Enrique Peña Nieto saca las uñas

Los emperadores aztecas gobernaron el país con mucha sabiduría después los dictadores vestidos de civil lo hicieron con mucha ignorancia y corrupción hasta hoy. En los 90 comenzaron a compartir el Estado con el Congreso y los tribunales en desuso, situación que fue bien aprovechada por los carteles de la droga y sus más de 70.000 muertos en complicidad con el negocio de las armas de la CIA y DEA a través de la frontera.

Después de 20 años la corrupta y mediocre política mexicana se puso de acuerdo para aprobar reformas constitucionales y privatizar los sectores estratégicos deteniendo a los sindicatos de maestros, quitar el poder monopólico de las comunicaciones al archí millonario Carlos Slim, mejorar con inversión privada la cara energía eléctrica y reformar Pemex.

A mediados de año el presidente Enrique Peña Nieto logro que los partidos políticos más representativos partido revolucionario institucional (PRI) de Nieto, partido de la revolución democrática (PRD) y el partido acción nacional (PAN) firmaran el “pacto de México”, que delinea 95 objetivos que van desde una reforma tributaria hasta la prohibición de comida chatarra.

En agosto, Peña Nieto dio el primer paso para terminar con 75 años de estatización del petróleo, en 1938 Lázaro Cárdenas convirtió al petróleo en el pilar del nacionalismo mexicano, propuso abrir a la inversión privada al sector eléctrico, energético, comunicaciones, desintegrando viejas e ineficientes monopolios como Pemex, Comisión Federal de Electricidad, Sindicatos de maestros, Corporaciones de Comunicaciones y comida chatarra, Coca Cola, Pepsico, Bimbo entre otras multinacionales.

Este pacto consiguió que un cuerpo autónomo evalué a los maestros restándoles la complicidad a sus compañeros del sindicato.

Reformo el poder judicial para que las apelaciones no detengan los procesos.

Elimina la inmunidad a los servidores públicos.

Un ente regulador pueda dividir a las empresas de telecomunicaciones y formar empresas privadas.

Nuevas leyes para auditar las cuentas estatales y municipales, son reformas que hasta cierto punto el pueblo aplaudió.

Pendientes están la ley de bancos para que amplíen sus créditos.

La creación de una agencia nacional para que pueda supervisar los comicios federales.

Aumento del sector privado en la industria energética.

Una reforma fiscal para incrementar los ingresos federales.

La creación de un sistema de seguridad social universal.

Son las reformas constitucionales que faltan y que tal vez no se den porque el “Pacto de México” se fisura por los cambios en los contratos que Peña Nieto intenta realizar en la joya de México.

Por sus ingresos Pemex, es la mayor compañía de los mexicanos, la numero 13 en América Latina según Exelsior y a nivel mundial es 34 dice la revista Fortuna, es, además, una de las empresas más ineficientes y corruptas del planeta, están a punto de dejar sin petróleo al pueblo de México.

Hace 10 años Pemex producía 3.4 millones de barriles de petróleo por día hoy produce 2.5 millones de barriles con una inversión de más de 24.000 millones de dólares en el 2012, la producción cayó pero cuenta con 160.000 trabajadores, tremenda contradicción si lo que se busca es eficacia.

México cuenta con unas reservas probadas de 115.000 millones de barriles, el sector petrolero aporta al fisco el 30% del PIB, Pemex en el 2012 obtuvo ingresos totales por más de 126.000 millones de dólares, un incremento del 28.9% gracias a los precios del petróleo y por la estabilidad en la producción lo sitúan como quinto productor mundial.

Peña Nieto al principio propuso contratos de utilidad compartida con las empresas privadas para actividades de extracción, exploración de gas y petróleo además del permiso del gobierno para asociarse con particulares para refinación, petroquímica, almacenamiento y transporte.

Los contratos de ganancia compartida comparten los riesgos y las ganancias pero son remuneradas en efectivo en lugar de petróleo, ahora busca nuevos contratos de ganancia compartida para yacimientos de bajo riesgo en donde toda la producción va al Estado y, los contratos de producción compartida para campos más riesgosos, además, busca elaborar un tercer tipo de contrato para explotación petrolera en aguas ultra profundas y gas de esquisto en donde las empresas controlaran el petróleo tras pagar regalías e impuestos.

En otras palabras Pemex o México, controlaría un mercado basado en la competencia en donde las empresas privadas exploren y produzcan petróleo por su cuenta bajo un contrato con el Estado, es decir, se vuelve a lo que antes las trasnacionales hicieron en Venezuela y Ecuador.

Estos cambios de Peña Nieto tienen mucho que ver con las sugerencias de Obama para que México se integre como socio para participar con el resto de países en la Sociedad Transpacífica compuesta por Australia, Brunei, Nueva Zelanda, Vietnam, Perú, Colombia, Chile y EEUU.

La Alianza del Pacifico y la Sociedad Transpacífico son Controladas por Washington, los cambios de Peña Nieto respecto de los contratos de Pemex, pasan porque México no tiene la tecnología para los yacimientos de aguas ultra profundas y para explotar las rocas de esquisto, situación por la que Pemex está invitada para que explore y produzca dentro de los EEUU en estos yacimientos.

EEUU tiene mucho que ver en la privatización de los sectores estratégicos mexicanos ejecutados por el presidente Peña Nieto porque esta quebrado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1454 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: