Inglaterra, Assange y Ecuador

A mediados de 2010 una página web de nombre Wikileaks, creada por el periodista y programador australiano Julián Assange puso a temblar a la política exterior gringa, al ponerse al descubierto una serie documentos electrónicos que revelaban las travesuras injerencistas de los diplomáticos del norte alrededor del mundo.

El gobierno yanqui apeló a sus leyes anti terroristas para levantar un juicio contra el sueco, mientras que en Suecia apareció un pintoresco expediente de acoso sexual destinado a aniquilar la imagen del hombre que le dobló el pulso al Departamento de Estado e hizo temblar a muchos políticos en funciones de gobierno o de oposición en el planeta.

Una lucha cibernética se realizó contra Assange y su web, que mientras recibía premios internacionales era perseguido por el aparato jurídico de EEUU, Reino Unido y Suecia. En un evidente esfuerzo por evitar las críticas de coartar la libertad de expresión, el forjado caso sexual es profundizado para perseguir al periodista, quien es detenido en Londres y la trasnacional Visa suspendía el crédito a Wikileaks. La defensa de Assange puso en el tapete que Reino Unido lo extraditaría a Suecia y de allí corría el riesgo de ser entregado a EEUU donde le aplicarían las leyes antiterroristas.

Assange se refugia en la Embajada de Ecuador en Londres, seguramente conocedor de la tradición de derecho internacional humanitario de nuestra región, y en la convicción de que su juicio estaba siendo montado por razones políticas, dadas las evidencias de hostigamiento judicial y económico contra su web. El gobierno ecuatoriano analizó en un plazo prudencial la solicitud, sin precipitarse y basándose en una amplia investigación. Al acercarse la hora de anunciar la decisión, el gobierno realista de Reino Unido hace pública una insólita nota verbal dirigida a las autoridades del país suramericano. De manera tajante advierte que el Reino Unido tiene el poder legal de suspender temporalmente el estatus del recinto de la embajada y arrestar a Assange y alude a una (anti) Ley de Recintos Diplomáticos y Consulares de 1987. Para dar seriedad a su ultimátum, la agrega que espera que no sea necesario el asalto a la embajada.

De esta manera, Gran Bretaña da un zarpazo al derecho internacional del cual es parte, al firmar la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, así mismo los tratados sobre derecho de asilo y la doctrina de la Naciones Unidas consagrada en la Declaración Universal sobre Derechos Humanos. Inglaterra es fundadora de la ONU y uno de sus miembros permanentes. El derecho internacional humanitario es uno de las pocas garantías vigentes de la paz en el mundo.

La amenaza inglesa de aplicar leyes internas a las relaciones internacionales, sin mayor pretexto que la soberbia y la tradición imperial frente a un pequeño país le puede granjear el aislamiento internacional. Las reacciones de Rusia, UNASUR y ALBA y de la opinión pública mundial ya se hacen sentir, al punto que el canciller inglés ha suavizado el discurso. Claro está, se prepara junto a su par EEUU para aplicar otro tipo de retaliación a Ecuador como suspenderle las preferencias arancelarias y convencer a Europa de disminuir las importaciones ecuatorianas. Un nuevo capítulo en el cual habrá que posición toma la Organización Mundial del Comercio (OMC).

@bolivarreinaldo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1951 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: