En blanco y negro

Almagro

Los expresidentes de Bolivia y de Perú, Jorge Quiroga y Alejandro Toledo, respectivamente, emitieron una dura advertencia sobre el propuesto dialogo entre el gobierno de Maduro y la oposición como mecanismo para solventar la crisis. Ambos delatan la frustración experimentada tras la derrota de la maniobra del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que intentó recurrir al desprestigiado mecanismo de intervención, cuando por el contrario con 19 votos a favor y 12 en contra y dos abstenciones, se le solicitó al mencionado funcionario respetar la institucionalidad de Venezuela.

Por cierto, los dos ex gobernantes, el boliviano disfrutó de un mandato por sustitución constitucional de apenas dos años y solo obtuvo un 28% de los votos en las elecciones presidenciales de 2005 ganadas abrumadoramente por Evo Morales. Mientras el peruano culminó su período ejecutivo con uno de los índices más bajos de popularidad. Existe una lista de 30 ex presidentes de similares talantes que han sido movilizados por los enemigos de Venezuela bajo la solapada batuta del imperio estadounidense para continuar alentando intervenciones pese al fracaso en la OEA.

Hay algunos nombres alentados por la criminalidad contra nuestro país bolivariano, como el español José María Aznar, chupamedia de Bush en la injustificada ocupación de Iraq, el uruguayo Lacalle, el argentino de La Rúa, echado del poder por movilización popular, la costarricense Laura Chinchilla, el chileno Sebastián Piñera, sin credibilidad, el colombiano cloacal Álvaro Uribe y el excremento diabólico mexicano Vicente Fox. Todos ellos lacayos imperiales son los que apelan ahora como cajas de resonancia los poderes en procura de devolver a Venezuela al redil de los obedientes e integrarse a los designios de EEUU.

La OEA, desde sus inicios, ha sido controlada por la presencia de EEUU. Su sede en Washington es un reflejo de eso: la OEA fue pensada como el instrumento de vinculación (dominación) con América Latina y el Caribe. La expulsión de Cuba (1962) por su filiación ideológica y la propia invasión a Dominicana, tres años después, grafican su historial. El CELAC abrió un importante espacio donde los 33 países de América Latina y el Caribe comenzaron a debatir sus realidades sin injerencias externas. Pero, la OEA siguió funcionando, intentando tomar postura sobre temas candentes e importantes desde la perspectiva de los EEUU.

La errática actuación de Almagro desde su elección abrió más convulsiones dentro de la OEA. Sobre el tema el presidente de Bolivia, Evo Morales, advirtió que de continuar la política injerencista, podría abandonar el organismo, amén del descontento que existe tras la actuación de su Secretario General.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1137 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: