En blanco y negro

Ira

Sostenemos la tesis de que los pueblos del mundo de hoy en nada se parecen a los momentos que le correspondieron en los siglos XIX y XX. Sus niveles de conciencia son más avanzados. No sólo hay cambios sociales profundos, sino que además hay cambios admirables en la conciencia de la gente, muy profundos en la contextura mental de nuestras hermanas y hermanos. El individualismo sesgado por la alienación ha ido desapareciendo. El poder mediático también se está debilitando, su malicia informativa y la manipulación se está diluyendo. La historia y en ella las revoluciones ha sido orientadora de esa capacidad en nuestras mujeres y hombres. La Revolución ha cumplido: ha sido liberadora de las mujeres y los hombres. Aunque la embestida estadounidense continúa en su martirio. El enemigo y enemigo de América Latina entera es el imperialismo norteamericano. El capitalismo salvaje con su criminal sistema de dominación no es el estado natural de la humanidad; está viviendo una crisis global y no podrá recuperarse ni el sistema ni la economía mundial. Otras señales son más alarmantes y peligrosas como la presión extrema sobre los límites de la biosfera e incluso sobre la capacidad de la Tierra para sostener la vida. Venezuela se cuenta entre los países que están en la ofensiva imperialista; está en el epicentro de las más cuantiosas reservas energéticas y de biodiversidad del planeta. EEUU con sus siete bases militares en Colombia tiene como objetivo proximidad a nuestro país por ser productor energético y poseer cuantiosos espacios selváticos con ríos, fauna silvestre y una esplendorosa vegetación. Es un pulmón por sus bellezas naturales. La historia del hemisferio de los últimos 200 años es la historia de intervenciones militares, invasiones abiertas, injerencias políticas y de violaciones permanentes a la soberanía nacional, por parte de un imperio (EEUU) que se fortaleció después de la primera guerra mundial y emergió como potencia luego de la segunda guerra mundial, y en ese ínterin, América Latina pasó a convertirse en el patio trasero y en un espacio geoestratégico de su política de seguridad. Como contraparte los procesos revolucionarios de Nuestraamérica además de provocar reacciones aberrantes entre las élites dominantes (entiéndase la derecha-fascista) respaldadas por las potencias, hoy las barreras que le han impuesto los pueblos revolucionarios han sido contundente y ya comienza a vislumbrarse en el horizonte de esta historia de luchas, resultados que van a cambiar en forma significativa el curso de los acontecimientos cuyo impacto será determinante. Los pueblos de América Latina están en contra de las oligarquías y sus aliados imperialistas. La ira de los pueblos se hace cada vez más incontenible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1309 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: