Crónicas catalanas 9 O / Europa, Catalunya, Kosovo

Las imágenes de fascistas en la manifestación de "Unión Sagrada" de domingo persiguiendo y atacando periodistas de varios medios al igual que también a ciudadanos de origen magrebí o casas que tenían banderas catalanas o el Sí, van circulando y son cada vez más numerosas.

Y junto a las imágenes reales de fascismo, aparecen también los defensores abiertos de "soluciones" similares. Así, el portavoz del PP, Pablo Casado, se ha referido al presidente catalán Puigdemont amenazándolo de que si declara la independencia "puede acabar como quien la declaró hace 83 años". Es decir, como Lluís Companys, presidente de la Generalitat durante la II República española y que fué detenido, torturado y fusilado por Franco en 1939. ¿Y qué dice Europa de este Partido que tiene un portavoz tan "democrático"? El PP va más lejos incluso que los que gritaban "Puigdemont a la prisión".

El señor Rajoy en la entrevista de ayer al diario El País dijo rotundamente que Catalunya "es la batalla de Europa", una batalla en la que "los valores de Europa están en juego". En efecto, lo es. Pero tiene el sentido exactamente contrario al que pretende Rajoy que, por el momento, está obteniendo el apoyo de Merkel, de Macron y de las instituciones del euro.

En la manifestación del domingo el supuesto "socialista" Josep Borrell comparó Catalunya con los Balcanes y afirmó "Catalunya no es Kosovo". El portavoz del PP, Casado, también se ha referido diciendo, en cambio, que "Catalunya va camino de ser Kosovo". La Unión Sagrada va preparando el terreno para lo que consideran inevitable: que a la declaración de independencia le siga un choque brutal.

Pero ¿qué pasó en Kosovo? Pues que la autonomía de esta provincia albanesa fue suspendida porque reclamaba un trato de igualdad como el resto de repúblicas que conformaban la Federación Yugoslava de Repúblicas. Y los kosovares, culturalmente de mayoría albanesa, tuvieron que defender su lengua, sus instituciones, sus tradiciones en la clandestinidad. Fueron aplastados, fueron despedidos por miles de sus puestos de trabajo en las empresas oficiales y en la administración. Fueron asesinados muchos de sus dirigentes, entre ellos sindicalistas, amigos de sindicalistas que conozco.

Eso es lo que hizo Milosevic y el régimen serbio, apropiándose del ejército yugoslavo y con huestes fascistas, bajo la idea de la "Gran Serbia". Algo similar es lo que preparan desde hace tiempo los fascistas enmascarados dentro del PP, entre ellos Aznar quien en diversas ocasiones se ha referido al "peligro de balcanización" de España por las reivindicaciones de catalanes y vascos. No en vano han vuelto los intentos de ministros de Cultura de "españolizar" los catalanes.

En efecto, Catalunya "es una batalla de Europa". Porque puede pasar como ocurrió en los Balcanes. Y lo que ocurrió es que Europa miró hacia el otro lado mientras el fascismo serbio aliado con un "socialismo" gran-nacionalista, rompió el equilibrio interno de la Federación Yugoslava a base de eliminase los derechos democráticos más elementales. El resto de Repúblicas, viendo las ansias expansionistas de Serbia y roto el consenso creado por Tito, empezaron a declararse como Repúblicas independientes. ¿No empiezan a tener los mismos temores los vascos o los de Baleares, o gallegos, hasta los madrileños?

La primera que empezó fue la más occidental, Eslovenia. Luego siguió Croacia, que sí fue apoyada inmediatamente por Alemania en su deseo geoestratégico de una salida al mar Maditerráneo. Luego Bosnia, que quedó invadida por las tropas serbias y no tuvo más remedio que declararse independiente para defender su soberanía. Europa miró hacia el otro lado. Permitió masacres y genocidios en Croacia, Bosnia, Kosovo. Al final, tuvo que reconocer esos nuevos Estados. Sí, Europa reconoció Kosovo... perdón salvo España y Rusia.

¿Quiere Europa repetir la historia de los Balcanes con Catalunya? El PP está preparando su arsenal de guerra. Las huestes fascistas ya se empiezan a entrenar. El PSOE está arrodillado, postrado ante el nacionalismo español de tipo fascista. El nuevo falangismo del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, gana adeptos en las manifestaciones donde grupos corean a su paso "Presidente, Presidente".

Pero Catalunya no es Kosovo, es cierto. Catalunya está en el corazón de Europa y del Sur del Mediterráneo. Un territorio estratégico. Un pueblo consciente y movilizado. El lugar donde se juega hoy el devenir de qué Europa quieren los europeos: la del fascismo o un tipo cada vez más autoritario y con mayor desigualdad y pobreza para que los ricos se hagan dueños de todo; o la de una Europa digna, con derechos, con respeto a los pueblos, progresista, solidaria. Monarquía rancia, centralista, semifranquista o República democrática.

Eso es lo que está en juego. Como hace cuarenta y cinco años, cuando la "transición española" frustró las posibilidades de cambio democrático que había empezado en el Sur de Europa por medio de las revoluciones de los claveles y de Grecia. La "transición" fue el pacto en el que el franquismo siguió vivo apero con una fachada democrática y Parlamentos en los que cupieran los partidos hasta entonces prohibidos. Los manadamases de Europa contribuyeron a ese pacto por miedo a que España decantara un cambio revolucionario en el Sur de Europa. Frustraron la III República española. También entonces hubo una Unión Sagrada. Incluso lo que está en juego es otro golpe de Estado como el del 36, pero esta vez preventivo. No en vano las generaciones de más edad que votaron este domingo rememoran estos días escenas de la guerra civil.

Mañana está previsto que Puigdemont declare la independencia. Es lo que acordó el Parlament y es lo que piden las organizaciones ANC y Omnium. Habrá una gran concentración ante el Parlament. La reacción de la fuerza bruta y la fuerza pacífica del pueblo están preparadas. ¿Habrá, llegará una mediación de Europa? Si es que finalmente la hay, ya será posiblemente para después de la declaración de independencia. Como dice Jordi Sánchez, líder de la ANC, o hay un referendum pactado en condiciones o el que vale es el que se celebró el domingo 1 de octubre.

Alfons Bech

9 Octubre 2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 253 veces.



Alfons Bech

Militante obrero, y revolucionario marxista. Miembro de de la CCOO, la federación sindical más grande de España. Activista político de L?Aurora y EUiA.

 albech12@gmail.com      @alfonsbech

Visite el perfil de Alfons Bech para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfons Bech

Alfons Bech

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /internacionales/a253500.htmlCd0NV CAC = , co = US