Panamá para los panameños "No más arepas ni tequeños"

Pareciera que el efecto Trump, afectó a un grupo de panameños, quienes han expresado públicamente a través de una organización llamada "Frente Nacional del Pueblo Panameño" que no quieren más inmigrantes en su país, específicamente venezolanos y cubanos.

Vía redes sociales salen mensajes:"Que no vengan más y se vayan los que están" "No más tequeños, no más arepas", convocando a una marcha para el 20 de noviembre donde se pretende rechazar a los inmigrantes venezolanos.

Panamá tiene una población de unos 6.000.000 de habitantes y el Departamento de Estadísticas del Servicio Nacional de Migración de Panamá (SNM) informó en 2015 que se habían entregado permisos de residencia a 5.803 venezolanos, eso sería menos del 1% de la población del país; aunque en internet se encuentran versiones sobre unos 250.000 venezolanos haciendo vida en panamá.

Venezuela es un país amigo, extremadamente amigo de los inmigrantes, al punto de que en nuestros brazos se han refugiado los europeos perseguidos por las catástrofes producidas por las guerras que han asolado al viejo continente; tanto las mundiales como las civiles; en nuestros brazos se han refugiados los colombianos desplazados por la catástrofe que significó la guerra de guerrillas y el acoso paramilitar a las zonas rurales del vecino país; en nuestros brazos se refugiaron (y nos metieron medio chuzo) los norteamericanos al olor del petróleo; los chilenos, argentinos, uruguayos, brasileños que huían de los regímenes que los torturaron; los chinos que pasaron de ser "el chinito de la lavandería", con su crineja larga a transformarse en los mafiosos mundiales de negocios turbios y aquí en la patria de Bolívar en los principales distribuidores y escondedores de alimentos del país

En nuestros brazos se han refugiado los palestinos, árabes, sirios y toda esa sufrida gente del continente africano que se apoderaron del mercado por esa habilidad innata en ellos; en nuestros brazos abrigamos a los hermanos haitianos, guyaneses (ojo guyaneses pues los esequiveneses son venezolanos de hecho aunque nuestro gobierno aun no los reconozca de derecho).

Venezuela es el paraíso de los inmigrantes que aun vienen en cambote a pesar de la imagen que un grupo de nuestros mismos compatriotas se empeñan en difundir a nivel mundial: los Estados Unidos son un país de inmigrantes, si Trump empezara a deportar inmigrantes en el país del norte se quedarían por fin solos los Sioux, los Cheyenne, los Apaches, los Comanches y los Navajos, entre otros (esos porque son las que salen en las películas de Hollywood).

Las economías mundiales son producto de la mezcla y los inmigrantes son motores de activación en todos los casos, hasta en Estados Unidos que muchos empresarios han engordado más de lo debido esclavizando a los inmigrantes ilegales; Panamá no escapa de esto, es mas Panamá es una puerta abierta a la inmigración y eso no solo es su éxito económico sino su necesidad.

Panamá está en la obligación de impulsar la inmigración pues es una economía que depende de la inversión extranjera y es inevitable que eso les lleve a su suelo personas que van con sus pequeñísimos ahorros, algunos con el pasaje y un poquito más, a aprovecharse de integrarse a esa maquinaria globalizada de hacer dinero.

La convocatoria del grupo panameño no ha tenido mucha acogida ni es producto de la voluntad del pueblo panameño ni de su gobierno; pero si es un alerta a que algo está pasando con los venezolanos en el itsmo panameño.

¿Quiénes están saliendo del país y porque? La respuesta es sencilla: en un amplio porcentaje los jóvenes seguidores de la oposición al chavismo (es decir al humanismo) quienes se van despechados por la ineficiencia de sus líderes políticos en tomar el poder en su patria (por los métodos ya conocidos) y la lejanísima posibilidad de tomarlo por vía electoral; esa juventud disociada y acomplejada con ínfulas de superioridad que aquí llaman monos a los chavistas y allá hacen lo mismo con los panameños, según se desprende de los comentarios que se ven en las redes sociales.

¿Quiénes se van a Panamá? Se van empresarios honestos que ven en esa tierra la posibilidad de establecer así sea un cubículo pequeño pero con fachada mundial (eso no es malo para panamá ni para los panameños) también se van los capitales obscuros, producto del desfalco a las arcas del estado venezolano efectuado por "chavistas" y "opositores" que allá solo son venezolanos y cuyo capital ha sido aprovechado por el gobierno panameño para sustentar su economía; lo mismo que hace el estado colombiano con los dineros venezolanos que se nos fugan a través de la frontera con Cúcuta.

Sin embargo la marcha del 20 de noviembre será un fracaso pues no va intrínseco en el panameño el rechazo al extranjero, los colombianos (que fueron sus hermanos de nacimiento) y los norteamericanos son la mayoría de los inmigrantes que allá hacen vida.

A pesar de todo, éxito tendrá la convocatoria a favor de los venezolanos y los inmigrantes en general que se realizará el mismo día, en la misma zona pero en la tarde según ya se convocó, y si Lorenzo Mendoza no se suma a la de la de la mañana (cosa que no sería de extrañar) y dona una buena cantidad de harina PAN de la que allá si se consigue, la gran comelona de arepas que se podría organizar convencería a los panameños que así sea por ese rico manjar mantenga la bienvenida a los venezolanos, y si los paisanos de Los Teques consiguen ingredientes y hacen cadena de la famosa fritura tequeña menos ganas de expulsar a nuestros compatriotas tendrían los panameños.

Venezuela y Panamá tiene el lazo histórico e indisoluble de ser hijas de Simón Bolívar, sin embargo ese vinculo no impide el valido llamado de atención que hace ese grupo de panameños, que es nuevo en nuestra historia y da un llamado de atención para poner la lupa en los venezolanos que están haciendo vida allá y su comportamiento.

Vivan los panameños y venezolanos, hermanos bolivarianos, hermanos de vida y lucha por los derechos de los pueblos; sin embargo, parafraseando una popular canción de nuestro cancionero, valdría decir: "los pueblos bolivarianos tienen amigos a montones, pero entre ellos se colean los zorros y camaleones"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7507 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: