Putin y el BCR derrotaron la guerra económica de EEUU y Europa

Las analogías, entre la guerra económica imperialista llevada a cabo por EEUU y Europa contra la gran nación Rusia, y la llevada a cabo por EEUU contra Venezuela son tantas, que el hermano Vladimir Putin, apenas se enteró de las sanciones contra Venezuela, no dudó un instante en dar un paso al frente en manifestar su apoyo al pueblo venezolano, quien ya comienza a recibir las bondades del mismo, en barcos repletos de trigo para garantizar el pan al pueblo venezolano, el mismo que mediante las sanciones de Trump y Julio Borges, se le pretende negar. En el caso de Rusia, el imperialismo de EEUU inició su guerra económica con sanciones a personalidades de la hermana nación y, poco a poco, fue escalando sus acciones, el gobierno Obama, hasta las atrocidades que estamos apreciando por estos días en que el gobierno Trump, se permite allanar consulados rusos en suelo estadounidense bajo el falso supuesto de buscar explosivos, hecho que motivó al Ministerio de Exteriores Ruso a manifestar enérgicamente: "Consideramos el incidente como un acto francamente hostil, una grave violación por parte de Washington del derecho internacional, incluidas las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares, y la Convención Consular bilateral". A tan bajo nivel, están llegando las relaciones diplomáticas entre ambas potencias, y no precisamente por causa de Rusia.

Pero, de dónde proviene tal estado de confrontación y hostilidad entre ambas potencias. Vayamos al año 2013, EEUU inicia su ofensiva sancionando funcionarios y empresarios rusos, mientras desestabilizaba la moneda rusa desde el exterior, alguno medios de comunicación occidentales llegaron a asomar la idea que en esa hermana República se gestaba una especie de "primavera rusa" al estilo de la vivida en los países árabes; evidenciándose con ello, el uso político de la economía con fines desestabilizadores, valga decir: fines políticos. Apenas se iniciaban, aquellos sismos con incidencia en la economía rusa, Vladimir Putin comprendió y actuó en consecuencia, sin pensarlo dos veces, proponiéndole a la Duma el nombramiento de Elvira Nabiullina como directora del Banco Central de Rusia, quien para ese entonces se desempeñaba como principal asesora económica del Kremlin. Justificaba su decisión, el Presidente Putin, en los siguientes términos: "La razón para esta decisión es que todos nosotros sabemos bien que un banco central no es sólo un banco, al menos no un banco comercial, sino principalmente un regulador del sistema financiero y una entidad preeminente en el establecimiento de las políticas macroeconómicas estatales", vaya si no estaría claro Putin de lo que representa para un país disponer del control de su Banco Central. En ese tiempo, el conserje Obama desplegaba su política petrolera sustentada en el Fracking, en procura de lanzar a la baja los precios petroleros, con la colaboración explícita de las monarquías del Golfo Pérsico y afectar negativamente, no solo los ingresos de la economía Rusa, sino también la de Irán y Venezuela, altamente dependientes de tales ingresos. Para entonces, la política de sanciones imperialistas estadounidenses, se implementaba contra la hermana República de Irán y contra algunos funcionarios rusos y chinos, sin alcanzar las dimensiones que adquirirán años después.

Iniciando 2014, Nabiullina asumiría el cargo de directora del BCR, planteándose como objetivo de primer orden y vistas las legislativas, dos años después, el siguiente: "contener los precios se ha convertido en algo más importante que el crecimiento". La desestabilización, que desde fuera ejecutaba EEUU contra el rublo, se manifestaba en altos precios de los productos internos y, en consecuencia, alta inflación. Hecho, que irritaba al pueblo ruso. Nabiullina, le dio un cambio brusco al BCR. En menos de seis meses, retiró licencias a 25 bancos que incumplían su rol de verdaderos intermediarios financieros. Asimismo, desde el BCR, instrumentó un conjunto de políticas monetarias en función de resguardar el valor del Rublo que, para entonces, era atacado desde el exterior para desvalorizarlo e inducir inflación en la economía interna. EEUU, y ahora se añadía la Unión Europea, acentuaban sus sanciones sobre Rusia, expandiendo su accionar hacia los sectores energéticos, financieros y militares de la sociedad rusa. Procuraban, los imperialismos de EEUU y Europa, con dichas sanciones, limitar el acceso de los bancos rusos a mecanismos de financiación a mediano y largo plazo, aquellos cuyo plazo de vencimiento supere los 90 días. El Dr. Serguéi Valentéi, de la Universidad Rusa Plejánov, denunció los objetivos políticos de las sanciones imperialistas: "permitirán que la mayoría de los ciudadanos tomen conciencia de que el modelo de desarrollo económico de los últimos 20 años no se ha justificado". Con la crisis Ucraniana, en pleno desarrollo, Obama niega que las sanciones tomen parte de una nueva "Guerra Fría", advirtiendo que la economía rusa está tambaleándose, y su crecimiento es de cero por ciento. Yevgueni Nadorshin, jefe del grupo empresarial ruso "Sistema", reconoció los efectos perversos de las sanciones económicas que impiden el acceso al crédito externo, en específico, al proveniente de los mercados financieros de EEUU y Europa: "El efecto para la economía rusa puede ser muy rápido, porque los bancos son la locomotora del crédito para la economía y para ellos será muy difícil atraer financiación". La articulación del Ejecutivo Ruso y el Banco Central, permitió derrotar la ofensiva económica conjunta de los imperialismos estadounidense y europeo. Tres años después de iniciadas las sanciones imperialistas, el Presidente Putin se jactaba de anunciar al pueblo ruso: "…en los últimos años, se ha conseguido una estabilidad macroeconómica duradera en la economía rusa que se refleja en primer lugar, en el éxito obtenido por el Banco Central reduciendo la inflación. A finales de 2016, la inflación volverá a alcanzar el índice más bajo de la historia reciente de Rusia y se mantendrá por debajo del 6 por ciento".

Otro propósito, no declarado, de las sanciones imperialistas es intentar aislar al país agredido del resto de la economía global. Intento fallido, en el caso de Rusia, como bien lo describe el Presidente Putin: "Rusia no se puede aislar del resto del mundo debido a sus dimensiones y al lugar que ocupa en la política global". Tal es, la notoriedad del fracaso de esa guerra económica imperialista emprendida por EEUU y Europa contra Rusia, que en las elecciones legislativas de septiembre 2016, el partido de Putin, Rusia Unida obtuvo la mayoría absoluta en la Duma. En el plano de la política integracionista, impulsada por el Presidente Putin, estuvo la creación de la Unión Económica Euroasiática (UEE), cuyo objetivo es el de "garantizar la libre circulación de mercancías, de servicios, capitales y fuerza de trabajo". Como hecho inédito, los miembros de la UEE (Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Rusia y Tayikistán) pueden realizar transacciones entre ellos de manera directa, sin monedas intermediarias. En la misma línea, la política de sanciones imperialistas obligó a Rusia a desvincularse de sistemas de pagos como Visa y Mastercard, lo que según Putin dio lugar a la pérdida de un lucrativo mercado: "Es lamentable que algunas empresas decidieran implementar las conocidas restricciones. Creo que esto dará lugar a pérdidas en determinados segmentos del mercado, un mercado para ellas muy rentable". La derrota de la guerra económica de Europa y EEUU contra Rusia, ha motivado a Putin a expresar en su intervención en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, palabras emotivas: "ha empezado una nueva fase de crecimiento en la economía". Resultados positivos, que han motivado al Presidente Putin a presentar la candidatura de Elvira Nabiullina para un segundo mandato del Banco Central de Rusia en 2017. Las sanciones imperialistas, se convirtieron para Rusia, y así debe ser para Venezuela, en una oportunidad de oro para liberar sus economías, retomar y ganar Soberanía económica, que es lo mismo que decir: ¡Independencia!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a251833.htmlCd0NV CAC = Y co = US