Colombia, la amenaza para América y el mundo…

"Ninguno debe obedecer a los que no tienen el derecho a mandar"

CICERON

"Camarita, camarita… recuerda una canción que dice «Cómo han pasado los años, las vueltas que da la vida…» porque parece que fue ayer cuando la otrora esperanza de la gente de color en EEUU nos tildara de «amenaza inusual» para su país e impusiera las primeras sanciones, que, aunque en conjunto con las del loco actual nos han afectado de manera particular, han servido para terminar de forjarnos el espíritu, con la dignidad y ansias de seguir siendo libres que nos mantiene como estoicos anacoretas, en resistencia. Ahora bien, con los acontecimientos de los últimos meses nos hemos dado cuenta, al igual que el resto del mundo, que además de EEUU, la real AMENAZA para América y el mundo es el narco-estado colombiano, que ha logrado exportar la colombianización de la política nacional, tanto partidista como gubernamental; es decir, el acuerdo entre la rancia oligarquía colombiana que maneja la política y la delincuencia organizada. Bue… ellos siempre han manejado lo que se conoce como «carteles de la droga» y el «paramilitarismo», porque ¿de qué han vivido toda la vida sino es de poner presidentes para poder robar con protección y para que no les persigan a sus bandas criminales? ¿O es que usted no sabe quiénes fueron los creadores del «sicariato»? Es creación de la alta alcurnia de «origen europeo». Pablo Escobar y compañía fueron simples administradores del negocio, con mucha protección mientras «les cumplieran». Antes eran exportadores de café, pero la droga produce más billullo que eso. Antes manejaban también el negocio del contrabando, o ¿no recuerda los cigarrillos, el whisky, las telas, los dulces, los zapatos, la ropa, las vajillas, pañales… ah y los «pitillos»? Ahora manejan el bachaqueo de todos los alimentos que encuentran además de la gasolina. Pero bien… siguen manejando el sicariato político y el terror paramilitar. No en vano han asesinado a más de 180 líderes sociales este año y a un sinnúmero de candidatos locales a distintos cargos de gobierno de elección popular. Hasta que el pueblo se arrechó y está en las calles de las ciudades más importantes protestando la despolítica de Porky y su jefe Don Varito, a pesar de que éstos cuenten con su banda de asesinos del ESMAD. Cualquiera pudiera decir «bueno, eso no es problema nuestro, que se maten entre ellos, si es lo que desean», pero resulta que para poder seguir ejerciendo el poder, de la manera en que lo han hecho hasta ahora, necesitan una distracción para el mundo. Ah bueno, fácil, le echamos la culpa de todo a Venezuela ahora que está tratando de sobrevivir a una crisis inducida por los gringos, nuestros aliados, con siete bases militares en nuestro territorio y que nos metió en la OTAN. Además, les podemos pedir que nos «ayuden a sobrellevar la diáspora venezolana porque no tenemos suficientes recursos para ello», que nos envíen algunas remesas de verdes como «ayuda humanitaria». Y si tenemos que inventar mentiras, para que nos paren bolas, ahí tenemos a nuestro embajador Santos y nuestra novísima Canciller para que inventen algo incriminante; lo que sea contra Venezuela es noticia de primera plana, gracias a Almugre. Santander se quedó pendejo ante esta sarta de personajes sarnosos."

La semana pasada les alerté sobre la "colombianización de la política" en el continente y alguien preguntó: ¿Cómo es eso? Pues bien, como hemos aprendido de la historia universal, en bachillerato, los gobernantes en el pasado vivían en eternas guerras para mantener a sus pueblos y ejércitos ocupados en cualquier cosa menos en la calidad de sus gobiernos. Grandes imperios crecieron para luego derrumbarse y que crecieran otros. El brollo iba y venía sin parar, junto a las intriga. Ni siquiera la iglesia se salvó de ello ya que aprendimos sobre el asesinato de Papas y Cardenales. Mientras los de escasos recursos vivían con carencias, los gobernantes derrochaban en bacanales y orgías. Como para eso había que tener poder, las intrigas y complots eran el pan nuestro de cada día, y a menudo el asesinato político, hasta en la misma realeza, era común. Pero a pesar de todo, el sicariato no estaba institucionalizado.

En Colombia, de acuerdo a reportajes, documentales, declaraciones de testigos y hasta en películas, hemos visto como el sicariato es una "industria institucionalizada", en la que preparan en la mayoría de los casos a menores de edad para que cumplan con los "trabajitos" que les asignan. Así como el padre de Don Varito organizó su banda de paramilitares, la rancia y cipaya oligarquía mantenía su "orden secreta" que garantizaba su permanencia en el tiempo: sus sicarios. Y así ha sido la vida del pueblo colombiano, temeroso de la violencia paramilitar y terror al sicariato oligárquico. Sus gobiernos, como buenos hijos de Santander, siempre han buscado como agredirnos y apoderarse de nuestras riquezas. Así tenemos las grandes extensiones de tierras que nos han robado en la frontera occidental y la mala vecindad que con todas sus mañas, abusos y tropelías, representan. Bueno… hasta trataron de apoderarse del Golfo y no fue sino la amenaza hecha por el entonces presidente Lusinchi de que la Armada Venezolana hundiría la fragata invasora, Caldas, la que les hizo recular.

Luego fue Don Varito el que dijo que le había faltado tiempo para invadir a Venezuela y ya todos sabemos lo que el Gigante Hugo Rafael le respondió. A pesar de todo, gracias a Venezuela Colombia disfruta hoy de cierta paz, porque fue la iniciativa y el impulso de Chávez los que lograron la firma del tratado de paz de la Habana, luego de más de medio sigo de guerra interna. Gracias a un venezolano, el Libertador Simón Bolívar, a Colombia se independizó; y gracias a otro venezolano, el Gigante Hugo Chávez, la paz llegó a su lar. Sobre todo en los últimos veinte años, la oligarquía santandereana no nos ha perdonado ni perdona el ejemplo que somos para el continente y el mundo, como país con dignidad que no se doblega ni inclina ante los deseos del gobierno imperial del norte. Es normal, tienen miedo que el pueblo despierte, como aquí, e inicie una lucha por sus derechos, y que vea en nosotros, aliados para lo que salga. Cuando los pueblos se unen, no hay gobierno que valga.

Ahora bien, Colombia se ha convertido en una amenaza inusual para el nuevo y viejo continente porque es el indiscutible mayor exportador mundial de "cocaína", droga que destruye al hombre y su familia, y por ende a la sociedad. Y lo hace con la complicidad del gobierno hegemón del norte, que, para mantener a su pueblo aletargado, se ha convertido en su principal cliente. La presencia de la DEA y de las siete bases gringas en territorio colombiano es para vigilar y proteger los sembradíos de amapolas, que crecen bajo su amparo. Ah, y en los bancos yanquis se lava el dinero que produce el negocio, que sirve y ha servido para comprar armas con que dotar las insurrecciones en los países que no les son afectos, financiarlas y luego cobrar el botín. Pero al final los imperios siempre se derrumban, ejemplos: español, inglés, romano…

Pero Colombia también es una "amenaza inusual" porque puede ser la chispa que inicie la "tercera guerra mundial" convencional, (que cibernéticamente no sabemos de cual generación sería) ya que en su afán de agradar a su amo del norte se empeña en tratar de provocar un conflicto fronterizo, como excusa y como hacerse la víctima, en el que no saldría bien parada y con la posibilidad de que sus "aliados" no le ayuden. Recordemos que EEUU respaldó al Reino Unido y no a Argentina cuando ésta trató de recuperar su territorio usurpado por la bota inglesa. Ahora Porky teme le dejen solo ante la posibilidad de que EEUU muestre respeto a nuestros aliados China y Rusia, y no participen en el evento. Por eso invocaron la aplicación del TIAR y se equivocaron de nuevo, ya que la fuerza armada brasileña le aclaró a Bolsonaro que NO participaría en una agresión contra Venezuela. Y ahora Argentina hace lo mismo. Sin embargo, ante la posible condena judicial contra Don Varito, son capaces de jugárselas todas por el todo, así la chispa encienda al continente donde la CELAG tiene mayoría.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 733 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a285386.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO