Cuba, el socialismo y el chispazo de Bernie

No comparto la opinión que se difunde sobre Cuba y el posible desenvolvimiento social y económico hacia el capitalismo que ha de ocurrir por la apertura de relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Haití está muy cerca para tomarla como modelo. Haití es el plus ultra del desarrollo capitalista para un país del denominado Tercer Mundo.

¿Por qué presentar para Cuba como paso a seguir, ante la situación surgida, el asumir políticas capitalistas? ¿Por qué no aceptar la continuidad y profundización del socialismo como meta?

Lo que ha ratificado el presidente Raúl Castro en el discurso ante la Asamblea Nacional (20 de diciembre del 2014). Cuba es el único país, junto a Corea del Norte, con capacidad de profundizar el socialismo, por cuanto las fuerzas productivas de hoy están a años luz de las fuerzas productivas de 1959. En ese sentido, Cuba no es Haití. Once millones de habitantes con elevado nivel educativo, esperan la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos y capacidades.

¿Qué ha impedido la profundización del socialismo en Cuba? ¡El bloqueo! El no poder adquirir insumos para el desarrollo de la industria farmacéutica, por ejemplo, o el desarrollo de la agricultura (fertilizantes, maquinaria, semillas, etc.). En los últimos diez años, luego de superar el terrible "período especial" (desmoronamiento de la URRSS), a pesar del bloqueo, Cuba ha tenido el mayor crecimiento del PIB en el continente. Ese crecimiento económico es una de las razones que influyen en el restablecimiento de relaciones diplomáticas. Los capitalistas estadounidenses han visto surgir un mercado que otros aprovechan, Brasil (Puerto de Mariel), en lugar de ellos. La industria automotriz europea, durante cincuenta años ha surtido el parque automotor cubano. General Motor y Ford apetecen ese mercado. El capital persigue la ganancia allí donde está, allí donde surge, no entiende de ideologías ni de sistemas económicos ni de gentilicios. El capital no tiene patria. En esa relación comercial con Cuba, Venezuela debería tener la batuta, pero, nuestro gobierno incapaz, en lugar de desarrollar la economía para entrar en ese mercado naciente - que le abrió la puerta - tan sólo se le ocurre enviarle petróleo ¡Sólo petróleo!

Cuba, cuenta con el extraordinario desarrollo de sus fuerzas productivas para dinamizar la economía. Capacidad con la que no cuenta ninguno de nuestros países. Esas fuerzas productivas están preparadas para profundizar el socialismo, de ninguna manera para saltar al capitalismo. Quien diga tal cosa está afirmando que sólo en el capitalismo hay solución. Y eso es inadmisible. Caso de Haití. Para desarrollar las fuerzas productivas es necesario mejorar los instrumentos de producción (maquinaria, herramientas, insumos). Ahí ha estado la traba del desarrollo económico en Cuba y eso lo ha entendido muy bien el gobierno estadounidense al imponer el bloqueo. Al pretender ahogar a Cuba, con el infame bloqueo, ésta, ha demostró durante cincuenta años la fortaleza del socialismo.

Los capitalistas son eruditos en El Capital de Marx. ¿Acaso El Capital no es el mejor diagnóstico que se ha escrito del capitalismo? Los capitalistas son grandes estudiosos de El Capital de Marx y entienden muy bien del mejoramiento de los instrumentos de producción y el consecuente desarrollo de las fuerzas productivas. A ello se deben los éxitos del capitalismo, el problema radica en la distribución de la riqueza, que no va a quien la produce ¡el obrero! Por cuanto se la apropia (roba) el capitalista. Esa es la diferencia entre socialismo y capitalismo.

¡A quien va la riqueza que produce el obrero!

En los últimos nueve años he visitado cuatro veces La Habana y he podido contemplar el extraordinario mejoramiento de la ciudad. Considero que La Habana en este momento es la ciudad más bella de América Latina por sus amplias avenidas y calles sembradas de árboles. El abandono de cincuenta años de las fachadas de las casas, ha sido restaurado y embellecido por el colorido de la pintura. Los parques, zonas verdes, setos, muy bien mantenidos. Los vehículos del año cincuenta que prestan servicio público han sido pintados y restaurados. El mejoramiento económico y social se capta, a pesar del bloqueo.

Si están avanzando con el bloqueo ¿Qué va a ocurrir cuando puedan adquirir los insumos e instrumentos de producción?

Esa es la visión que tengo de Cuba y no la que sugieren algunos comentaristas.

Ahora bien ¿Cuál es la gran contradicción que debe vencer un país socialista? Esa pregunta se la hizo Trotsky:

"¿Cómo consolidar el socialismo en un país, si la periferia es capitalista? ¿Pueden subsistir relaciones de producción socialistas sustentadas en la igualdad y la solidaridad, junto a relaciones de producción capitalistas sustentadas en la ganancia, el robo, la explotación y apropiación indebida del trabajo del obrero, creador de la riqueza?"

Este es el meollo de la revolución socialista. Es lo que dio origen a la llamada "cortina de hierro", al "muro de Berlín", a la llamada "cortina de bambú", a la inevitable "dictadura del proletariado" que remplace la "dictadura de la burguesía. Mecanismos que las revoluciones socialistas han ideado para defender las conquistas del proletariado.

Cuba es el único país, junto a Corea del Norte, con capacidad de profundizar el socialismo, por cuanto las fuerzas productivas del 2016 están a años luz de las fuerzas productivas de 1959. Once millones de habitantes con elevado nivel educativo, esperan la oportunidad de llevar a la práctica sus conocimientos y capacidades.

Los intentos en otros países de consolidar y avanzar en el mejoramiento de las fuerzas productivas, dentro del socialismo, han fracasado. En Venezuela el fracaso fue total. Pero, los intentos del proletariado clasista, se repetirán, una y otra vez.

En el empeño de consolidar el socialismo están ahora Cuba y Corea del Norte. Las perspectivas son auspiciosas. ¿Hace unos años alguien podía ni siquiera imaginar que en Estados Unidos en la campaña por la candidatura presidencial pudiera surgir un candidato que enarbole la bandera de los derechos laborales?

En escasos cuatro meses de campaña del senador Bernie Sanders, multitudes de jóvenes menores de 30 años, de negros e inmigrantes discriminados, se juntaron en abigarradas multitudes, que pusieron contra la pared a la candidata del sistema, Hilary Clinton, criminal de guerra (Libia), con un merecido puesto en el banquillo de los acusados del Tribunal de Núremberg.

Ante estos hechos que ocurren en Estados Unidos, el pronóstico de cambio ¿En dónde asoma? ¿En la Cuba socialista o en el seno del imperio capitalista?

El discurso de Bernie Sanders podrá ser acallado, pero, este hombre solitario, con su palabra honesta, aprovechó la tribuna que le brindaron para esparcir la simiente de la protesta entre las juventudes obreras, campesinas, estudiantiles de Estados Unidos. Allí encontró tierra fértil, la semilla germinará y dará sazonados frutos. ¡De eso estamos seguros! El chispazo de Bernie ha incendiado la pradera.

Un fantasma recorre las entrañas del capitalismo estadounidense, el mismo fantasma que Marx y Engels le pronosticaran a Europa en El Manifiesto Comunista, hace 160 años. Como bien se puede ver, el socialismo no es un sistema económico "trasnochado". ¡Esta vivito y coleando! Trasnochado es el capitalismo con su fábrica de pobres y la indetenible, vergonzante acumulación de capital.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1410 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor