Sergei Lavrov en América Latina

El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, visitó una vez más el Hemisferio Occidental. Durante su intenso programa de visitas oficiales, conversaciones y consultas en Cuba, Colombia, Nicaragua y Guatemala, además de reunirse con los ministros de relaciones exteriores del Sistema de Integración Centro-Americano, SICA, todo lo hizo en solo tres días.

La visita de Lavrov a La Habana fue considerada como una muestra de solidaridad: el gobierno de Raúl Castro está enfrascado en complejas negociaciones con Washington acerca de la normalización de las relaciones luego de un bloqueo comercial y económico de 50 años. En cuanto a Estados Unidos, este no puede estar sin tratar de ejercer presión y a plantear exigencias imposibles. Lavrov declaró que Rusia está a favor de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos: "nosotros saludamos el proceso y al mismo tiempo hacemos un llamado por el fin del bloqueo ilegal económico y financiero contra Cuba tan pronto como sea posible…." El Presidente del Consejo de Estado de Cuba, agradeció las palabras de Lavrov y a cambio confirmó que Cuba apoyará a Rusia en el futuro si Estados Unidos continua chantajeando a Rusia con sus sanciones unilaterales.

La prensa cubana describió las conversaciones de Lavrov con Raúl Castro y con el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, como un diálogo fraternal.

Sergei Lavrov consideró las conversaciones en la misma vena.

"Especial atención ha sido dedicada a discutir la gama completa de nuestras relaciones, especialmente considerando que el 8 de mayo se cumple el 55º aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre nuestros países. Las metas que enfrentamos actualmente, fueron formuladas durante la visita del Presidente ruso, Vladimir Putin a Cuba en el mes de julio del año pasado". Rusia y Cuba también reiteraron su solidaridad con el pueblo de Venezuela y su gobierno: "Nosotros consideramos inaceptable cualquier intento de interferir en los asuntos internos de este estado soberano, las ilegales sanciones unilaterales impuestas por Estados Unidos contra cierto número de ciudadanos venezolanos y cualquier intento de organizar un golpe de estado."

La cuestión de realizar la 13ª reunión de la Comisión Intergubernamental Rusia-Cuba sobre la Cooperación Comercial, Económica, Científica y Técnica, también se discutió en La Habana. Para el día 22 del corriente, las agencias de ambos países habrán preparado una amplia gama de proyectos para el sector energético y la industria metalúrgica no ferrosa, como también con relación al transporte, la infraestructura civil y la aviación comercial, la biotecnología, la salud y los productos farmacéuticos. También existen indicios que Rusia pronto iniciará la construcción de una central eléctrica en Cuba.

El tema de Cuba también figuró en las conversaciones de Lavrov con el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos y la Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín. Ambas partes declararon que tanto Moscú como Bogotá están a favor de un acelerado fin del bloqueo comercial y económico contra Cuba. Los intentos de Estados Unidos de presionar a Venezuela con sanciones fueron una vez más calificados como inaceptables.

Los venezolanos deben resolver sus problemas ellos mismos sin intervenciones desde el exterior.

Lavrov expresó perplejidad en torno a por qué Washington que se encuentra enfrascado en normalizar las relaciones con Cuba, también está creando una situación conflictiva respecto de Venezuela a través de su política exterior.

Bogotá también señaló que las relaciones políticas entre Colombia y Rusia han notoriamente aumentado luego de la reunión del año pasado entre Putin y Santos durante la Cumbre de los BRICS celebrada en Brasil. A pesar de la tradicional orientación colombiana hacia Estados Unidos, el gobierno de Santos no se ha sumado a las sanciones contra Rusia. Bogotá a menudo apoya las iniciativas rusas y quizás resulte suficiente mencionar el borrador de las resoluciones sobre la seguridad de información, como también impedir la militarización del espacio exterior o la glorificación del nazismo. Colombia también copatrocinó la resolución de la Asamblea General de la ONU sobre el 70º aniversario del fin de la II Guerra Mundial. Bogotá ha demostrado un interés particular en el establecimiento de contactos con la Unión Económica Euroasiática. Funcionarios colombianos también informaron al ministro de relaciones exteriores de Rusia acerca del desarrollo positivo de las conversaciones con representantes de las FARC y el ELN y la posibilidad de poner fin al conflicto armado en Colombia que ya dura años.

La visita de Lavrov a Nicaragua también demostró ser fructífera.

El ministro ruso fue recibido por el Presidente Daniel Ortega quien confirmó su disposición para desarrollar las relaciones con Rusia en los sectores de agricultura, transporte, ingeniería, navegación satelital y productos farmacéuticos en tanto que Lavrov elogió los avances alcanzados por Nicaragua gracias a los esfuerzos de su gobierno Sandinista. Una buena situación económica y social en el país abre nuevas oportunidades para implementar grandes proyectos bilaterales y multilaterales. Un ejemplo de colaboración efectiva es el centro regional de entrenamiento anti drogas que ha estado en operación en Nicaragua desde el año 2012, donde los policías anti narcotráfico de todos los países centroamericanos pueden mejorar en su especialidad. Por supuesto que no todos los acuerdos alcanzados durante la visita de Lavrov a Nicaragua fueron publicados. Particularmente, un área de la cooperación militar entre los dos países y que es extremadamente importante para Nicaragua es la construcción de un canal interoceánico, el cual necesita estar confiablemente protegido contra ataques desde tierra, mar y aire.

En Guatemala el ministro Lavrov, el Presidente guatemalteco, Otto Pérez y el Ministro de Asuntos Exteriores de Guatemala, Carlos Morales, discutieron la posibilidad de expandir los vínculos comerciales, fortalecer las relaciones en la lucha contra el narcotráfico y la cooperación en la prevención de siniestros y mejorar los esfuerzos de socorro. Lavrov asistió a la reunión del SICA y se dirigió hacia su Secretario General con una petición oficial de parte de Rusia para ingresar a la organización en calidad de observador extra regional. El ministro Carlos Morales declaró que la solicitud de Rusia sería procesada a la brevedad.

La parte guatemalteca de la gira de Lavrov fue asimismo agitada. Mantuvo conversaciones con colegas de Argentina, Honduras y El Salvador en las cuales el tema central fue la posibilidad de desarrollar un diálogo político entre Rusia y los países de América Latina y la discusión de un programa de visitas de funcionarios de gobierno de América Latina a Moscú. Una visita a Rusia de la Presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner en los próximos meses es altamente probable.

Al tiempo que se dialogaba sobre la cooperación con Rusia, Arturo Corrales, Ministro de Asuntos Exteriores de Honduras, señaló que su país esperaba una labor fructífera en torno a los problemas de seguridad. "Nosotros ya tenemos un acuerdo pertinente" dijo él. "Rusia nos está colaborando en el combate contra el narcotráfico, el lavado de dinero y el terrorismo. Creemos que esta colaboración no solo es útil sino muy necesaria." Corrales también señaló que Honduras estaba dispuesta para la cooperación con Rusia en cualquier área: desde el intercambio comercial hasta la recepción de navíos rusos en sus puertos. El ministro hizo hincapié en el sentido que Honduras está ofreciendo a los inversionistas las condiciones más favorables del Hemisferio Occidental.

También señaló que en el futuro cercano entrará en vigencia un acuerdo entre Rusia y Honduras para viajes sin visado de sus ciudadanos. "El acuerdo ha sido ratificado y el Presidente, Juan Orlando Hernández ya lo ha firmado."

Hace unos tres o cuatro años, Washington por lo general trataba de ocultar sus reacciones respecto de la creciente presencia rusa en América Latina y el Caribe. Las sesiones informativas de la Casa Blanca sostenían que las actividades rusas al sur del Río Grande, desde México hasta Chile no valían la pena de tratarlas seriamente, ya que supuestamente Rusia no tenía ninguna oportunidad para regresar a la región.

Pero, repentinamente se produjeron fracturas. El Congreso, la Casa Blanca el Pentágono y la CIA se han vuelto ansiosos y públicamente han declarado que Rusia de manera intencional está restaurando su influencia en América Latina empleando tácticas de la Guerra Fría. Esta fue la conclusión a la que llegó el Teniente General Kenneth Tovo, comandante militar del Comando Sur de Estados Unidos frente al Comité de las Fuerzas Armadas del Senado norteamericano, quien cree que "Rusia está tratando de privar a Estados Unidos de su influencia en la región."

Refiriéndose a fuentes públicamente disponibles, el general declaró que "Rusia ha cortejado a Cuba, Venezuela y Nicaragua para ganar acceso a sus las bases aéreas y a sus puertos para el reabastecimiento de las fuerzas navales rusas y de los bombarderos estratégicos rusos que operan en el Hemisferio Occidental. La prensa rusa también anunció que Rusia comenzaría a enviar bombarderos estratégicos de largo alcance en patrullaje sobre el Mar Caribe y el Golfo de México en un esfuerzo por monitorear las actividades militares y las comunicaciones marítimas de las potencias extranjeras."

El general se quejó que el Comando Sur está experimentando escasez de fondos y de material de apoyo "para mantener encendida la luz piloto del compromiso militar norteamericano en la región latinoamericana." Y es así con aproximadamente 40 bases militares en el Hemisferio Occidental ¡cuyo despliegue total tomaría solo de 3 a 4 días! Tovo también afirmó que los aliados de Estados Unidos en América Latina están preocupados acerca del carácter limitado de los programas de seguridad nacional de Estados Unidos y la poca atención que se le presta a la amenaza del "crimen organizado transnacional", el cual, según la evaluación informal y velada del general, podría tener algo que ver con Rusia. El general piensa que es tiempo de dejar de subestimar la amenaza rusa. A juzgar por sus palabras, pareciera que el espíritu de la Guerra Fría está una vez más en boga a través de los pasillos del poder en Washington. Los estereotipos de la política imperial norteamericana siguen siendo los mismos.

En resumen, la opinión casi unánime de los expertos en torno a la gira del ministro ruso por cuatro países de América Latina se trató de un gesto de buena voluntad, una invitación para una cooperación amplia y constructiva. La visita también permitió que muchos de los elementos propagandísticos acerca del papel de Rusia en los eventos de Ucrania hayan sido destruidos. En su evaluación final de la visita de Lavrov, los medios de América Latina fueron en general positivos: Lavrov le recordó a los políticos y al pueblo de América Latina quien es realmente su aliado."

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1402 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: