¿Quién ganará la elección mexicana de 2021?

1. Decisores del 2021

Las elecciones intermedias de Julio 2021, donde se disputarán tres mil 200 cargos en los ayuntamientos, congresos locales, gubernaturas y la Cámara de Diputados, decidirán la gobernabilidad de la 4ta Transformación para el resto de su mandato popular. La tendencia central de los votos recaerá sobre dos vectores: a) los cambios positivos reales en la situación socio-económica y de seguridad ciudadana; b) la percepción de esos cambios por parte de los votantes. Alrededor del 35% de la decisión electoral del ciudadano será resultado de los cambios reales que logre la 4ta Transformación. El 65% restante depende de la percepción (interpretación) que los ciudadanos tengan de esos cambios. El triunfo electoral es, esencialmente, una función dependiente de lo mediático. La gobernanza postelectoral de México se deriva, en consecuencia, de la capacidad propagandística de los dos bloques de poder, que luchan por el control del país.

2. La Electrónica, Cuate

La percepción de la realidad –estratificada por edad, genero, ingreso y nivel cultural-- se realiza hoy día principalmente por smartphones, la televisión y las redes sociales. Bye, bye Herr Gutenberg. Su gran innovación quedó en el pasado. El hogar y la mente mexicana están dominados por la Santa Trinidad de la comunicación electrónica. El impacto de la prensa es marginal y sólo atañe a un nicho de élite informativa. Que ésta sobreestime su importancia e impacto, es natural. Es la deformación narcisista típica del profesional de cuello blanco. La realidad es, sin embargo, que la prensa vendida –en ambos sentidos-- ni llega a la juventud, ni a las masas, ni a la tercera edad. Toda estrategia mediática gubernamental, que no tome en cuenta esa topografía de la guerra mediática contemporánea, ejecuta una guerra contra los molinos de viento, perdida de antemano, independientemente de sus contenidos particulares. El campo de batalla decisivo por la gobernabilidad lo delinean las tres formas de comunicación digital. Es ahí, donde una inversión de recursos y talento generará el mayor rendimiento para el triunfo electoral del 2021.

3. La Economía, Tonto

El fantasma de Clinton, "it´s the economy, stupid," reaparece en la contienda de 2021. En este teatro de operaciones, la 4ta Transformación tiene que estabilizar tres parámetros económicos fundamentales, si quiere conservar la actual correlación política de fuerzas: 1. Garantizar una tendencia ascendente de la capacidad adquisitiva de las clases pauperizadas, dentro de la viabilidad macroeconómica; 2. Preservar la capacidad adquisitiva de las clases medias; 3. Concientizar de forma permanente a ambos sectores sociales sobre la situación económica-fiscal macroeconómica y microeconómica y las causas de sus fluctuaciones. Con un crecimiento posible del 1.3% del PIB en 2020, la inflación menor al 3%, tasas de interés globales bajas, una política fiscal transparente, procíclica y redistributiva, y excluyendo un shock externo --no cabe duda, que la eficacia del Estado chino logrará controlar rápidamente la epidemia del Wuhan virus--, las condiciones económicas nacionales permiten cumplir con los primeros dos objetivos. Tanto más desconcertante entonces, que el gobierno no parece sabe aprovechar esas condiciones objetivas favorables, para asegurar el triunfo del 2021en lo subjetivo: en la percepción de la gente, mediante una eficaz política informativa de concientización mediática.

4. Redistribución y Estrangulamiento económico

El PIB per capita hasta las elecciones del 2021, será probablemente cero, por la tasa de crecimiento demográfico. Mantener los programas de apoyo social, reconversión industrial e inversión pública, al nivel requerido para cumplir con la promesa electoral del 4% de crecimiento económico, será difícil, porque no es probable que los fondos requeridos se consigan tan sólo del combate a la corrupción y una reforma fiscal viable; factores agravados por una posición de no-inversión de importantes sectores del capitalismo nacional y del bloqueo de los megaproyectos económicos por sectores facciosos, en contubernio con importantes medios del país y fuerzas externas. Si un escenario de crecimiento cero per capita y de una sequía de fondos públicos, se concretiza, el más fuerte motivo de votación de los ciudadanos se ve afectado: el sueño de una vida mejor vía el crecimiento macroeconómico. El crecimiento es la única vía realista, por la cual se puede realizar ese sueño de las clases pobres y medias, porque en la actual correlación de fuerzas, la 4ta Transformación no puede tocar las grandes riquezas de la clase dominante, con fines redistributivos. La decisión sobre la gobernabilidad se dará, como dijimos, en el campo de los medios electrónicos. Y ahí, el panorama no pinta color de rosa.

5. Temor clase media

La comunicación gubernamental muestra, sin duda, el mayor rezago en la balanza de éxitos del presidente. Es el principal Talón de Aquiles de la 4ta Transformación, junto con la macroeconomía y el área de seguridad. Con el agravante, que la población parece entender las enormes dificultades para recomponer la seguridad ciudadana a corto plazo; y que las clases populares sienten los efectos de una incipiente redistribución de la riqueza. Es en las estratagemas mediáticas, donde es difícil encontrar una explicación plausible de la ausencia de un paradigma mediático efectivo, que explique a las clases de bajo y mediano ingreso las políticas socio-económicas y fiscales de la 4ta. La confusión creada en las clases medias sobre el uso de las tarjetas de crédito; la falta explicativa del significado del estancamiento del PIB 2019-2021 y de los subejercicios presupuestales, así como la preocupación por perder el status social adquirido –factores que son hábilmente aprovechados por los adversarios-- son ejemplos de esas debilidades comunicativas que afectan el futuro de la 4ta.

6. Leer no Transforma

"Leer transforma" es una de las narrativas privilegiadas de la campaña oficial en los medios impresos. Lamentablemente, no es correcta, como le consta a cualquier persona con experiencia de enseñanza-aprendizaje. No es la actividad de "leer" que transforma, sino el estudio sistemático de un libro adecuado con un maestro adecuado. Estos tres elementos en su conjunto son los demiurgos de la concientización. Sin selección de un buen libro formativo, una buena metodología (hermenéutica) de comprensión científica y poética (el eros griego) y un buen tutor, no hay transformación (mayéutica) de la personalidad del educando.

7. Marginales, los Diarios

Promulgar dicho discurso idealista (en el sentido epistemológico) en los periódicos, tampoco tiene mucho sentido en cuanto a la optimización del rendimiento de la inversión pública. Los diarios impresos, según escribió Jenaro Villamil en 2017, están "condenados a desaparecer". Hoy día, no son más que influencers marginales, tanto por razones cuantitativas, como por su carácter de empresas capitalistas en búsqueda de ganancias. En lo cuantitativo, la última cifra disponible en el INEGI sobre el tiraje total para todos los periódicos, incluyendo ediciones matutinas, meridianas y vespertinas parece ser de 2008, y alcanza 708 mil 779. Es decir, menos de un millón de ejemplares para un país de más de 120 millones de habitantes (J. Villamil). Hoy día, la situación es peor. En la Ciudad de México, por ejemplo, el total vendido de los cuatro diarios impresos más importantes oscila en torno a unos 260 mil ejemplares, según expertos mediáticos. De este total se estima, que los editoriales y comentaristas son leídos por un 30% de los compradores. Es decir, unas 80 mil personas frente a una población total de unos 130 millones de personas.

8. Big Brother electrónico

En cambio, la densidad de telefonía móvil pasó de unos 52 usuarios por cada 100 habitantes, en 2006, a unos 96 por cada cien, en la actualidad (Cofetel). Hay alrededor de 107 millones de smartphones en México y la televisión es omnipresente. Alrededor de 80 millones de mexicanos con acceso al internet tienen una cuenta de Facebook. En resumen, la puerta de acceso a la mente pública en México es electrónica: teléfonos inteligentes, redes sociodigitales y la televisión, que son usados por todas las clases sociales, milenarios y la tercera edad. Tanto el sentido común, como las ciencias comunicativas y los costos de oportunidad indican, en consecuencia, qué una estrategia comunicativa eficaz para las elecciones del 2021 debe centrarse en los medios electrónicos, ser creativa y estratificada, en función de las clases sociales, identidades y la demografía del país.

9. Los diarios: industria extractiva

El célebre dictum de la política, de que las naciones no tienen amigos, sino sólo intereses, vale también para las empresas capitalistas llamadas medios de "comunicación". De ahí, que cuando un diario capitalino despliega días seguidos fotos de inmigrantes con niños, a todo color, cubriendo la mitad de la primera plana -- enfrentados con la Guardia Nacional en la frontera sur-- no lo hace por empatía con la trágica situación de los inmigrantes, sino con dos objetivos: quedar bien con su clientela facciosa del sureste y tratar de extraer una mayor cuota de plusvalía del gobierno federal. (En rigor, los periódicos no son parte de la industria productiva, sino extractiva. No producen información, sino que extraen plusvalor social vía el Estado hacia sus bolsillos privados.) Y lo mismo es válido para los mercaderes de las franquicias apócrifas de derechos humanos, ecológicos e indígenas, cuya economía política está vinculada –en santa alianza con los amplificadores mediáticos-- al estrangulamiento de los megaproyectos económicos de la 4ta y al ocultamiento de un proyecto imperial secesionista; sabiendo que el fracaso económico de AMLO es la puerta grande para su desestabilización propagandística.

10. ¿Qué hacer?

Si el sueño del crecimiento económico es frágil; si no hay poder político para redistribuir las grandes riquezas acumuladas; si no hay un partido de gobierno; si no hay formación de militantes y si no hay medios de comunicación privados, que reportan objetivamente sobre la 4ta Transformación, entonces: ¿Qué alternativas tiene la 4ta para ganar las elecciones del 2021? La respuesta es obvia: la reconversión de los medios electrónicos a su alcance. Tiene que optimizar el trabajo de los canales públicos de televisión, para dar a conocer su obra de transformación adecuadamente y fomentar las redes sociodigitales críticos sin criterios del monetarismo clásico. Sólo de esta manera, la población estará en condiciones para emitir el 1 de julio de 2021 un voto razonado, basado en sus intereses objetivos y no en las percepciones gerenciadas por sus adversarios. El dilema es, que esos canales públicos actualmente son aburridos. Particularmente, sus noticieros y paneles no impactan. Son timoratos, cortos, artesanales, sin newsbreakers y sin configuración y dirección por conductores carismáticos e incisivos.

11. ¿Dónde iremos a buscar modelos?

En uno de sus textos, Simón Rodríguez, el Maestro del Libertador Simón Bolívar, reflexiona sobre el sendero institucional para construir la recién liberada Patria Grande: ¿Dónde iremos a buscar modelos?, pregunta el prócer ante el problema, que es semejante a la etapa "de construcción de instituciones" (Vasconcelos) de la Tercera Transformación de México. En la actual situación de la 4ta Transformación y dentro de la Sociedad Digital Global, la respuesta es sencilla. Los programas más sofisticados del "manufacture of consent" se utilizan en Estados Unidos y hoy, particularmente, en la cadena televisiva más exitosa de Estados Unidos, Fox News. Ahí están todos los modelos de impacto que, calibrándose con una pequeña dosis de ética y progresismo, serían de suma utilidad para la causa de las fuerzas progresistas aztecas. Por ejemplo, el formato de las entrevistas de Chris Wallace o la Greg Gutfield Show o The Five. Igualmente, Russia Today es un paradigma, digno de emular. Pero, extrañamente, ninguno de esos modelos mediáticos exitosos a nivel global, parece tener algún efecto aleccionador o mimético sobre la comunicación pública nacional, que parece encapsulada en una burbuja.

12. Lenin

Si nuestra hipótesis es correcta, de que la percepción de la realidad decide alrededor del 65% de los votos en los sufragios, entonces no debería confiarse en que el efecto AMLO y las buenas obras del gobierno garanticen el triunfo. Los acontecimientos de Brasil, Bolívia, Ecuador y Argentina, están demasiado frescos para olvidar la sabiduría del máximo zoon politicon de la historia, V.I. Lenin, cuando decía: "La confianza es buena, el control es mejor."



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1914 veces.



Heinz Dieterich


Visite el perfil de Heinz Dieterich para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: