La OEA una trampa caza bobos

"El oro y las riquezas son las causas principales de las guerras".

Cornelio Tácito

Preocupa quienes centran sus esperanzas en OEA o aquellos que celebran porque según ellos han tenido ante la OEA algunas victorias, no señores, La OEA y todos esos organismos multinacionales no nacieron para defender a los pueblos, no, ellos son instancias de poder al servicio de los intereses del poder y no de los pueblos, por eso callan ante las masacres, ante el desmantelamiento de los estados naciones, porque en el fondo eso no afecta a los factores de poder, todo lo contrario contribuye a su política hegemónica de control mundial, porque mientras aquí en las calles de nuestras ciudades se enfrentan manifestantes equivocados o no contra organismos policiales y militares, ninguna de las compañías transnacionales que se encuentran en el llamado Arco Minero han parado sus maquinarias y siguen con total normalidad el extractivismos de nuestros recursos mineros, siguen sin mayores problemas llevándose nuestro oro, diamantes y riquezas, dejándonos solo uno de los mayores ecocidios de la historia, aquí esto que llaman proceso no ha tocado ninguno de los intereses de los factores reales de poder, el sector financiero nunca había tenido tantas ganancias como en estos últimos años, las compañías transnacionales petroleras hoy día no son prestadoras de servicio en el sector petrolero pues este proceso les dio una categoría mucho mejor y las convirtió en socias copropietarias de nada más y nada menos que del 40% de nuestras reservas de petróleo y gas. Concesiones que se dieron a 50 y 100 años prorrogables a otros 50 o 100 más, allí están los contratos macro para el que quiera documentarse, de igual manera las transnacionales de la agroindustrias son hoy las grandes favorecidas del desmantelamiento del aparato productivo interno y del empobrecimiento y casi extinción de nuestro campesinado. Esa es una verdad inocultable, este es un país que en los últimos años ha diversificado como nunca la dependencia.

Esa es nuestra triste realidad y hasta que no tengamos claro quiénes son nuestros enemigos reales seguiremos en este enfrentamiento absurdo por cambiar como diría Fabricio unos hombres por otros, para que todo siga igual.

Solo los pueblos pueden darse su auto liberación cuando tienen claro cuál es el enemigo real y los factores de poder a enfrentar, la OEA seguirá defendiendo sus intereses y no los de los pueblos, allá quienes crean que en la OEA está la redención y los que siguen jugando a derrotarla mientras a lo interno les garantizan la inmunidad a sus interés.

Es hora de buscar e imponer el verdadero poder popular, donde no hallan dirigentes ni dirigidos, sino poder del pueblo para el pueblo, donde el que gobierne lo haga obedeciendo y no imponiendo su feudo. El día que tomemos conciencia del saqueo a nuestros recursos y de cómo en nombre de las llamadas democracias pasadas y del hoy tan mencionado "socialismo" solo se ha favorecido al gran capital transnacional e igualmente han servido para crear una elite interna que crece producto del saqueo y la corrupción, solo ese día como pueblo consiente, comenzaremos a dar la pelea real por nuestra libertad y entonces ese día seguramente la OEA si actuara pero no para defendernos sino para enfrentarnos y salvaguardar los intereses del poder real que representan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1017 veces.



Natali Vásquez


Visite el perfil de Natali Vásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Natali Vásquez

Natali Vásquez

Más artículos de este autor