Eurolat

Globalización y crisis financiera

I. En la sesión de la Comisión de Asuntos Económicos, Financieros y Comerciales de la Asamblea Parlamentaria Euro- Latinoamericana (EUROLAT), realizada en Cádiz, España, este pasado 9 y 10 de noviembre, se discutió y aprobó un texto titulado “Globalización y crisis financiera”.

El referido documento registra en síntesis consensual el pensamiento de dirigentes políticos de diversas corrientes ideológicas a ambos lados del atlántico. La crisis es ya de tal magnitud y con consecuencias sociales desastrosas para el pueblo europeo que fue imposible para los europarlamentarios de derecha negarse a suscribir conclusiones que tocan el fondo de la actual crisis y que cuestiona una “nueva falla” del capitalismo global.

El documento EUROLAT comienza por reconocer –a proposición de Venezuela- que la actual crisis tiene un carácter estructural, en tanto que, desbordan sus esferas políticas, económicas, sociales, alimentarías, energéticas, climáticas y de valores éticos; lo que supone nuevas realidades e inmensos retos que obliga a la Unión Europea y la América Latina y el Caribe, en el contexto del reacomodo del orden económico internacional pluripolar, a construir la nueva arquitectura económico-financiera, al servicio del desarrollo planetario y no de las oligarquías o minorías que concentran grotescamente la riqueza.

El texto admite que la actual crisis financiera del mundo “se gestó especialmente por la falta de control y la desregulación de los mercados financieros” originando la falta de liquidez, solvencia y transparencia, así como dificultades en la financiación de la economía real, cuya consecuencia es la actual recesión en la Zona Euro, la contención del crecimiento en los EEUU, la desaceleración del comercio mundial y por tanto, tasas de paro que estremecen a las economías industrializadas. Es igualmente significativo que se aprobará por mayoría una enmienda en la cual se reconoce que “ los programas de ajuste presupuestario excesivamente agresivos en los países en recesión pueden empeorar todavía más su situación,...” y es concluyente al solicitar “un esfuerzo para la reactivación de la economía en aras de recuperar la senda del crecimiento y la generación de empleos..”

Es conocido que el actual debate en Europa se remite a la decisión de la clase política gobernante, en la mayoría de esos países, de aplicar el programa de austeridad fiscal ideado por el FMI y la Comisión de la Unión, y la oposición abierta que comienzan a realizar los trabajadores y las fuerzas de izquierda, lo que hace presagiar un duro combate social en los próximos años en el llamado viejo continente.

Al debatirse la naturaleza del futuro comercio entre la UE y MERCOSUR queda registrado que cualquier acuerdo de asociación entre ambos bloques económicos, deberá tener en cuenta las asimetrías, esto es las desigualdades del desarrollo, el carácter complementario en lo productivo, la protección del medio ambiente y, como objetivo superior mejorar los niveles de vida de los pueblos de ambas regiones. En este aspecto la delegación bolivariana deja claro el respaldo a la posición de los gobiernos de Argentina y Brasil que cuestionan principistamente los subsidios que la UE da a sus agricultores y lo niega al MERCOSUR.

II. El documento que comento logra pronunciarse sobre temas capitales en lo referente a la regulación del sistema financiero mundial, cuyos niveles de especulación, trampas y fraudes financieros llegaron al extremo en estas dos ultimas décadas, Aun cuando no se abordó en el texto queda claro para nosotros que la opción de la acumulación privilegiada en las finanzas buscó la ganancia rápida y fácil, que implosionó con el estallido de la burbuja hipotecaria en 2007 develando con ello la gigantesca masa de productos derivados a la que condujo el capitalismo y su llamada “ingeniería financiera” desregulada, cuya cuantía ya alcanza los 800 billones de dólares, nada más que 14 veces mayor que el PIB mundial.

Resalto en consecuencia la proposición de que “ todos los mercados financieros, productos y participantes estén sujetos a regulación y supervisión, sin excepción e independientemente del país de origen para lo que se hace necesaria la creación y aprobación de una lista que indique los paraísos fiscales (off shores) y la regulación urgente de los fondos de cobertura o fondos de alto riesgo (hedgefunds)...” Está implícita una solicitud a los países EUROLAT para “que adopten todas las medidas necesarias para luchar contra los paraísos fiscales”. Es un tema esencialmente de Europa en el cual países como Bélgica, Suiza y Luxemburgo dan tratamiento fiscal favorable a los capitales que se refugian en ellos.

Al cuestionar, de igual manera, la credibilidad de las actuales agencias de calificación de riesgo crediticio, el documento convoca a los países a diversificar el ámbito de las agencias de calificación crediticias independientes y a la posibilidad de crear nuevas agencias con estrictos códigos de conducta.. Es sabido que en nuestra región por proposición de Ecuador y Venezuela se debate la idea, entre otras, de tener una calificadora de riesgo propia.

En igual sentido, se pide a los países de la UE y AL y C que trabajen conjuntamente para examinar la introducción de un impuesto sobre las transacciones financieras a escala global, no solo para reducir las especulaciones de riesgo, en nuestro caso la amenaza de los capitales “golondrinas” que vienen a nuestro sistema bursátil y financiero en búsqueda de tasas de ganancias que la crisis capitalista no se las permite en el norte, sino también para apoyar los presupuestos nacionales y el necesario apalancamiento del gasto de inversión y social.

En paralelo, se reconoce como viable que América Latina y el Caribe trabajen para constituir un fondo Regional de reservas y de Estabilización Macroeconómica que nos permita utilizar nuestros ahorros, ampliar la cooperación y la integración, coadyuvando en la estabilidad y desarrollo económico- social.

Finalmente, recojo el reclamo de la Asamblea Parlamentaria de la EUROLAT por una mejor representación de los países emergentes en las instituciones financieras internacionales, FMI y BM, que permita un mayor equilibrio en esas instituciones, hasta ahora, plenamente controladas por EEUU y Europa. Es obvio que nos referimos a China, Brasil, India y Rusia.

La más grave crisis global que enfrenta el capitalismo en lo que va de siglo XXI requiere su evaluación permanente desde el rigor del análisis científico técnico, no solo para observar su desenvolvimiento, también para adentrarnos, con sentido de sociedad humana, en las maneras y formas de superarla, que es el inmenso desafió desde el campo del socialismo de replantearnos utopías y combates para acercarnos a ellas.

rodrigo1cabeza@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1804 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: