¡Ale-Yulia!* redimiendo el cambio occidental de régimen en Ucrania

 Traducción desde el inglés por  Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

La condenada por malversación y ex Primera Ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, inició una gira por el oriente de Ucrania durante la Semana Santa hablando acerca de unidad nacional y de hallar un compromiso. Señaló que ella deseaba escuchar las quejas del pueblo de las ciudades como Donetz, Jarkov y Slaviansk donde los manifestantes anti-Kiev continúan ocupando edificios públicos a pesar del acuerdo de Ginebra alcanzado para reducir las tensiones en todo el país.

Este tono conciliatorio expresado ante los medios de prensa en Donetz por la Timoshenko sonó como una conversión milagrosa - ¡Ale-Yulia! muy apropiada para la celebración cristiana de la resurrección de Cristo de entre los muertos. Quizás ahora las trenzas de la dama signifiquen una aureola de virtud.

Pocas semanas antes, la Timoshenko fue sorprendida diciendo en una conversación telefónica privada, que ella quería volver cenizas al oriente pro-ruso de Ucrania mediante un ataque nuclear. Durante la misma conversación telefónica filtrada que más tarde ella confirmó como auténticala dirigente política caída en desgracia, también planteó que a los rusos étnicos opuestos a la junta de Kiev, los escuadrones de la muerte les deberían reventar la cabeza de un trancazo.

Pareciera que ahora se pretende que semejante incitación criminal sea olvidada, en tanto la Timoshenko posa como una voz razonable durante su gira por el este de Ucrania. Resulta dudoso si realmente ella sondeó a los manifestantes durante el fin de semana es tan profundo el desprecio que se siente por ellaque probablemente ella se limitó a sesiones informativas de parte de diferentes figuras oligárquicas recién impuestas por la junta de Kiev como gobernadores regionales.

La conversión de malversadora que fomenta la muerte a una matriarca de la nación fue el segundo milagro en que la Timoshenko estuvo involucrada. Cuando estaba en prisión, antes de ser puesta en libertad por la junta de Kiev que asaltó el poder a finales de febrero, la Timoshenko alegó que ella estaba reducida a una silla de ruedas debido a su delicado estado de salud.

Ahora, una vez que salió del presidio, la dama parece haber logrado una completa recuperación, caminando hacia los escenarios públicos para cantar alabanzas hacia el Primer Ministro nombrado por los golpistas, Arseniy Yatsenyuk, quien también es una figura destacada en su partido neo-fascista Partido de la Patria.

Durante los años de su encarcelamiento, la Timoshenko hizo desconsolados llamados a sus patrocinadores en los gobiernos occidentales y a los medios de prensa, alegando malos tratos de parte de las antiguas autoridades ucranianas.

Sus desolados llamados fueron hechos desde una silla de ruedas de la prisión la cual, según ella, necesitaba debido a la parálisis que sufría debido al cruel encarcelamiento.

No importa que su sentencia a siete (7) años de prisión fuera el resultado de un juicio ante el tribunal que la encontró culpable de cargos por corrupción en gran escala en el suministro de gas del estado y millones de dólares.

Su condena fue invalidada por el régimen que asaltó el poder en Kiev con respaldo occidental el 22 de febrero del corriente.

La Timoshenko se hizo famosa por el saqueo pro-occidental, pro-Fondo Monetario Internacional y pro-OTAN de la economía de Ucrania durante la Revolución Naranja apoyada por la CIA el año 2004. Ahora está planificando postularse para la presidencia de Ucrania en las elecciones pautadas para el próximo mes. Tal vez sus ambiciones tengan un efecto purificador y no solo la capaciten para sepultar su silla de ruedas y salir a tranco largo, como también renunciar a albergar odiosas ideas de asesinatos en masa.

Y ahora, ¡Aleluya! Timoshenko extiende una mano de mediación hacia el pueblo al cual quería atacar con armas nucleares solo hace unas semanas atrás.

Aunque fuera Semana Santa, pero los manifestantes que ocupan edificios públicos en el oriente de Ucrania tienen razón al no dar crédito a esta peculiarmente milagrosa conversión. Tampoco deberían desocupar los edificios que tomaron a comienzos de este mes, ni tampoco desarmarse.

Los dirigentes de la junta de Kiev, Yatseniuk y el auto proclamado presidente Oleksander Turchinov, al igual que la Timoshenko, están hablando de unidad nacional y haciendo vagas promesas en torno a una reforma constitucional.

Bajo el acuerdo de Ginebra firmado por Estados Unidos, Rusia, Unión Europea y el régimen de Kiev la semana pasada, este último está obligado a participar en un diálogo nacional con sus opositores políticos en el oriente y el sur del país con vistas a asignar una mayor autonomía a aquellas regiones.

De manera significativa, el acuerdo de Ginebra también afirma el desarme de todas las agrupaciones a través del país y la evacuación de los edificios ilegalmente ocupados en todas las ciudades. Semejante estipulación debería también aplicarse al golpe de estado en Kiev y a sus paramilitares neo-nazis, quienes continúan ocupando la Plaza de la Independencia (Maidan) y otros espacios públicos.

A pocas horas de firmado el documento de Ginebra, el régimen de Kiev y su principal patrocinante,

Washington, comenzaron a interpretar los términos de manera unilateral y distorsionada.

El fatal error emana de haberle acordado en Ginebra al régimen de Kiev la autoridad de gobierno de Ucrania. No se trata de un gobierno soberano sino de una cuota de régimen instalada por Washington y sus aliados europeos empleando una criminal subversión. El único mandato que tiene este régimen es aquel que Washington y Bruselas le han conferido.

La junta de Kiev podrá estar hablando con vaguedad acerca de la unidad nacional pero si que está exigiendo específicamente el desarme unilateral de los manifestantes en las ciudades orientales.

Por otra parte, el autoproclamado ministro de relaciones exteriores, Andrey Deshchitsa, ahora está diciendo que si los manifestantes de Donetz, Jarkov, y Slaviansk no entregan de inmediato las armas y desocupan los edificios tomados, el régimen de Kiev reanudará su represión antiterrorista mediante el despliegue de las fuerzas nacionales de seguridad de Ucrania.

En esta aplicación unilateral del acuerdo de Ginebra, la junta de Kiev cuenta con el pleno apoyo de Washington. El presidente Barack Obama dijo que el gobierno norteamericano espera que Moscú facilite el desarme de los manifestantes pro-rusos y que si no lo hace, entonces Washington aumentará las sanciones, esta vez contra la economía de Rusia.

Washington también agregó que suministrará equipamiento militar no letal a la junta de Kiev.

De tal modo, que al golpe de estado de Kiev se le permite tomar violentamente el poder e ilegalmente deponer al presidente elegido, Viktor Yanukovich y a su gobierno, hacer pedazos la constitución del país, amenazar con ejercer la violencia en masa contra la población de origen ruso y luego tomar decisiones soberanas respecto de préstamos del Fondo Monetario Internacional y asociarse con la OTAN, con la Unión Europea y con Estados Unidos.

A este régimen fascista, no elegido, se le permite continuar armado y arrogarse el derecho de desplegar al ejército nacional de Ucrania según su propia y reaccionaria agenda política, al tiempo que todos los demás partidos deben abstenerse de protestar ante semejante usurpación cuando en la realidad a los opositores se les está planteando un ultimátum para que capitulen frente a estos impostores o en su defecto, enfrentar una violenta represalia.

¡Ale-Yulia! La democracia y la legalidad han sido crucificadas y se supone que nosotros debemos inclinarnos ante la redención del cambio occidental de régimen en Ucrania.

*Aleyulia, término acuñado entre Aleluya y Yulia, nombre de pila de la Timoshenko

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1321 veces.



Finian Cunningham

Analista internacional


Visite el perfil de Finian Cunningham para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: