El ejército colombiano

¡Qué vergüenza! ¡Qué escarnio! ¿Cómo puede sentirse orgullosa una nación de contar con un ejército como el de Colombia, que en lugar de luchar hasta el sacrificio, si fuera necesario, en defensa de la patria, en defensa de su libertad y soberanía, valores altamente comprometidos por la inescrupulosa y apátrida oligarquía de ese país, lo que hace esa mesnada uniformada es ponerse incondicional y desvergonzadamente al servicio de un ejército invasor, que le viola impunemente a sus mujeres y lo utiliza para agredir a naciones hermanas y a patriotas que tratan de hacer lo que esa fuerza armada, por cobardía y sumisión, no se atreve hacer? ¿Qué asesina a mansalva a humildes e indefensos compatriotas para luego presentarlos como trofeos de guerra?

Francamente, mayor ignominia es imposible concebir. Porque un ejército así, tan degenerado, no es digno de vestir el viril uniforme del soldado, sino las femeniles enaguas de las meretrices. Colombia es el esquirol de la unidad latinoamericana.

P/S: ¿Cuando será, carajo, que los retrasado mentales de nuestros gobernantes van a entender que Colombia hace mucho tiempo dejó de ser un país bolivariano para convertirse en una miserable colonia norteamericana? ¿Que su papel no puede ser otro que agredir a nuestro país porque así se lo impone el matón del norte, su amo?. Si Venezuela le doliera a estos gobernantes, ya se hubiese llamado para consulta a nuestro embajador en ese protectorado, y no restituirlo en su cargo hasta que esos mafiosos nos hayan ofrecido disculpas. Pero las mismas no deben ser dadas por el infeliz que emitió las declaraciones, sino por Santos, que en este caso ha guardado un silencio bastante escandaloso muy cercano a la complicidad. Y las debe ofrecer el capo de Narquiño, porque lo que dijo el desgraciado vicepresidente no fue a título personal, sino porque sus declaraciones forman parte, entre otras cosas, de una política de estado impuesta por el matón del norte.

Mientras tanto, señor Maduro, se debe cerrar la frontera, como se lo solicité cuando le dije que debía hacerlo hasta que Colombia estableciera una sola cotización del bolívar para toda la colonia, incluyendo Cúcuta. Y no le faltaría razón para hacerlo, ya que esa dualidad de tipos de cambio que rige en este momento, no ha sido establecida para otra cosa que para joder expresamente a Venezuela. También debe prohibirse que el carbón del Norte de Santander continúe siendo sacado al exterior través de nuestro lago. Ese tráfico es uno de los peores contaminante de esta importante reserva de agua dulce que tenemos. Y en relación con la venta de gasolina en pesos, el 6 del corriente mes de enero redactamos unos comentarios en los siguiente términos, y que fue distribuido entre varias personas.

"El gobierno de Maduro acaba de disponer la venta de gasolina en pesos colombianos en San Antonio del Táchira y en algunos otros lugares del estado Zulia. El Presidente debía explicarle a los venezolanos cuáles son los beneficios que el país podría obtener con la aplicación de esa medida. Ya que como se sabe, la moneda del vecino país no circula en el nuestro. Tampoco podría utilizarse en operaciones de índole comercial con el exterior. La única parte donde circula ese peso como un medio de pago es, por supuesto, en el país que lo emite, o sea, en Colombia, donde, además, la presencia de PDVSA es absolutamente inexistente. Entonces, ¿qué va a hacer nuestra empresa petrolera con la montaña de pesos recaudados con la venta del mencionado combustible? Se dirá que cuando se haya acumulado una determinada cantidad de ese papelucho se le exigirá al gobierno neogranadino su conversión en dólares o en bolívares. Sin embargo, qué pasará si ese país, que desde hace años atraviesa por una profunda crisis económica, no cuenta con suficientes reservas de esas monedas para atender el pedido venezolano? ¿O que como a cada rato está sucediendo, se presente un conflicto entre las dos naciones y Colombia, en represalia o simplemente para causarnos daño se niegue a efectuar dicha conversión? Sencillamente, que se le habrá causado un enorme daño patrimonial a nuestro país, pues todo ese gigantesco dineral se perderá irremediablemente Significará también que le hemos regalado toneladas de gasolina a un país que, si por algo se ha caracterizado desde los tiempos de Bolívar, es por su furibunda hostilidad hacia el nuestro. Es más, que no contentos con habernos despojado de más de 200 mil kilómetros cuadrados de nuestro territorio, mantiene una reclamación sobre el Golfo de Venezuela. Es decir, que también pretenden arrebatarnos esta estratégica área marítima". Este texto también les fue enviada, entre otros, a José Vicente Rangel, Luis Britto García, Roberto Hernández Motoya y José Sant Roz. Silencio en la noche.

NOTA: ¿Por qué no se emplaza a los traidores de la oposición para que se pronuncien en relación con las declaraciones del vice-presidente colombiano? Hasta ahora, que sepamos, no han dicho esta jeta es mía. Será que ellos no son venezolanos y que por eso no se sienten aludidos por esas declaraciones. Lo más probable es que eso sea así. Pero el país tiene que saberlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1052 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a243156.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO