Espiar pendejos: cuesta demasiado tiempo

Los pendejos somos demasiados, somos un frente demasiado grande como lo diría el abuelo de Facundo y por eso los militares de su tiempo no atacaban a los pendejos. Los pendejos somos los únicos que nos parecemos a Dios, que estamos en todas partes, casi todo lo escuchamos o lo vemos. Por eso, espiarnos cuesta demasiado tiempo al imperialismo y como los pendejos no valemos lo que valen el petróleo, el oro, el diamante, la esmeralda y los minerales vitales para la construcción de armas de la guerra pues el imperialismo no se ocupa de nosotros sino de esos personajes que tienen responsabilidades de Gobierno o de Estado y que de una u otra manera, pueden tomar decisiones económicas que desfavorezcan los intereses de los imperialistas. Lo que sucede es que Obama amén de tenernos por pendejos también cree que los pendejos somos gûevones.

                Obama lo dijo y por pendejo tiene a la persona común y corriente, amén de que el mundo entero sabe que el imperialismo estadounidense espía incluso a sus más fervientes epígonos como el primer ministro inglés o la canciller de Alemania pero también a Putin y al jefe de Gobierno chino. ¿Qué dijo el belicoso moreno de la Casa Blanca?: “Estados Unidos no espía la correspondencia ni los llamados telefónicos de personas comunes y su recopilación de inteligencia internacional se ha centrado en áreas de preocupación muy específicas”.

                ¿Cuáles son esas áreas?: “contraterrorismo, armas de destrucción masiva y ciberseguridad”. Si eso fuese cierto, el señor Obama debería reconocer que el primer espionaje sería contra el propio Estado estadounidense por ser el principal terrorista, el mayor dotado de armas de destrucción masiva y el más elaborador de virus informáticos. Y, de otro lado, debería explicar el por qué se espía a gobiernos como el de Haití o Estados que no son terroristas, que no poseen armas de destrucción masiva ni tampoco tecnología para darse el lugar de destacar en ciberseguridad. ¿Por qué… por qué… por qué, explícalo Obama, Cuba aparece siendo el cuarto país más espiado por el Estado estadounidense cuando sabes que el Gobierno cubano es enemigo del terrorismo y eso lo comprueba los cuatro cubanos que aún mantienen presos en Estados Unidos precisamente por denunciar hechos de terrorismo en el propio territorio estadounidense, no tiene armas de destrucción masiva y no anda trasnochándose día y noche tratando de escuchar las perversiones y planificaciones de crímenes de lesa humanidad que se hablan en la Casa Blanca?

                Como los pendejos no somos espiados y eso lo garantiza, nada más y nada menos, que el señor Obama, entonces, podemos dormir tranquilos, escribir tranquilos, publicar lo escrito tranquilos, hablar tranquilos y hasta conspirar tranquilos  porque lo que no espía el imperialismo no lo espía nadie. Por eso los pendejos debemos elaborar una tabla de palabras para comunicarnos exclusivamente entre pendejos. Palabras que tengan significado explosivo, violento, agresivo, como por ejemplo: insurrección, lucha armada, niple, pistola, granada, guerra de guerrilla, escuadrón de asalto, guerra prolongada, centralismo por encima de la democracia, ofensiva y nada de defensiva, asalto, emboscada, contrainteligencia, contrainformación, objetivo determinado, yanqui go home, vamos por la reina sin decir que se trata de la abeja, no lo peles sin mencionar que se refiere al cambur, donde pongas el ojo sabes lo que debes poner pero que nadie descubra que se trata de la chica que te guste, un paso atrás pero cinco hacia adelante sin especificar que eso será cuando nos toque huir, usa H2O a la n para que crean que los pendejos no son tan pendejos y ya tienen elaborada una bomba atómica producida a punta de agua y no se enteren que lo que tenemos es mucha sed, cambia de táctica y nadie se dé cuenta que te estás bajando de una moto para montarte en una bicicleta, sostén la estrategia a riesgo de lo que sea y nadie descubra que se trata del final del poema de Mario Benedetti, no se olviden de los suministros y nadie sepa que nos referimos a papel higiénico y harina pan, tiren todos los gases que sean posibles para que ningún enemigo descubra que hablamos de pedos, envíen agujas percutoras y nadie sepa que son para coser las botas rotas; en fin: toda palabra que huela a guerra o revolución.

                Si los pendejos, que somos muchos pero muchísimos, logramos que el imperialismo nos espíe estaremos dando un paso importante hacia su oratismo en delírium trémens. Eso, además, de aliviarle la carga pesada a aquellos gobernantes que son espiados durante las veinticuatro horas del día porque el imperialismo tendrá que darle demasiadas vueltas a su cabeza tratando de descubrir en qué momento y en qué lugar les va a explotar un vainón. Vainón, por lo demás, producido sólo por pendejos.

                En verdad, el señor Obama cree que los pueblos están conformados –en su inmensa mayoría- por pendejos. Y en cierto sentido tiene razón, porque  los esclavos son pendejos justo hasta ese instante en que deciden hacerse libres. Lo que no ha visto Obama con sus propios ojos ni escuchado con sus propios oídos es una rebelión de pendejos lanzando la consigna: “¡Todo el poder para el proletariado!”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1543 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: