido. Así como los gobiernos de los Países Bajos y el Inglés en Europa aplican su propia política de exterminio de los más débiles, los estados de Washington y Alabama, en los EEUU y en la línea del presidente Trump están activando estatutos que les permitirían negar la atención de salvamento a los discapacitados mentales, mientras se aprueban miles de millones de $ para apoyar a los inversionistas de la Bolsa de Valores y las empresas automovilísticas….

En el desarrollo de un asesinato en masa a escala planetaria, cuyas principales víctimas serán los sectores más débiles del pueblo, el Sistema de Salud Henry Ford, en los EEUU, anunció a los pacientes que debido a la escasez de recursos médicos, aquellas personas que están extremadamente enfermos, se convierten en candidatos morir rápidamente por ser "inelegibles para la UCI o la atención de ventiladores". El alcalde de Detroit, Mike Duggan (un ex ejecutivo de la salud) elogió la carta ayer, declarando, "lo que ponen es honesto"….

Estos anuncios se empiezan a multiplicar en momentos que en las ciudades de los Estados Unidos, los centros de salud se están acercando a su máxima capacidad de atención de enfermos por coranovirus, cuyo número se está duplicando cada 2 días.

Gobernadores y alcaldes norteamericanos avalan con esta actitud el discurso del presidente Trump, que señala que el problema se presenta, primero por culpa de China, que nunca informó de los detalles de los peligros del coranovirus y de que a falta de informes sobre las características de esa enfermedad u otra, el gobierno nunca se preparó para fortalecer lo que él ha llamado el mejor sistema asistencial del mundo. Pero ¿es cierta esta afirmación? Cuando Trump afirma de que "nadie en sus sueños más salvajes hubiera pensado que necesitaríamos decenas de miles de ventiladores" es una mentira descarada. De hecho, innumerables informes y artículos de epidemiólogos, profesionales de la salud e incluso organismos gubernamentales han realizado precisamente tales advertencias desde hace años.

De acuerdo a un artículo en la web wsws: "En un informe de 2003 de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental se advirtió que "pocos hospitales tienen equipo médico adecuado, como los respiradores que suelen ser necesarios para las infecciones respiratorias". En 2005, el Departamento de Salud y Servicios Humanos publicó un Plan para la Gripe Pandémica en el que se señalaba que "en una pandemia grave es posible que se produzca una escasez, por ejemplo de ventiladores mecánicos...".

En junio de 2017, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron un informe de los epidemiólogos, "Stocking Ventilators for Influenza Pandemics", en el que se afirmaba: "Existe una preocupación sustancial de que las unidades de cuidados intensivos (UCI) puedan tener recursos insuficientes para tratar a todas las personas que requieran apoyo con ventiladores. Estudios anteriores sostienen que las capacidades actuales son insuficientes para hacer frente incluso a pandemias moderadamente graves..."….

Pero mientras se le recortaban los recursos al sistema de salud cerrando hospitales y dejando de comprar equipos e insumos, los gobiernos estadounidenses han aumentado los presupuestos militares y para el salvataje de las empresas imperialistas como la Boeing, y a los bancos e inversionistas de las Bolsas de Valores. Los gobiernos norteamericanos se han venido preparando para aumentar sus criminales intervenciones militares en todo el mundo, sea Afganistán, Irak, Siria, han venido invirtiendo en la modernización de su ejército regular y de su arsenal atómico con centenares de miles de millones de dólares, pero le han negado unos 20.000 millones al sistema de salud pública para prepararse contra enfermedades como la que hoy están matando al pueblo norteamericano y del mundo.

Si hoy los contagiados por el coronavirus, tan solo en los EEUU sobrepasan al número que se dieron en China, si hoy liderizan el número de muertos y se implementan los mecanismos legales, para que se produzcan otra decena, sino centenares de miles, no es cierto que la responsabilidad sea de la pandemia, sino de la burguesía y gobernantes norteamericanos, que han valorado mucho más a las empresas militares, los monopolios transnacionales y a los amos de capital financiero. Es un asesinato en masa y los responsables tienen nombre y apellido y es el sistema capitalista el paraguas que los ampara.

Los trabajadores del mundo empiezan a responder desde sus trincheras que son las fábricas; son los trabajadores automotrices los que despuntan, sin ser los únicos, en esta lucha que día a día el terreno se abona con los asesinados por Trump, Merkel, Bolsonaro, Duque, Johnson, Macrón y sus sistema capitalista. Nos corresponde a los marxistas revolucionarios impulsar el fortalecimiento de dichas luchas y de los embriones de partidos leninistas hoy existentes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.



El Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas