Lo inevitable del capitalismo: “Mambrú se fue a la guerra"

José Vicente Rangel Vale propuso como hipótesis de análisis la tesis geopolítica relacionada con el Poder washingtoniano: "nueva política Obama" cual sustenta, probablemente, en sus análisis personales no solo como periodista y político sino como uno de los líderes fundamentales de la Revolución Bolivariana cercano al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías y al actual Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros. La propuesta a profundizar rangeliana, someramente, la hemos venido refiriendo en las descripciones de escenarios geopolíticos internacionales en diferentes textos propuestos para su lectura y "dura crítica" académica. Nuestras argumentaciones las hemos referido, concretamente, a las decisiones militares que ha decidido la Casa Blanca, seguramente, sustentando sus decisiones sobre sesudos análisis militares tanto de la Secretaria de Defensa estadounidense como del Pentágono e instituciones de inteligencia. En esa conjunción de la "nueva política Obama" y nuestros acercamientos a situaciones militares siempre las hemos referido como consecuencia del propio desarrollo del sistema capitalista en su proceso en perfectibilidad histórica en consecuencia del desarrollo de las bases que se sustentan en el "modo de producción capitalista" tanto en sus desarrollos lógicos a nivel de la estructura económica como las necesarias bases jurídico-ideológicas que se enmarcan en la denominada como "super-estructura" del Estado. Es decir, se presenta la inter-dependencia entre el desarrollo del capitalismo con los necesarios accionarios militares para sus imposiciones como sistema socio-económico histórico, permítasenos, de la evolución del "ser creado" como "ser social" aún y considerando los fundamentos morales y éticos implícitos en el "ser creado". Es decir, sería de obligación intelectual analizar sí el sistema capitalista necesita evolucionar sustentando dicha evolución en "las armas y sus consecuencias". Podríamos sugerir, por ejemplo, cómo el proceso de la Revolución Industrial iría desarrollando su propia naturaleza socio-económica expresada tanto en las necesidades de materias primas y mercados como en las consecuencias impactantes de las nuevas tecnologías que se irían imponiendo en los procesos industriales británicos, fundamentalmente. Como es de todos en conocimiento, la expansión victoriano-británica hacia el sur de Asia, concretamente, en la India, se sustentaría en las derrotas militares de tropas y presencia holandesa en los espacios geográficos de la costa oriental india para desde esos asentamientos expandir sus relaciones comerciales sustentadas en la exportación del "opio indio" a los mercados de consumo de la droga ubicados al sur de China, fundamentalmente. Conocemos como en respuesta a una decisión soberana del Emperador chino, tropas británicas derrotaron y se asentaron, definitivamente, en el sur de China, concretamente, en la provincia de Guangdong imponiéndole, post-derrota china, tratados leoninos de sumisión y financieros de largo plazo. Es decir, el "inter-cambio comercial" entre Gran Bretaña y el Imperio Qin-chino se sustentó en "los fuegos de los rifles, cañones y la armada" británica. Pero un imperio no se impone únicamente con "el fuego de las armas" sino que necesita justificarse, en el marco del Derecho Internacional Público, con sus imposiciones socio-económico-financieras y ello lo realiza a través de los tratados y acuerdos firmados como de las obligadas actividades impuestas y asumidas de lo real-religioso-ideológico. Es decir, les recordamos aquella frase: "fusil y Biblia".

Visto lo anterior y en considerando que estamos en el proceso de reingeniería profunda del capitalismo global sobre las bases de debilidades objetivas expuestas en tanto en la realidad de la economía global como en los efectos que significa el "hiper-consumismo capitalista innecesario" para la economía fundamental familiar y, en consecuencia, nacional, además de las debilidades ideológicas que se desarrollan sobre la base de una cultura global que denominamos como "alienación" cuyo desarrollo ha alcanzado niveles que significan y se representan a través de los "super-héroes" y sus significados cual, en última instancia, se concreta en "…yo tengo razón y tu estás equivocado…". Así de simple.

El título de este desglose de ideas en proposición para su reflexión es la hipótesis a demostrar. Es decir: ¿existe en la lógica del capitalismo una relación incontestable con la necesidad de la guerra? Esta hipótesis nos lleva, vista la realidad del siglo XXI y el desarrollo de la "nueva política Obama" a una otra pregunta: ¿cómo se desarrollaría esa guerra en los actuales escenarios del 2015? Conocemos como el capitalismo ha venido desarrollando una estrategia a partir, fundamentalmente, de dos momentos históricos: los significados de las políticas diseñadas y desarrolladas globalmente por los gobiernos de Ronald Reagan y Margareth Thatcher; el segundo momento histórico lo proponemos como el comienzo de escenarios enfocados a la sumisión vía las armas de los pueblos árabes del Medio Oriente a partir de las decisiones del gobierno de George Bush, padre, en contra de Sadam Hussein. Sería obligante preguntarnos sobre los porqués de las decisiones geopolíticas globales tanto de los primeros como del segundo. Aquellas decisiones, en lo fundamental, serían decisiones primarias conocidas ciertas decisiones post-Tormenta-del-Desierto de no invadir Iraq. Un "hecho histórico": "11 de septiembre" sería el catalizador del desarrollo de guerras continuas contra ciertas naciones árabes, algunas aún en curso que han significado la ocupación paulatina pero inevitable de los espacios orientales del Mar Mediterráneo como geoestratégica fundamental de control de la OTAN a los movimientos de la armada rusa. En ese escenario, nos proponemos se analicen las realidades que se vienen desarrollando tanto en Turquía como en Grecia. El segundo paso fundamental de la reingeniería actual del sistema capitalista global sería el control de Ucrania y del Mar Báltico cuales están en pleno desarrollo. En el primer caso un vulgar "golpe de estado" en Ucrania como factor fundamental del control del paso del petróleo y gas ruso hacia países de la Comunidad Europea buscando socavar un probable control de los significados de dichas exportaciones energéticas rusas a las economía capitalistas neo-liberales comunitarias. En el caso del Mar Báltico se estaría tornando como un escenario de "mediana tensión" como podemos conocer con los continuos informes cuasi-cotidianos emitidos por la OTAN sobre la presencia de aviones de guerra rusos en espacios aéreos bálticos internacionales y las inmediatas respuestas de flotas de aviones de guerra de países miembros de la OTAN. En el marco de esos escenarios, un vocero de la OTAN acaba de declarar que el retiro de tropas de los países miembros de la OTAN de Afganistán permitirá consolidar las posiciones militares de tropas de acciones rápidas para confrontar el supuesto expansionismo ruso sustentando dicha tesis sobre la realidad histórica de Crimea. Es decir, "…la cena está servida…".

Como nuestro interés está en casa, es decir, nuestra realidad americana, nos permitimos trasladar nuestros pensares a estos lares caribeños que obligan a las palabras "saltar del tintero" para preguntarnos: ¿a qué viene ese decisión de Barack Obama de restablecer relaciones diplomáticas con la República de Cuba aceptando un canje de prisioneros como demostración de buena voluntad después de haber perdido las elecciones el partido demócrata y en conociendo la sólida oposición del partido republicano, prácticamente, a todas sus políticas de Estado?

Es evidente que el Poder en Washington, ese Poder que siempre mencionaba el general don Alberto Müller Rojas, la denominada como "Tricontinental de Rockefeller", ha asumido su propia realidad en debilidad geopolítica mundial que ha obligado a ese Poder a realizar una serie de imposiciones geoestratégicas con la finalidad de impulsar la reingeniería del sistema capitalista visto el agotamiento del modelo que se ha venido desarrollando posterior a la finalización de la 2da. Guerra Mundial (Bretton-Woods, Plan Marshall, Consejo de Seguridad, etc.).

Es evidente que las propuestas de políticas internacionales puestas en mesa por nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, como son las excelentes relaciones con la República Popular China (actualmente en consolidación profunda por el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros), la cesta de monedas, el proceso del rescate de la OPEP y de los precios del crudo y gas, la unidad latinoamericana a través de la UNASUR, el proceso de desarrollo tanto del ALBA como de PetroCaribe, la unidad americana sin la presencia de los EEUU de América y Canadá en la conformación del foro político, CELAC, las políticas sociales que demuestran las capacidades de soluciones sociales a las clases sociales menos favorecidas por la distribución de las ganancias y, fundamental, políticas de soberanía y respeto como lo viene reiterando el Presidente Maduro Moros, son variables geopolíticas en sus desarrollos geoestratégicos que van en perfecta contradicción con los verdaderos intereses capitalistas del Poder y, en consecuencia lógica, de Washington.

No es de necesaria demostración las lógicas razonadas de la decisión de Obama, seguramente con la anuencia del Poder, de restablecer relaciones diplomáticas con la República de Cuba. Sí analizamos esa decisión bajo los paradigmas de la lógica del positivismo ello nos llevaría a, simplemente, ver como un extraordinario triunfo de las políticas cubanas frente al imperialismo estadounidense pero sí lo analizamos en el marco de las realidades consecuenciales de la dialéctica, el tema es más profundo y, para Venezuela, mucho más importante.

En el marco de los desarrollos de la reingeniería del capitalismo en sus planos militares era de obligación para el Poder arriba en referencia realizar una profunda reingeniería de su presencia al sur del río Bravo y de la península de la Florida; es decir, la reingeniería de la "Doctrina Monroe". Ello nos lleva a la inmediata pregunta: ¿es el fracking lo fundamental de la caída de los precios del crudo a nivel internacional y, fundamentalmente, el posible impacto en el área del Caribe? En ese marco referente debemos separar las realidades consecuenciales de las exportaciones no solo de petróleo y gas ruso sino de petróleo saudita y sus cohortes del Golfo Pérsico hacia el Asia Oriental de las realidades que impactan en nuestra zona americana. Vayamos caminando hacia una realidad real.

El Congreso estadounidense está bajo el control republicano y el señor speaker de la Cámara del Senado, John Boehner, en su discurso inaugural declaró que el proyecto Keystone Pipeline System cual transportará petróleo fracking canadiense hasta el sur de los EEUU de América, será aprobado. Nos preguntamos: ¿Dónde será procesado dicho petróleo? ¿Qué tipo de petróleo es el fracking en el marco API? ¿Impactará profundamente nuestras exportaciones petroleras hacia nuestras refinerías al sur de los EEUU de América propiedad de CITGO? ¿Cuáles serán las reales consecuencias de nuestras exportaciones a la refinería Cienfuegos?

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1341 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a200764.htmlCd0NV CAC = Y co = US