El alza de la derecha religiosa militante en América Latina

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

El reciente golpe estado en Bolivia que derrocó al presidente Evo Morales no fue simplemente el golpe de estado común de derecha, asistido y promovido por la Agencia Central de Inteligencia, CIA de Estados Unidos sino que también llevó al poder a políticos afiliados a un movimiento protestante fundamentalista en América Latina que podría ser calificado como "Cristo-Fascista". Muchas de las sectas protestantes periféricas y de derecha que han llegado al poder en Guatemala, Colombia, Brasil y ahora en Bolivia rechazan al Catolicismo Romano de América Latina y lo califican como hereje según su teología religiosa, incluso pro comunista. En cuanto a las principales religiones protestantes, las sectas fundamentalistas las ven como irremediablemente liberales y también como herejes.

El reciente golpe de estado militar en Bolivia que derrocó al democráticamente elegido presidente Evo Morales, involucró a altos oficiales en servicio activo y en retiro de las fuerzas armadas bolivianas, muchos de ellos entrenados y adoctrinados en la infame Escuela de las Américas conocida desde el año 2001 como el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (WHINSEC sigla en inglés) ubicado en la localidad de Fort Benning, Georgia. Uno de los formados en la Escuela de las Américas es el general Williams Kaliman actualmente ex comandante de las fuerzas armadas de Bolivia, quien forzó a Morales a renunciar a la presidencia, el servicio prestado por Kaliman no fue bien apreciado por los conspiradores cristo-fundamentalistas entre los cuales se encuentra la actual presidenta de Bolivia, Jeanine Añez Chávez. Una de las primeras medidas de Añez luego de tomar el poder fue darlo de baja de las fuerzas armadas y reemplazarlo por el general Carlos Orellana. Añez fue la segunda vice presidenta del Senado y asumió la presidencia de Bolivia luego que Morales y los altos funcionarios en la línea de sucesión en el gobernante partido de gobierno, el Movimiento al Socialismo, MAS fueron obligados por los militares a renunciar.

Apegada a la línea del cristo-fascismo en América Latina, Añez no solo rechaza al Catolicismo Romano sino también a las creencias tradicionales del pueblo indígena Aymara de Bolivia como "satánicas". Morales fue el primer indígena Aymara elegido presidente. Durante su mandato Morales mejoró las condiciones de vida de los Aymaras y de otros pueblos originarios empobrecidos, quienes históricamente habían sido tratados como ciudadanos de segunda clase por la rica clase dominante blanca del país de origen europeo. Dirigidos por los líderes golpistas cristo-fascistas los hogares de Morales y de otros dirigentes del MAS fueron saqueados por turbas opositoras y funcionarios y seguidores de Morales fueron físicamente atacados. Bolivia TV, Nueva Patria Radio y periódicos que apoyaban a Morales fueron clausurados por los golpistas. La bandera Wiphala de Bolivia que funge como la segunda bandera oficial de Bolivia y que representa a dieciséis tribus indígenas del país, fue quemada por turbas apoyando el golpe.

Se informa que la planificación del golpe en Bolivia fue asistida por el Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo, primer director de la Agencia Central de Inteligencia de Donald Trump y miembro cristo-fascista de un desprendimiento derechista de la Iglesia Presbiterana, la Iglesia Evangélica Presbiteriana.

Otros ex alumnos de la Escuela de las Américas fueron identificados entre los principales conspiradores golpistas. Entre ellos figura Manfred Reyes Villa ex oficial de ejército, candidato presidencial, alcalde de Cochabamba y gobernador del Departamento de Cochabamba, como también el general Remberto Siles Vázquez, el coronel Julio César Maldonado Leoni el coronel Oscar Pacello Aguirre y el coronel Teobaldo Cardoza Guevara.

Uno de los más importantes cristo-fascistas que apoyaron el golpe de estado contra Morales es Luis Fernando Camacho, jefe de una dudosa "asociación civil" en Santa Cruz. La prensa boliviana ha descrito a Camacho como de ultra derecha y cristiano-fascista. Camacho también ha sido vinculado con el croata-boliviano Branko Marinko quien huyó hacia Estados Unidos el año 2009 luego que él y otros conspiradores intentaron derrocar al gobierno del MAS y asesinar a Morales. Las cuestionables actividades comerciales de Camacho fueron denunciadas con la publicación de los Papeles de Panamá que demostraron que poseía una firma costa afuera panameña denominada Navi International Holding, S.A.

Los funcionario oficiales bolivianos que permanecen leales a Morales, quien fue obligado a buscar asilo político en México, sostienen que el golpe de estado también fue apoyado por varios políticos extranjeros de extrema derecha incluyendo al presidente de Colombia Iván Duque a su director marionetero político y ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe; al neo-fascista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y a los senadores norteamericanos Marco Rubio (republicano por Florida) Rick Scott (republicano por Florida); Ted Cruz (republicano por Texas) y Robert Menéndez (demócrata por Nueva Jersey). Todos ellos están estrechamente vinculados a los oligarcas derechistas cubanos exiliados, quienes en su mayoría viven en el sur de Florida.

El golpe de estado contra Morales se inició en las filas de la Policía Nacional de Bolivia, PNB. El comandante de la policía que ordenó rebelarse contra el gobierno es el coronel Vladimir Calderón, íntimamente vinculado con una agrupación fuertemente vinculada con la CIA con base en Washington denominada Agregados Policiales de América Latina en Estados Unidos (APALA). Justo antes del inicio del golpe de estado, Trump habló ante la Asociación Internacional de Jefes Policiales (IACP sigla en inglés) otro ramal de la CIA y ente de reclutamiento de agentes policiales, el cual incluye también a América Latina, durante su Conferencia Informativa Anual celebrada en la ciudad de Chicago. En el año 2018 la IACP le dio la bienvenida como miembro de esta al coronel Calderón, primer dirigente golpista. Vale la pena notar que uno de los financistas de la IACP es el candidato presidencial demócrata para las elecciones del 2020 Michael Bloomberg de la Fundación Bloomberg.

El golpe estado en Bolivia siguió el esquema de la inicial campaña presidencial de Bolsonaro en Brasil. Bolsonaro es otro fundamentalista cristo-fascista quien desde que asumió el cargo ha trabajado para derribar a Morales del gobierno de Bolivia. Las primeras medidas de la ministro de exteriores de Bolivia, Karen Longaric, fue romper las relaciones diplomáticas con Venezuela, expulsar al personal de la embajada venezolana en La Paz, reconocer al pseudo gobierno de Juan Guaidó patrocinado por la CIA y expulsar a varios diplomáticos cubanos y detener a los doctores cubanos. Las medidas tomadas contra los doctores cubanos se asemejan a aquellas que tomó Bolsonaro en Brasil y el presidente Lenin Moreno en Ecuador, este último presidente renegó de las políticas progresistas en su país y se convirtió en un perrito faldero de la CIA y el Pentágono.

El golpe de estado en Bolivia tuvo una inconfundible semejanza con el intento de golpe de estado en Ecuador el año 2010 protagonizado por la Policía Nacional de Ecuador contra el presidente Rafael Correa, aliado de Morales en Bolivia. Correa fue retenido prácticamente como un rehén en el hospital de la policía en la ciudad de Quito durante casi 24 horas antes de ser rescatado por personal militar leal de las fuerzas armadas de Ecuador.

Indudablemente, en el golpe de estado en Bolivia participaron discípulos del gurú brasileño cristo-fascista con base en Virginia, Olavo de Carvalho. Entre los discípulos de este, figuran Bolsonaro, el ministro de exteriores de Brasil Ernesto Araújo y el ministro de educación de Brasil, Abraham Weinraub. Caravalho ha sido identificado como cristiano fundamentalista y como astrólogo que pone en duda que la Tierra gire en torno al sol y mantiene además la creencia que la Tierra es en realidad plana. Las enseñanzas de Carvalho acerca del cambio climático sostienen que se trata de una "conspiración marxista" lo cual ha influido directamente en las políticas de Bolsonaro para una mayor destrucción de la Selva Húmeda Amazónica a través de una brutal explotación industrial. Carvalho satanizaba a los dos ex presidentes del Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, quien fue acusada constitucionalmente y desalojada del cargo mediante falsas acusaciones y al antecesor de Rousseff, el popular Luiz Inázio Lula da Silva quien recientemente fue liberado de prisión luego de haber sido condenado bajo ruidosos cargos por parte del fiscal derechista Sérgio Moro, quien actualmente se desempeña como ministro de justicia en el gobierno de Bolsonaro.

Uno de los primeros y más destacados dirigentes cristiano-fascistas en América Latina fue el dictador de Guatemala, Efraín Ríos Montt también conocido como "el hermano Efraín" quien fue miembro del capítulo guatemalteco de la Iglesia de El Alcance del Evangelio con base en Eureka, California. Ríos Montt y la iglesia tenían estrechos vínculos con líderes cristiano-fascistas de Estados Unidos, incluyendo a Jerry Falwell y a Pat Robertson. Ríos Montt, quien fue apoyado militarmente por el gobierno de Ronald Reagan e Israel, llevó a cabo una guerra genocida de tierra arrasada contra la población indígena Maya de Guatemala. Blanco favorito de exterminio de los cristiano-fascistas son las poblaciones nativas en el Hemisferio Occidental, quienes, según la presidenta interina de Bolivia Añez, son "satánicos" porque ellos continúan practicando sus rituales religiosos tradicionales.

Tal como en el caso de Bolivia, los fundamentalistas cristiano-fascistas han sido movilizados contra los gobiernos progresistas de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Existe algo más que une a los fundamentalistas cristo-fascistas que tiene muy poco que ver con la religión y sí mucho que ver con obtener grandes y rápidas ganancias: el contrabando de narcóticos. Los escuadrones de la muerte, paramilitares de Ríos Montt, financiaban sus operaciones a través del contrabando de drogas, particularmente cocaína. Durante la dictadura de Ríos Montt, Guatemala era un eslabón en la cadena del contrabando de drogas de la CIA cosa que involucró a los contras de Nicaragua, a los carteles narco terroristas de Colombia y al dictador de Panamá, Manuel Noriega.

Los narcotraficantes han sido estimulados por la toma del poder por parte de los fundamentalistas cristiano-fascistas en Bolivia. La presidenta interina Añez está casada con Héctor Hernando Hincapié Carvajal, miembro del Partido Conservador de Colombia, aliado del gobierno de Duque apoyado por el narco terrorismo y su maestro de marionetas y ex presidente Uribe y sus financistas del cartel de la droga del clan Ochoa. Desde que Morales legalizó la producción de hojas de coca en Bolivia, utilizadas en la medicina tradicional Aymara y como bebida refrescante, los carteles latinoamericanos de la droga han visto sus ganancias caer en picada. Bolivia estaba compitiendo con los carteles de la droga colombianos como fuente legalizada en la producción de la hoja de coca. Los cristiano-fascistas podrán creer en la biblia pero también comprenden que sus movimientos religiosos pueden ser apoyados con dinero en efectivo producto del narcotráfico.

Un símbolo apropiado para los cristiano-fascistas de América Latina sería la estatua del Cristo Redentor ubicada en Rio de Janeiro, portando dos bandoleras repletas de municiones y de pie sobre un par de bloques de cocaína.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1809 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: