Grecia como constructor de nuevas realidades políticas

Un nuevo eje se está formando en las sociedades occidentales.

Hablamos de un eje que creará nuevos cleavages, mas allá de los viejos conceptos derechas-izquierdas que hoy no suponen grandes diferencias. Pero este nuevo eje sí significará un antes y después en cada país.

En los países occidentales son pocos los que existen un frente emergente que pretenda salirse de los mecanismos occidentales de dominación, como el FMI, BM, UE.

Grecia marca hoy la diferencia. En Grecia gobiernan partidos de izquierdas y de derecha.

Ambos se oponen a los dictados del FMI y los tildan de criminales, al buscar de destruir las pensiones y reducir los fondos públicos. Ambos apoyan la necesidad si fuera necesaria de salir de la UE.

Ambos partidos a pesar de ser de derechas e izquierdas (no clásicos) defienden la necesidad de cooperación con los BRICS y van más allá, al buscar de apoyarse económicamente en sus instrumentos financieros de crecimientos y también en el ámbito de Seguridad y de defensa.

Hablamos así que Grecia, fue el laboratorio neoliberal, en el cual se medía la velocidad de implantación de la ideología y la economía criminal neoliberal-capitalista, donde la crisis y la deuda buscaban de que fuera el elemento legitimador de destrucción de lo público y los derechos sociales.

Es en este medio que ha salido una izquierda y una derecha periférica, esto es, que ven las soluciones fuera de la concepción occidental clásica, y donde estos pueblos no se sienten ya parte ni del proyecto UE ni de un bloque occidental, creador de caos y destrucción interno-externo.

Es en este medio donde pueblos, dirigentes y los partidos han decidido poner fin a los viejos esquemas del pasado, prototipos que no dan salida a los problemas actuales y que los agudizan. Desde la OTAN, el FMI con sus amenazas mafiosas y de muerte de la presidenta al ministro griego de economía, llamándose ella misma jefa de los criminales…

Es en este medio donde surge un eje divisorio creador de nuevos cleavages, y precisamente no son los de los movimientos artificiales como el 15m y otros, sino cleavages muy serios que llevan a replantearse cambios brutales en el presente para pueblos y naciones.

Ese eje pone en discusión a nivel macro los mecanismos occidentales económicos que buscan de endeudar a los pueblos, empobrecerlos, desangrarlos y destruir sus economías reales.

También pone en discusión sistemas de seguridad y de defensa, que hoy son un peligro para Europa, al dejar de lado la seguridad Europa y la Europa de defensa, a manos del “paraguas amigable americano” que no se corta un pelo de redirigir via-ruta Ucrania a nuestro continente a una confrontación con Rusia, o en buscar a través de Albania de importar terrorismo yihadista que amenazará todo el continente.

Es este eje, el divisorio, el que marcará grandes cambios a nivel político.

No será los movimientos asamblearistas con sus atractivos y sus demandas, sino la emergencia de grandes fuerzas políticas y movimientos sociales que dirán un hasta aquí hemos llegado y que exigirán la salida de la UE, el fin del dominio del FMI y el BM y la OTAN, y lo que es mas interesante, esas fuerzas pedirán un esfuerzo constructor a nivel internacional junto con las potencias emergentes para que se dé una globalización alternativa, diferente, que genere empleo, riqueza y que sea sostenible con el medio ambiente, una globalización ordenada, seria, lejos de aventurismos ciegos y de bonapartismo como las políticas de Obama.

Hablamos así de la llegada de nuevos actores políticos a niveles nacionales con un firme propósito de cambio real y de confrontación y ruptura con una globalización occidental que ha dado la cara y a la que nadie quiere pertenecer no solo por su falta de atractivo, sino por su falta de futuro y porque en un mercado mundial, buscar de acaparar todo aunque sea matando al vecino es algo inaceptable en pleno siglo XXI, en el siglo del auge de las Civilizaciones no Occidentales.

Y como dijo Tsipras en la cumbre de San Petesburgo, Europa debe aprender a no verse como el ombligo del mundo…

El autor es: Licenciado en Ciencias Políticas y autor de Barbarie o Estado de Pueblos.

articulos@diariounidad.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1049 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /internacionales/a209531.htmlCd0NV CAC = Y co = US