Crítica ácida

Fracaso Moral Inaudito cobardía sin contumelia

Incapaces de decirle cara a cara a los pueblos, injurias y ofensas generalizadas que guardan en su política económica, (son cobardes para la contumelia), agentes del FMI politiquean y ganan elecciones soñando con la plata y no con la patria, (repito a Evo Morales y su frase), arriban mediante campañas de penetración social por medios de convencimiento masivo en redes de internet, amén de la hegemonía mundial en prensa impresa, TV y radiodifusión.

En Uruguay vence aunque por estrechísimo margen, un ex Presidente en gobiernos de la democracia representativa gatopardiana, traído de emergencia a defender el status quo. Con Luis La Calle revive el lenguaje engañoso de la democracia representativa de falacias y cinismo, repudiada bajo gobiernos del Frente Amplio uruguayo de izquierda.

Apenas oírlo o leer lo que opina La Calle Pou, es darse cuenta que viene para reimponer su país al redil del pitiyanquismo voraz y anti popular, disfrazado de democracia representativa. Basta con estas apreciaciones del nuevo Jefe de Estado uruguayo reelecto reencauchado, dichas al celebrar su triunfo.

Inicialmente luego de su ajustada victoria y aun sin haber asumido, este Presidente de la nación charrúa expresa "trabajaré por un Uruguay que se separe de dictadores y defienda derechos humanos". Obvia línea de adulantes del imperio, se une a electos, designados y autojuramentados maromeros de la palabra.

Tras fabricarnos desprestigio con mentiras, hechos sucedidos en otras tierras y fotografiados como en Venezuela, videos trucados, fake news y una serie de timos propios de traficantes de la política, se encierran en continuar siendo inservibles a los intereses del pueblo de menores recursos.

La Calle agrega "Cuando empecemos a trabajar por ese país, lo haremos porque necesita un gobierno proactivo, por ese país que necesita estimular la fuerza productiva, comerciales e industriales, abrirse al mundo, separarse de dictadores y defender los derechos humanos"

El uruguayo dejó claro que su relación con Venezuela será distinta a la que existía antes, y su administración girará a favor de la oposición venezolana, los bloqueos y la injerencia internacional, tomando en cuenta que el nuevo Presidente declaró para el canal gringo CNN "claramente Maduro es un dictador".

Para el socialismo venezolano Siglo XXI, esos politiqueros y sus argumentaciones, sus peroratas o adulaciones, nos refrescan la certeza de por qué estamos en el lado correcto de la historia y la justicia social. Soberanos siempre cínicos nunca.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 860 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: