Una nueva ciencia de la guerra: el sentido común. ¡No me jodas!

“La Administración del presidente Barack Obama admitió este domingo que no posee ‘pruebas confiables’, ni mucho menos ‘irrefutables’, que confirmen la responsabilidad del presidente sirio, Bashar Al-Assad, en los supuestos ataques con armas químicas que habrían sido perpetrados el pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco… El principal asesor de Obama, no obstante, reiteró las acusaciones contra Damasco, alegando que ‘una prueba de sentido común’ dicta que Damasco es el autor del ataque.” (Aporrea). El contrasentido de Washington: una amenaza para el sentido común del mundo

En Irak no habían armas químicas, pero como el sentido común decía que sí las había, atacaron a ese país y asesinaron a su Presidente; la mayoría de los países del mundo sabe que el gobierno de Siria no es responsable por el uso de armas químicas; los mismos mercenarios dijeron que ellos las tenían, Putin aseveró lo mismo al igual que los chinos, América Latina se unió en coro para decir no a la guerra junto a más del 60% del pueblo estadounidense; Paco, el Papa, no está de acuerdo con esa guerra, tanto que hasta dejó de comer y oró por la Paz en Siria. Todo, ¡todo el sentido de común! de casi (casi, porque Capriles también está de acuerdo con Obama) todos los habitantes de la tierra dice ¡NO! a esa guerra. Sin embargo, como Obama se encaprichó con la suya, al igual que hicieron todos sus antecesores y los guerreristas del Congreso norteamericano, y como ya no tienen que argumentar, apelan “al sentido común” para atacar a Siria; o sea, la guerra contra ese pueblo va ¡PORQUE VA!.

Creo que los gobiernos del mundo deberíamos tomar dos medidas: 1) declarar a Estados Unidos una amenaza para la vida en el planeta y, en consecuencia, pedir a la ONU organizar una fuerza militar conjunta que someta a su Presidente a la justicia internacional y 2) iniciar un boicot mundial no comprándole nada de lo que producen ni vendiéndolo materia prima. Al fin y al cabo estamos al borde de una catástrofe mundial, lo peor que podemos hacer es quedarnos sin hacer nada, solo viendo, como si se tratara de una película, que la vida sea destruida en la tierra. Incluso, supongamos que no hacemos nada y Obama se lanza a esa aventura  belicista; supongamos además que se sale con la suya, entonces al menos la mayoría de los países del próximo oriente, se convertirán en sus secuaces, controlarán el Mediterráneo, el Canal de Suez, el Mar Rojo, y después el Estrecho de Ormuz cuando acaben con Irán, es decir, todas las vías marítimas que le garantizan el control del comercio del petróleo, del gas y otras materias primas y de los productos finales; en síntesis: EEUU se apodera de la tierra. ¿Se quedarán Rusia y China impávidas? ¿Negociarán con EEUU el reparto del planeta, como lo hicieron las naciones ganadoras en la II Guerra Mundial? ¿O usarán su poder bélico para eliminar la amenaza? ¿E Irán? Por los momentos el problema de fondo de EEUU sigue sin resolverse: su gran déficit fiscal, su enorme deuda pública, la negativa balanza de pago, ¡la quiebra de ese imperio!.

                Pensaba dejar el artículo hasta aquí, pero acabo de escuchar a Obama, en un intento por convencer a sus coterráneos, cuando decía que acabar con el régimen sirio era fundamental para garantizar a los hijos de las familias norteamericanas un futuro seguro. Ajá, ¿los hijos e hijas de las familias sirias “valen” menos? Para ellos si. ¡Obama: anticristo!.

*Diputado AN/PSUV-Portuguesa, lamdogsa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1750 veces.



César Alejandro González Castellano

Diputado del PSUV a la Asamblea Nacional por el estado Portuguesa.

 lamdogsa@gmail.com

Visite el perfil de César Alejandro González Castellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: