España: Una derrota al bipartidismo y más

Después de las elecciones generales de España , acaecidas el pasado domingo 20 de diciembre, un estruendoso acertijo, paradójico pero nada contradictorio, parece advenir un verdadero tsunami político-económico y social en el país ibérico. La disolución de la hegemonía del PP y la derrota del bipartidismo anunciado -PP y PSOE- solo era "oculto" para los poderes fácticos que atacaron, hasta el cansancio a la Revolución Bolivariana y cercaron el discurso de Podemos y su líder Pablo Iglesias. El momento histórico que vive España no es ya para esa Constitución Europea llamada pomposamente "Tratado" que postula como religión al llamado neoliberalismo, menos para la máxima norma española. Con los mal llamados rescates, se han heredado las 3D: deuda, desempleo y desigualdad, ahora en entredicho si se quiere formar un "gobierno estable". Pero Iglesias dice no estar en negociación sino en la construcción de una plataforma del Dialogo, con una fuerza que ha interpretado el sentido plurinacional, es discutir sobre: la Ley electoral; la justicia; los derechos sociales; la corrupción; y soberanía con plurinacionalidad.

Desde el 2005, Europa viene enfrentando, seriamente al neoliberalismo: los jóvenes franceses; Grecia, Portugal, España e Italia. Hemos visto emerger el renacer de la política con la inmanencia y combatividad del movimiento político, social y cultural, el mismo espíritu que se enfrentó a los fantasmas del pasado fascista; al "socialismo realmente burocrático" y hoy a la ideología del globalismo.
La vía de la contestación, el descontento es la clave de la movilización polivalente llamado movimiento de indignados que dejó a un lado a las psicopatologías de la antipolítica, el escepticismo, la "política de lo peor", la conciencia radical desventurada, el consumismo y el fanatismo por las nuevas tecnologías .

Hoy el Podemos de los 69 diputados, con un discurso que dio cobertura y fue entendido por las demandas de la plurinacionalidad y soberanía de Cataluña, el país Vasco, las autonómicas, los municipios autárquicos, la vanguardia estudiantil, los desempleados y los ex empresarios, avanza como fuerza emergente. Otras formulaciones están en el tablero de una lucha prolongada: inclusión social; profesional; desarrollo social; re-industrialización "sin bancos"; revalorización de las pensiones y el salario mínimo. Una coalición de Izquierda como Portugal es una estrategia, pero deben preparase para sufrir una "guerra económica" como en Venezuela, de allí lo urgente de la auditoría de la deuda; la disciplina fiscal a las grandes fortunas y capitales, como un punto crucial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1428 veces.



Joaquin Lopez Mujica

Filósofo, escritor y diplomático

 j.lopezmujica@laposte.net

Visite el perfil de Joaquín López Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad