¿Para qué sirve la OEA?

Para nada. Pura perdida. Fracaso total. Un verdadero fiasco internacional. Desde su fundación el 30 de Abril de 1948, la Organización de Estados Americanos (OEA) se ha convertido en un instrumento al servicio de las fuerzas retrógradas de este continente, donde las élites estadounidenses han impuesto sus perversos intereses. No nos olvidemos que en la carta fundacional de la OEA se declara que: "el comunismo internacional es un instrumento de agresión al servicio de propósitos imperialistas y constituye una amenaza para sus instituciones libres, democráticas y republicanas, para su propia independencia y soberanía". Nace la OEA en plena guerra fría.

En una verdadera entelequia pro imperialista se ha convertido este organismo, que no se ha puesto a tono con los grandes cambios que se han producido en esta región. Es un hecho evidente, que la OEA se ha convertido en un foro politiquero para conspirar contra la Revolución Bolivariana y otras democracias participativas. No fueron casuales los reiterados pronunciamientos que hizo el Presidente Chávez ante la embestida de ciertos jerarcas de esa funesta institución. Hasta la amenaza de retirarse de la misma, si persistían en sus conspiraciones. Como dice nuestro embajador Roy Chaderton, al frente de la OEA se encuentra en este momento un psicópata (Luis Almagro) obsesionado con Venezuela, vasallo del imperio, que pretende mediante un informe ilegal, arbitrario e ilegitimo aplicar a nuestro país la cacareada "Carta Democrática Interamericana" (CDI).

Este señor elabora un nuevo informe de una manera sesgada y virulenta, basándose en las súplicas de connotados opositores de nuestro país (MUD) y de reseñas periodísticas de la canalla mediática (La Patilla, El Nacional, RunRunes). El pasado año, este cachorro del imperio fue derrotado por la comunidad internacional en su pretensión de sancionar a Venezuela. Ahora, ha vuelto por la revancha neoliberal. Vuelve con la cantaleta de los "presos políticos", "derechos humanos" y la llamada "ruptura del hilo constitucional". Todo esto, lo realiza Almagro con la complicidad de los vende patria dirigentes de la MUD, y de las tarifadas ONG que se han puesto al servicio del imperio del norte y de la ultraderecha internacional. Los propios demonios y cipayos. Debe aplicársele el Código Penal venezolano por vende patria. Ahora, valdría la pregunta: ¿Que ha hecho la OEA, ante situaciones de crisis y de golpes de estado que se han producido en Haití, Chile, Granada, República Dominicana, Argentina, Guatemala, Perú, Bolivia, Ecuador, Honduras, Brasil, Cuba, Guyana, Uruguay, Paraguay, México, Nicaragua y aquí mismo en Venezuela? NADA, ABSOLUTAMENTE NADA.

Por el contrario, ha validado todas las acciones desestabilizadoras que se han presentado en esos países. Complicidad total. Servilismo imperial. Se produce esta nueva intentona golpista, en momento en que nuestro país acaba de salir airosa del Examen Periódico Universal (EPU), que realiza todos los años el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Esto no vale para el traidor de Almagro, ya que está obsesionado contra la Revolución Bolivariana. Confiamos, que de nuevo el señor Almagro y los imperialistas saldrán con las tablas en la cabeza. Todo parece indicar que los números no le dan. Inclusive, países pocos afectos a Venezuela ya han dicho que: "la propuesta de suspender a Venezuela de la OEA es extrema y no tendría apoyo". Definitivamente la OEA solo sirve para desestabilizar y apoyar golpes de estado contra los gobiernos de avanzada y revolucionarios. Ahora cayó en la charca de la historia. Como dice el conocido analista Eleazar Díaz Rangel: "nunca como ahora su Secretario General había tenido una conducta más abyecta, ruin, despreciable, rastrera, entreguista e infame". Hay que dar un parao al sátrapa de Almagro, títere del imperio. Desde ya, movimientos sociales y populares del Continente han levantado su voz de rechazo a las pretensiones injerencistas. Países hermanos han hecho lo mismo. La Diplomacia Bolivariana de Paz cosechando lo que Chávez sembró ayer. Máxima movilización y conciencia de Patria se plantea en este momento. El dilema es Patria o colonia. Con OEA o sin OEA, la Patria de Bolívar y Chávez seguirá siendo libre y soberana. ¡La Patria no se vende, se defiende! ¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VENCEREMOS!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 291 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Euribes Guevara

Profesor y Ex Diputado PSUV

 euribes@hotmail.es      @EuribesGuevara

Visite el perfil de Euribes Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Euribes Guevara

Euribes Guevara

Más artículos de este autor