Milagros Económicos: Distritos industriales en Italia

Escribe que algo queda, decía el insigne columnista Kotepa Delgado. Alguien lee, comenta y hasta de pronto se consigue una buena idea para el debate. En eso andamos, leyendo sobre modelos económicos que han tenido algún grado de éxito. Hemos escrito o conversado sobre el japonés, alemán, vietnamita, los tigres asiáticos, etíope, Kerala. En cada uno de ello hay algo que estudiar.

Los chinos han aplicado un modelo de crecimiento "doble", socialismo hacia adentro y economía de mercado hacia afuera. Los vietnamitas adaptaron esa tesis y le ha ido bastante bien. Lo que debe quedar claro es que se puede emprender una ruta de crecimiento económico con desarrollo por encima de las dificultades, hasta por sobre las feroces ataques económicos a los que puede ser sometido un país. ¿Acaso no lo ha sido China? Basta estudiar las guerras del opio las guerras de expansión de Japón contra China (fines del siglo XIX y en la década de los 30 – 40 del siglo XX. ¿No lo fue Vietnam durante veinte años? (1955 – 1975). ¿No la ha sido Cuba con un cruento Bloqueo? Hay que echar a andar a este país con o sin guerra económica. Lo que si no debemos permitir son tres cosas: corrupción, viveza y flojera, sea mental o física. Es el momento, tenemos recursos, capacidades, talento humano y poder político.

Desarrollo Local y distritos industriales

En esta oportunidad, traemos a colocación la experiencia de los distritos industriales de Italia, los cuales han influenciado en el desarrollo. La trágicamente derrotada Italia de la gran guerra europea, apostó por la pequeña y mediana empresa para levantar su economía y sus esperanzas. También había pasado Italia por una cruenta guerra civil de 1943 a 1945.

En ese país se crearon los llamados "Distritos Industriales" basado en la creación de ventajas competitivas y en la división del trabajo, para lo cual se fomentó la cooperación entre los empresarios y la comunidad local, con las instituciones del Estado garantizando reglas del juego claras y procurando ahorro para la imprescindible inversión.

El modelo parte de la producción a pequeña escala, nada novedoso, dado que en eso se basaba la producción artesanal. La nueva propuesta era a una escala superior, considerando la localidad, el distrito. Vale decir que la demanda interna de un bien pueda ser cubierta por la producción local del mismo.

En el caso italiano, la experiencia se inició en los años 1960. En un primer momento, con intención de ofrecer bienes más personalizados en calidad y detalles. Algo cercano al "hecho a mano" que tanto agrada al consumidor final. Esto lleva a una especialización local de la mano de obra, de los proveedores y de la tecnología. Observamos entonces pueblos enteros dedicado a un la elaboración de un bien, hasta que llega el momento que este bien por su calidad empieza ser requerido por otras zonas geográficas nacionales, y a medida que aumenta su prestigioso por compradores internacionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 542 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @bolivarreinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Bolívar

Reinaldo Bolívar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a267103.htmlCd0NV CAC = Y co = US