Mao Zedong, Hua Guofeng y Deng Xiaoping en revolución

Con motivo del viaje del Presidente Nicolás Maduro Moros a la República Popular China siempre es interesante adentrarse a realidades históricas de aquel populoso país asiático que está siendo referencia obligada en el proceso actual de la globalización y/o mundialización en todos los aspectos de las relaciones internacionales, la diplomacia internacional-global y las políticas internacionales de cada país y las realidades de la multilateralidad en asuntos globales que van desde lo social hasta la seguridad y la paz mundial.

En algún momento de sus declaraciones polémicas, Mao Zedong expresó  que los EEUU de América “…era un tigre de papel…” frase que ha sido interpretada de una y mil pensares contradictorios. Cabría preguntarnos: ¿Qué quiso, realmente, significar Mao Zedong cuando calificó al imperio estadounidense de tener los pies de barro como aquella figura bíblica de frecuente mención en tiempos pretéritos? ¿Estaba reflexionando Mao Zedong en las consecuencias del desarrollo del sistema capitalista estadounidense a muy largo plazo? ¿sí pensó y expresó en voz alta que consideraba a los EEUU de América como un país con importantes debilidades que afectarían sus propias realidades tanto internas como exteriores nos preguntamos por qué mantuvo políticas que, aparentemente, se contradecían con ese pensamiento político-filosófico? En fin, a pesar de haber tenido la oportunidad de observar al “Gran Timonel” en su lecho mortuorio en su mausoleo en la plaza de Tian Anmen (Beijing) durante más de media hora, su imponente figura (más de 1.80 centímetros) y analizar buscando en su estructurada facial alguna línea de inconsistencia no nos permitió suponer, especular, concluir debilidad alguna como jefe de estado aún y conociendo que nos consideramos que estaba muy lejos de ser un estadista. Mao Zedong fue un animal político que sustentó su poder en el conocimiento profundo de la Historia de China.

Pero vayamos a los comienzos de sus primeros pasos políticos en su tierra natal, la provincia de Hunan. El tiempo histórico de Mao Zedong fue un tiempo histórico convulsionado política, social y económicamente. Sí en la actualidad, según ciertas cifras, podrían haber alrededor de 150 millones de ciudadanos chinos, posiblemente, en su mayoría campesinos, que rotan, diariamente, por toda la geografía china en busca de un oficio cotidiano en tiempos de “no-cosecha”, en aquellos momentos de los años de 1910-1920-1930, fundamentalmente, la cifra de migración permanente de campesinos podría haber alcanzado cifras muy superiores por causa de las realidades económicas que desarrolló la economía china impuesta capitalista-imperialista en China desde el Tratado de Nanjing. Aquel era el escenario que se vivía en China y, particularmente, en su provincia natal. Cabe la pregunta: ¿Por qué Mao Zedong se interesó en el leninismo? ¿Fue a consecuencia de la influencia que impactó en sectores intelectuales chinos la Revolución Bolchevique? Debemos precisar que el conocimiento del marxismo en China estaba circunscrito a cierta intelectualidad de las grandes urbes (Beijing, Shanghai, Tianjin) gracias a traducciones del japonés al chino que, a su vez, fueron traducciones del inglés norteamericano al japonés (Li Yu-ning. The Introduction of socialism into China. Columbia Univ. Press. New York, 1971, pp. 143) Es decir, en curiosidades de la Historia, el marxismo llegó a China desde los EEUU de América vía Japón en el año de 1902: “…by 1902, Liang Ch´i-ch´ao had definitely heard of the name of Marx, which he transliterated as Mai-k´e-shih…” (Idem. Pág. 9) solo como referencia bibliográfica.

En ese orden, dándonos un salto en la Historia Moderna de China, cuando se fundó el Partido Comunista Chino (PCCh), sí analizamos las ideologías presentes en sus miembros fundadores podemos precisar que se encontraba un interesante abanico de pensamientos europeístas de izquierda en su sentido más amplio, es decir, no era lo fundamental de la base ideológica fundacional del PCCh, el marxismo. Cualquiera que tenga la oportunidad de leer la tesis escrita por Ch´en Kung-po, miembro fundador del PCCh (“The First Conference, 1921” en The Communist movement in China. Octagon Books. New York, 1979, pp. 79-82) como el interesante y completo análisis de Tony Saich (“The rise to power of the Chinese Communist Party”. M.E. Sharpe. New York, 1996, pp.1433) podría comprender como el nacionalismo bañado de pensamientos de izquierda y de las clases medias nacionalistas chinas tuvieron sus influencias en tiempos posteriores revolucionarios que en la era post-Mao han, en alguna medida, resurgido, particularmente, con el pragmatismo ideológico (aunque nos suene contradictorio) de Deng Xiaoping.

En ese orden, al mencionar a Deng Xiaoping debemos referirnos a una historia que nos comentara José Rodríguez Iturbe cuando, en visita a China, la misión de políticos venezolanos en la cual era parte  sostuvieran una conversación con el fundador del Ejército Popular de Liberación (EPL), Zhu De, que nos permitimos transcribir lo más preciso posible. Zhu De, señor de la guerra (caudillo chino para su mejor comprensión), le comentó a la delegación venezolana que era adicto al opio. Cuando el PCCh decidió enviar a un grupo de camaradas a Europa, concretamente, a Francia, entre los que se encontraba Zhou Enlai y Deng Xiaoping, Zhu De decidió, voluntariamente, curarse de la adición al opio por lo que le pidió a sus compañeros de viaje lo ataran a un poste del barco donde permaneció hasta su llegada al puerto de Marsella totalmente curado. Drástica decisión.

Pero lo importante, al tiempo, es que es evidente que durante el viaje se estrecharon fuertes lazos de amistad de quienes serían el segundo hombre más fuerte de China, Primer Ministro y su eterno Canciller, Zhou Enlai, de quien sería el fundador del EPL, Zhu De, y quien, después del triunfo de la Revolución china cuando el PCCh y el EPL derrotaron a Chiang Kaishek durante el desarrollo de la “Guerra Civil”, es decir, Deng Xiaoping, posteriormente a sus responsabilidades como serían la de ejercer como comisario político del EPL, ejercería como secretario del Consejo de Estado, perseguido durante la “Revolución Cultural” y promotor de la política de “reforma y apertura” que ha llevado a China a ser una potencia no solo regional-asiática sino mundial, es decir, el camarada Deng Xiaoping.

¿Qué pasó en las fases finales de la Revolución Cultural y cuál fue el rol del sector militar y dónde estaba Deng Xiaoping? A pesar de que la Revolución Cultural se transformó en un proceso político de “caos y anarquía”, debemos precisar que el pensamiento en el cual se sustentó dicho movimiento político impulsado y apoyado por Mao Zedong, nació en la Cancillería china. En su desarrollo posterior, el sector anárquico social chino, líderes ambiciosos que buscaban controlar el poder central, el desarrollo de la crisis de la economía china y excesos de liderazgo mal concebidos, desarrollaron un interesante movimiento socio-político en el “caos total” de China. En ese desarrollo tenían que confrontar, combatir y perseguir a sus enemigos políticos internos en el PCCh (Comité Central y Polítburó) quienes se habían opuesto al desarrollo caótico de la Revolución Cultural, entre los cuales estaba Deng Xiaoping.

Este sector anárquico, aparentemente, nunca tuvo el apoyo ni la solidaridad del Ejército Popular de Liberación mientras que Deng Xiaoping no solo por sus actuaciones como “comisario político” del EPL sino por su participación durante la “Guerra Civil” (1947-1949) en el “Frente nor-oriental” conjuntamente, se dice, al lado de Lin Biao, lograba suscribir adhesiones en el mundo militar a sus críticas hacia la Revolución Cultural. Es decir, Deng Xiaoping era un militar (comisario político) y político respetado y reconocido por todos los mariscales históricos que comandaban a las fuerzas militares chinas de aquellos momentos de “caos y anarquía” total.

Según la “chismografía histórica”, los mariscales se reunieron, se dice que en la provincia de Guangdong, tomando la decisión político-militar con apoyo de Zhou Enlai, de “tomar el control de las calles, infraestructuras e industrias básicas” de toda China. Restablecer a Deng Xiaoping como político fundamental del PCCh, como factor fundamental para la salida de la crisis, del caos y la anarquía en la cual estaba inmersa China a consecuencia del desarrollo que había tenido la Revolución Cultural, perseguir a los líderes fundamentales de la Revolución Cultura en su fase tardía para encarcelarlos y juzgarlos y apoyar el llamado a un Congreso del PCCh para tomar decisiones fundamentales que buscaran nuevos paradigmas que permitieran a China asumir sus responsabilidades tanto nacionales como internacionales.

Dicho Congreso se realizó en diciembre del año 1978 (Tercera Sesión Plenaria del XI Congreso del Comité Central del PCCh) cuando se decidió apoyar e impulsar las políticas de “reforma y apertura” que propusiera y promoviera Deng Xiaoping con todo el apoyo del Ejército Popular de Liberación y aquellos cuadros del PCCh que habían sido perseguidos durante la Revolución Cultural en su fase tardía por la denominada como “la Banda de los Cuatro”.

En ese marco referencial histórico, muere Mao Zedong (9 de septiembre de 1976) quien designó como su sucesor a Hua Guofeng, nativo de la provincia de Hunan, quien gobernó China como Primer Ministro entre los años 1976 a 1980 ya habiendo fallecido Zhou Enlai (8 de enero de 1976), se convierte en el “hombre fuerte” de China. En el mundo diplomático, tras conocerse la muerte de Mao Zedong, se tejieron especulaciones sobre quién sucedería en el poder al “Gran Timonel”. Por esas curiosidades que se convierten en Historia, el mundo llega a conocer la noticia de quien sería el “hombre fuerte” de China, es decir, el sucesor de Mao Zedong, Hua Guofeng, durante la presentación de credenciales en el Hotel Beijing del designado Embajador de la República de Venezuela ante le Gobierno de la República Popular China, José de Jesús Sánchez Carrero, cuando la foto de la entrega de las Cartas Credenciales a máximo líder, Hua Guofeng, fue dada a conocer a la prensa mundial y a los países muy preocupados por aquella realidad transicional-temporal por la Agencia Xinhua.

La foto de la entrega de credenciales reposa en nuestra Embajada en Beijing. (http://venciclopedia.com/index.php?title=Archivo:Jose_de_Jesus_Sanchez.jpg).

Cosas de la Historia Diplomática.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2396 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a173791.htmlCd0NV CAC = Y co = US