Vientos de la sabana

Una iglesia en la calle

La visita del presidente Nicolás Maduro al Vaticano y su reunión con el papa argentino Francisco I, nos trae unos vientos promisorios en el acercamiento de la institución católica a su verdadero trabajo pastoral de salvación de almas y de construcción de un hombre pleno de valores que contribuyan a mejorar la sociedad en general. Y eso es lo que la mayoría de venezolanos queremos una iglesia católica que de verdad asuma su rol espiritual, lejos de los atareados menesteres de la vida política nacional en donde se erige un proyecto vanguardista, vigoroso, promisorio y social.
La gran mayoría de venezolanos católicos espera de su iglesia un cuerpo voluntarioso de hombres de fe, entregados a la expandir los reinos celestiales a través de una evangelización sana, circunscripta a las enseñanzas bíblicas y los evangelios que narran la vida del Gigante Jesús, hijo de Dios, en los pasajes de Mateos, Marcos, Lucas y Juan; una iglesia que vuelva a sembrar valores importantísimos en las relaciones personales y sociales que engrandezcan la sociedad como tal, a un inmenso departir en un paraíso terrenal, como lo ideó el Creador y donde podamos convivir con valores de solidaridad, igualdad, paz y amor.
De verdad que se requiere de una iglesia algo muy similar a los propósitos intrínsecos del ideario de nuestro Hugo Chávez, donde podamos elevar los más sublimes designios humanos y espirituales enarbolando banderas de libertad, justicia social, dignidad, soberanía autodeterminación y amor entre todos.
Por allí todos anhelamos que la iglesia católica contribuya a este plan político y de verdad se sume a tareas que nos unen como la edificación de un ciudadano que se aleje de los vicios sociales y se aleje de la delincuencia que tanto daño a generado a las familias mundiales, producto de una serie de degeneraciones donde la narcopolítica, el cine, la televisión y la música han implantado una serie de contravalores que socavan las bases morales de nuestros niños, adolescentes y jóvenes que se ven atrapados en un circuito consumista, podrido y aberrante que son secuelas del mundo capitalista y desmedido en que avanzas las sociedades mundiales.
Nuestro proyecto bolivariano y chavista se encamina a seguir avanzando con pasos firmes por un mundo necesario que garantice la supervivencia del hombre y su entorno natural. Cuanto no deseamos desde lo más profundo de nuestros corazones que la iglesia católica entienda y atienda este llamado de seguir este camino que defiende al hombre y su evolución sustentable, a la vida y al amor.
Nos alegra la reunión de Nicolás Maduro y el papa Francisco I. Además que podemos observar como el Vaticano y la Iglesia Católica reconoce la institucionalidad y soberanía de nuestro digno pueblo. Un diálogo sincero que esperamos que se empiece a nutrir con un apostolado que busque atacar los vicios y la delincuencia, y que veamos jóvenes fuertes y vigorosos espiritualmente, estructurados en familias y comunidades sanas, benignas y fructíferas en paz y en amor.
El pueblo católico también recibió con beneplácito el diálogo sobre el médico José Gregorio Hernández, por quienes claman su beatificación…, una solicitud que demanda de muchos protocolos interno de la Iglesia católica, pero que han empezado a evaluarse con más rigurosidad.
Todo un encuentro de paz y donde todo el pueblo venezolano se suma a grandes y vistosos resultados…, a veces no entendemos como personajillos como el perdedor Carriles, en una muestra más de su malandrería e ignorancia, trata por todos los medios de desmeritar estos acercamientos entre el gobierno y la Iglesia Católica. Una mezcla extraña y oscura de envidia y mezquindad que no puede ocultar pese a su falsa careta de líder y de supuesto estadista. Un ser tan minúsculo y vago, que debería atender a su propia gente que lo eligió en Miranda y que dejó a la buena de Dios y nuestro responsable gobierno chavista, porque este balandro de Carriles, quien pactó con el narcopolítico de Uribe, anda saboteando todo lo bueno que queremos seguir construyendo en Venezuela con un gobierno de calle, presidido por el propio Nicolás Maduro y con una Iglesia que ahora queremos que se sume a la paz en las barriadas del país.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2105 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor