¿Qué es el Plan Cóndor?

El 25 de noviembre se cumplen 44 años del comienzo del Plan Cóndor (1975), el siniestro sistema de coordinación de la represión orquestado por las dictaduras latinoamericanas para desaparecer, asesinar y torturar a miles de personas durante los años setenta del siglo pasado. Se reunieron en Santiago de Chile bajo las directrices Augusto Pinochet y al mando de Manuel Contreras, jefe de la policía de investigaciones chilena (DINA), acordaron crear una oficina coordinadora para proporcionar antecedentes de "personas conectadas con la subversión".

El plan recibió el nombre de Cóndor en homenaje al ave símbolo de Chile. Cuando un gobierno fascista quería perseguir a alguien fuera de sus fronteras, coordinaba la captura con el gobierno donde el "objetivo" se encontraba, luego la víctima era torturada y desaparecida. Todo esto, con el conocimiento y la colaboración de la CIA.

Esta agenda criminal está enmarcada en el programa internacional bajo el nombre de Plan u Operación Cóndor elaborado por los globalizadores norteamericanos al comienzo de 1970 y que convirtió a Latinoamérica en un laboratorio sangriento con el propósito de aplicar la política económica monetarista en los años 1970 a 1980 que promueven los gemelos: el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional para favorecer las grandes corporaciones creadas por el capitalismo salvaje para controlar a la humanidad y a sus gobiernos de la ultraderecha.

Hay que insistir sobre esta fecha emblemática para que sea el símbolo del fin de la injerencia de EEUU en América Latina, Centro América y el Caribe, la mayor operación de crímenes de Estado de Suramérica. Por eso, debemos avanzar en los procesos de memoria histórica, verdad y justicia, pues la Operación Cóndor fue un plan coordinado por las dictaduras del Cono Sur para perseguir, asesinar y torturar a disidentes políticos, sin fronteras de contención alguna.

Estos crímenes de lesa humanidad hay que visibilizarlo para que el pueblo entienda de una vez por todas quienes son sus verdaderos enemigos, que hay una real diferenciación entre el opresor y el oprimido.

El Plan Cóndor merodea a NuestraAmérica

La fecha de nacimiento del plan se considera el 25 de noviembre de 1975, cuando se celebró en Santiago de Chile una reunión entre el jefe de la entonces policía secreta chilena DINA, Manuel Contreras, y sus pares de Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay. En Argentina todavía estaba en el poder el gobierno democrático de María Estela Martínez de Perón, mientras en los demás países regían dictaduras militares. Luego de la democratización de los países afectados por esta política, se llevaron a cabo diferentes esfuerzos de investigación y esclarecimiento de los crímenes cometidos durante las casi dos décadas de vigencia del plan Cóndor.

Sobre la existencia de un "nuevo Plan Cóndor" para América Latina, esta operación está dirigida contra los gobiernos progresistas. Ya no necesitan dictaduras militares, se necesitan jueces sumisos, se necesita una prensa corrupta para desestabilizar los gobiernos latinoamericanos con elementos de la ultraderecha.

Existe preocupación por la intensificación de la labor de los servicios de inteligencia norteamericanos en América Latina dirigida a organizar el derrocamiento de los presidentes democráticamente elegidos. Ahí está Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua, Evo Morales de Bolivia, entre otros mandatarios revolucionarios.

Ya se sabe que este plan fue diseñado por la Liga Anticomunista Mundial (WACL siglas en inglés) que tuvo su auge durante la presidencia de Richard Nixon (1969-1974) asesorado por el consejero de la Seguridad Nacional, Henry Kissinger.

La WACL, creada en Taiwán en 1966 por los servicios de inteligencia de Taiwán y Corea del Sur con participación de criminales de guerra nazis, japoneses y con el auspicio del reverendo Moon, fue orientada para eliminar todas las manifestaciones del comunismo, socialismo y populismo en Asia, posteriormente extendió sus garras hacia el mundo entero.

Por supuesto, Washington en plena Guerra Fría se adhirió a la organización poniendo a su disposición el Centro de Guerra Sicológica en Fort Bragg (Psychological Warfare Center) y la Escuela de las Américas en su base militar en Panamá, recibiendo al mismo tiempo el asesoramiento de la Warfare Cadres Academy (Academia de Guerra para Cuadros Superiores) de Taiwán. El general norteamericano John K. Singlaub, especialista en la guerra no convencional y en operaciones encubiertas, se convirtió en los años 1970 en el presidente de la WACL.

El general Singlaub, uno de los autores del Programa Fénix, a cuyo cargo estaba el jefe de la CIA en Laos, Ted Shackley y su "equipo secreto", envuelto de paso en el tráfico de opio, lograron identificar y "neutralizar" a 81.470 insurgentes del Frente Nacional de Liberación de Vietnam.

En América Latina, el general Hugo Banzer, presidente de Bolivia entre 1971 y 1978 era el líder principal de la Liga Anticomunista Mundial. A tal extremo llegaron los miembros latinoamericanos de la organización que en la reunión de la WACL en 1977 en Paraguay fue aprobada, con el auspicio de Washington, la moción de la delegación paraguaya sobre la necesidad de exterminar en Latinoamérica a sacerdotes y religiosos adeptos a la Teología de la Liberación la cual rezaba que "no había que esperar el paraíso en el cielo después de la muerte, sino crear el paraíso en la Tierra durante la vida".

La WACL tuvo su ramificación específica en Argentina bajo el nombre la Triple A o la Alianza Anticomunista Americana (AAA) después que en 1973 el agente de la CIA Robert Hill fue trasladado a Buenos Aires. Un año después surge la Triple A. La AAA apareció también en Colombia en 1978. La idea de la Operación Cóndor para el cono sur surgió en el seno de la WACL. Lo que hay que siempre tener en cuenta que la Liga Anticomunista Mundial fue creada no solamente como una organización ideológica para poner fin al comunismo, al tiempo que sino su meta principal era geoeconómica. Las transnacionales necesitaban expansión, acceso a nuevos recursos naturales, a gobiernos dóciles y para eso había que acabar con toda la resistencia popular en América Latina, como la que mostraba el régimen de Salvador Allende en Chile. La WACL era un mero instrumento de los globalizadores al servicio de las corporaciones transnacionales.

Al comienzo de los años 1970 los "cerebros" de la WACL asesorados por los especialistas en contrainsurgencia franceses, de la CIA y de la Inteligencia Militar Norteamericana (DIA) dieron pautas para la Operación Cóndor inspirada en el Programa Fénix. Con este propósito trasladaron al principal ejecutor del Programa Fénix, Ted Shackley y sus colaboradores David Sánchez y Félix Rodríguez a Latinoamérica para asesorar a los militares de Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay y de paso a los de Perú y Venezuela (durante el puntofijismo) en los detalles de la pronta Operación Cóndor. Venezuela y Perú cooperaron con las "caravanas de la muerte" del Plan Cóndor. Las instalaciones de la DIA norteamericana en Panamá fueron utilizados para coordinar información entre los países involucrados en la operación.

El Plan Cóndor fue una operación tan secreta que prácticamente nadie supo su real dimensión hasta que una de sus víctimas en Paraguay, Martín Almada, que estuvo en el campo de concentración denominado Emboscada de 1974 a 1984, después de una larga investigación se dirigió el 22 de noviembre de 1992 junto con el juez paraguayo José Agustín Fernández, a la sede del Departamento de Investigaciones de la policía de Lambaré y allí en una oficina de la sección "Política y Afines" descubrieron un descomunal archivo de cinco toneladas. Toda esta documentación fue denominada el "Archivo del Terror" que cuenta 50.000 asesinados, 30.000 desaparecidos y 400.000 encarcelados. Unas de las primera víctimas de este criminal plan Cóndor fue el general chileno y ministro del gobierno de Salvador Allende, Carlos Prats y su esposa que fueron asesinados en Buenos Aires donde buscaron asilo político tras el golpe de Pinochet.

En el "Archivo del Terror", Martín Almada encontró documentos comprometedores para la CIA y entre ellos uno que titulaba "Cómo Mantener Vivos a los Torturados". La carpeta con estos documentos guardada en la Corte Suprema desapareció un tiempo después, justo cuando Almada quiso iniciar una acción contra la CIA fue secuestrado junto con su esposa Celestina Pérez por miembros de aquella organización de inteligencia norteamericana. Su esposa posteriormente murió al ser liberada, sin embargo durante el cautiverio hicieron escuchar los gritos de la mujer a Martín Almada y le dijeron después que podía recoger su cadáver.

Así operaba la Operación Cóndor y sus "Caravanas de la Muerte" como parte de la estrategia de la Liga Anticomunista Mundial (WACL). El mismo papel cumplieron el presidente de Guatemala, general Romeo Lucas García, el jefe del Estado Mayor de Honduras, general Gustavo Álvarez Martínez y el jefe de los escuadrones de la muerte en Salvador, Roberto D'Aubuisson formado en la escuela militar de Taiwán y responsable en la organización del asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero.

En 1987, después del estallido del escándalo "Irán Contragate" la WACL fue desmantelada aparentemente. Pero, según a la investigación del estudioso Hugo Turner "Operation Condor", la Operación Cóndor nunca ha terminado y los asesinatos, golpes e intentos de golpes siguen avanzando en Latinoamérica.

Lo mismo sustenta el libro de J. Patrice McSherry, "Predatory States" teniendo en cuenta que asesinatos, torturas, desapariciones siguen aterrorizando América Latina. Solamente en México durante la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012) 121.683 personas perdieron la vida al salir el ejército a las calles como parte de la "guerra contra el narcotráfico".

Cada parte cíclica de la Operación Cóndor tiene su propósito geoeconómico. En América Latina, primero limpió el camino para la política monetarista de Milton Fiedman y Arnold Harberger de Chicago University en 1970-1980. Después en los años 1990-2000 creó condiciones para el proyecto neoliberal "Consenso de Washington" elaborado por el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y el Departamento de Tesoro de EEUU.

Ahora el Plan Cóndor se realiza a través de una persistente guerra mediática para desprestigiar a los líderes progresistas populares, desinformar la opinión pública, el uso más sofisticado de los servicios de inteligencia norteamericanos en coordinación con los locales apátridas, incremento de las presiones económicas y financiamiento de la oposición radical. Todo está enfocado para "limpiar el terreno" para el dominio definitivo de Latinoamérica por las transnacionales obstinadas en sacar del poder a Nicolás Maduro, Evo Morales, entre otros mandatarios progresistas considerados obstáculos en su camino hacia el dominio absoluto de los abundantes recursos energéticos en América Latina.

Falta saber si los ciudadanos y las ciudadanas del hemisferio latinoamericano podrán entender las sutilezas y el engaño del nuevo Plan Cóndor. Ahora les toca el turno a los venezolanos si ciertamente van aceptar definitivamente a la justicia social y al Estado derecho bajo los auspicio del presidente constitucional Nicolás Maduro, en el marco de una actuación protagónica y participativa u optar por la criminal derecha fascista apátrida que por supuesto sería de orientación neoliberal como lo hicieron, por ejemplo, los argentinos, los cuales ya están pagando las consecuencias con el encarcelamiento de dirigentes, despidos masivos, cierre de espacios de comunicación y duras medidas económicas.

La historia es fiel testigo de estos acontecimientos que están diseminado a lo largo y ancho del planeta Tierra que como sabemos también tiene amenazada toda forma de vida tras la criminal actuación depredadora del capitalismo salvaje, precursor también del calentamiento global.

El escenario de nuestros dísa no difiere al de las dictaduras en América Latina, pues gobiernos como el de Brasil, Argentina, Chile, Perú, Colombia, Costa Rica, entre otros, incluyendo al grupo de gobierno satélites de Lima, son lambeta del imperialismo norteamericano sujetos a los dictámenes de Washington, el Pentágono y la CIA.

También está el Parlamento de la Unión Europea, España, Francia, Alemania, Canadá, Israel, es decir, en la geopolítica donde dominan los gobiernos de derecha. Entiéndase los gobiernos podrán ser de derecha pero los colectivos generalmente difieren de estos gobiernos con democracias disfrazadas de cortes fascista que anulan absolutamente a los pueblos del mundo.

Son los pueblos en última instancias los que van a dar al traste contra la hegemonía dominante impuesta por el capitalismo salvaje. Esa es la dialéctica, eso es el materialismo histórico, el devenir de una vida digna para los oprimidos que en suma está representada en la clase trabajadora, en las obreras y los obreros de un mundo que está muy mal gestionado, desproporcionalmente desigual, excluyente, carente de justicia social, de humanismo y paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 655 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a280506.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO