Ante las bravuconadas de Trump: derrotemos el tigre de papel

A veces, el mismo palpito que me dice que será difícil realizar, en paz, la ANC y la nueva Constitución, me hacer soñar despierto que desde Venezuela como iniciadora de la primera civilización del Sol Naciente – en el macizo guayanés – está destinada como ya lo indican las señales que el universo trae, a ser la partera de la historia de la nueva Civilización que está por nacer. El problema no es Venezuela y mucho menos una Constituyente, el asunto crucial es que la dignidad de los hombres y mujeres que hoy levantan sus voces, en el mundo, contra las pretensiones imperiales, en boca de Donald Trump, pueden dar una sorpresa en cualquier momento al convertirse Venezuela en el portaestandarte – como lo asumió el Libertador Simón Bolívar – de la lucha por la definitiva liberación e independencia de los pueblos de América Latina y del Caribe, frente a quienes pretenden ponernos de rodillas con sus bravuconadas. Cuidado si se despiertan los pueblos del mundo y enfrentan, de una vez y para siempre, la abominable acción de quienes amenazan con dominarnos y mantenernos subyugados eternamente ¡Cuidado! No nos subestimen,

En lo personal, prefiero mil veces que no se realice la Constituyente y en cambio, nos decidamos a poner orden donde hay que ponerlo para que desde aquí, en alianza hermanada con los pueblos del llamado "Tercer Mundo", los "No Alineados", los "Subdesarrollados", los "Pobres de la Tierra", los "Colonizados"…nos dispongamos nosotros, en lugar de los "Desarrollados", los "Ricos del Planeta", los "Alineados" y el llamado "Primer Mundo", a construir el NUEVO ORDEN MUNDIAL que tanto necesita el Planeta.

Lo que hizo Obama al considerarnos "una amenaza inusual para la seguridad de los Estados Unidos….."; las bases, los movimientos y ejercicios militares de los ejércitos del norte, en las fronteras de nuestros países; la historia de vejaciones a las que han estado sometidos los pueblos de nuestra América, durante años, como lo aprendimos con Galeano en "Las Venas Abiertas de América Latina"; en fin: La agresión verbal, psicológica y mediática, del gobierno norteamericano, antes y con Trump, nos alerta y nos pone a pensar que ya no podemos esperar más tiempo y tenemos que hacer ya, lo que hay que hacer.

Nos lo profetizó, hace más de 10 años, mi querido cómpitu, Douglas Bravo, cuando aún Chávez estaba vivo y tenía el prestigio y la admiración de los pueblos e incluso, de gobiernos, de la mayor parte de los países de América y del mundo:

"Hugo: tu tocayo Chávez, a quien tú aprecias y acompañas, es más inteligente que tú y yo juntos. Es un líder como pocos. A pesar de mis diferencias con él, reconozco su liderazgo. Él está en la obligación de convocar y levantar a los pueblos de América para liderar, desde Venezuela, un movimiento que ponga en su sitio al imperio norteamericano, sino lo hace ahora, si nos seguimos tardando ya no habrá tiempo para detener una intervención militar en Venezuela. Ellos vendrán por nuestras riquezas, tarde o temprano. Aceleremos la confrontación y asumamos la apuesta libertaria de nuestra definitiva liberación e independencia. No tenemos tiempo. Es ahora o nunca"

¿Qué hacer?

¿Lo hacemos?

¿Acaso no es el momento de nuestra definitiva independencia?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 357 veces.



Hugo Moyer Agostini

Profesor Titular de LUZ. Ing. Químico . Maestrías en Macroeconomía y Planificación de Desarrollo y en Creatividad Aplicada Total. Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG).

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /internacionales/a247857.htmlCd0NV CAC = , co = US