El que hace la ley, hace la trampa

“El que hace la ley, hace la trampa”, dicho popular muy arraigado en nuestro País, con el que nuestra característica picardía criolla ha querido expresar que, la legitimación de una ley deviene de su aplicación ética. Así podemos afirmar que no todo hecho legal es legítimo o lo que es lo mismo, que como consecuencia de la mala aplicación de una ley podemos hacer que un delito parezca un acto de justicia.

Lo sucedido en Paraguay el pasado 22 del presente mes es un ejemplo palpable del enunciado anterior y para mejor comprensión, analicemos los hechos: El Congreso de Paraguay resuelve hacer un juicio político al presidente de la República por cinco cargos que según el criterio del cuerpo colegiado y de acuerdo a la interpretación que hacen de su Constitución, son causales de la destitución del Presidente. Visto de esta manera es innegable que este es un acto político legal, pero este mismo Congreso en un lapso de veinticuatro horas llama a juicio al acusado, y le concede dos horas para ejercer su defensa, violando de esta manera premeditada y alevosa, el debido proceso que le garantizara su defensa, convirtiendo el hecho legal en un ilegítimo “golpe de estado institucional” contra un proceso democrático como el que se venía desarrollando en Paraguay, emanado de la voluntad popular después de largos períodos de dictaduras y asaltos al poder.

Este golpe de estado coloca al presidente Fernando Lugo Méndez en una situación muy difícil para la inmediata reacción ante los hechos por una serie de factores políticos que caracterizan al caso específico de Paraguay y entre los cuales se destacan:

a) El presidente Lugo llega al poder con la coalición de los mismos partidos que se confabulan en su contra para enjuiciarlo y que no son otra cosa que organizaciones corrompidas al servicio de la oligarquía paraguaya, cómplices de los gobiernos anteriores ante los cuales las tímidas reformas sociales hechas a favor del pueblo uruguayo se convierten en amenazas para sus propios intereses comerciales.

b) Por su condición de ser Obispo católico la oligarquía paraguaya esperaba de Fernando Lugo Méndez, un comportamiento político cónsono con la jerarquía eclesiástica paraguaya, divorciada del pueblo y tradicionalmente al servicio de los ricos y poderosos.

c) La representatividad de la democracia paraguaya permite que el congreso sea el “poder omnívoro” que imponga la voluntad de 39 personas para devorar arteramente el mandato de todo un pueblo.

d) La pasividad impuesta por la rutina de la obediencia dogmática religiosa aplicada a su nueva condición de político, que pudiera en su caso, haberle impedido hacer las reformas necesarias que permitieran y garantizaran los cambios pretendidos.

Lo descrito hasta ahora podríamos catalogarlo como causas internas inmediatas del golpe de estado, reflexión que no estaría completa sin hacer el análisis en el contexto geopolítico y el tiempo en que suceden los hechos.

El Presidente Fernando Lugo en Paraguay forma parte de una nueva generación de Presidentes y Jefes de Estado de Suramérica y el Caribe que bajo un nuevo liderazgo emergente apuntan hacia el viejo sueño Bolivariano de la Integración de estos espacios nuestroamericanos. Y si bien las Revoluciones no se exportan, el ejemplo Cubano señalado en su tiempo por Fidel Castro, el Ché y la Revolución Cubana, es retomado por Hugo Chávez Frías y la Revolución Bolivariana, para ser seguido con diferentes matices por países que responden hoy a la empatía existente entre los pueblos y sus respectivos líderes, es así que van formando parte de este despertar americano, donde destacan por estas características: Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, Nestor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Manuel Zelaya en Honduras, Daniel Ortega en Nicaragua, Rafael Correa en Ecuador, Fernando Lugo en Paraguay y José “Pepe”· Mujica en Uruguay. Ante la ineficiencia manifiesta desplegada por la OEA para resolver situaciones de conflictos de toda índole que afectan a sus asociados se van conformando Instituciones integradoras para los pueblos de América y el Caribe en un esfuerzo de reconocimiento de los enemigos de esta integración como han demostrado ser Canadá y los Estados Unidos de América en las situaciones en que se ha solicitado su apoyo ante ataques de fuerzas exógenas obteniendo como respuesta acciones diametralmente opuestas y en algunas otras situaciones interviniendo ellos directamente contra los pueblos de los países que conforman la OEA; sirvan como ejemplos entre muchos otros, la violación al TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca) en el caso de las Islas Malvinas de nacionalidad Argentina y más recientemente en el golpe de estado contra Venezuela en el año 2.002.

Primero fue la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América- Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) conformada por Cuba y Venezuela en la Isla de Margarita y que actualmente tiene como miembros a Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas, y Antigua y Barbuda. Posteriormente se crea la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), integrada por los siguientes países: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, como integrantes de la Comunidad Andina de Naciones; Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela como integrantes de Mercosur; además de Chile, Guyana y Surinam y como países observadores México y Panamá; tanto los países pertenecientes a Mercosur se consideran miembros asociados a la Comunidad Andina, como estos a Mercosur además de Chile asociada a ambos. Recientemente se creó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) integrada por Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela de habla hispana, Brasil de habla portuguesa, Haití de habla francesa, Antigua y Barbuda, Las Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guayana, Jamaica, Santa Lucía, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago de habla inglesa y Suriname de habla holandesa.

Todas estas organizaciones marchan en el sentido de la integración de un territorio que abarca `20.413.300 Km² con una población estimada de 573.251.688 habitantes que alternan con la mayor y más rica diversidad biológica aunada al mayor reservorio de agua del planeta y de los más ricos yacimientos energéticos y minerales como el petróleo y el gas, Lógico es pensar que todas estas riquezas despreciadas y mal utilizadas por anteriores gobernantes (con la excepción de quienes las defendieron y por ello fueron derrocados) y apetecidas y aprovechadas siempre por los Imperios; son el motivo principal de las intervenciones e injerencias practicadas directamente por los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Europea en nuestros países. Ante estos cambios que se vienen sucediendo y acrecentando con el tiempo desde la asunción al poder de Hugo Chávez Frías, el Imperio estadounidense se ve en la necesidad de evitar por todos los medios a su alcance, que son bastante, el desarrollo y fortalecimiento de ese núcleo anti-imperialista, No es casual que por ello en nuestra América se sucedan diversos golpes de estado con la complicidad de las oligarquías nacionales como el del 11 de Abril de 2.002 en Venezuela y el dado a Zelaya en Honduras por haber ingresado al Alba. Tampoco es casual que en época pre-electoral presidencial en Venezuela, se articule el golpe a Fernando Lugo en Paraguay, a escasos nueve meses del final de su período presidencial y sin pretensión de reelegirse, y que en Bolivia y Argentina se intenten acciones desestabilizadoras; todas estas acciones están destinadas al debilitamiento de Unasur donde el presidente Fernando Lugo Méndez ocupa la presidencia pro tempore de esta organización y la desestabilización de la región,

Por lo pronto las eficaces e inteligentes acciones desplegadas por los gobiernos de Evo Morales y Cristina Fernández han permitido controlar los intentos perversos de golpes de estados y La virtuosa prudencia aprendida y practicada por Fernando Lugo en su tránsito religioso, contrastante con la cínica hipocresía, esgrimida como tal por sus cofrades de apostolado al exigirle la renuncia a la presidencia, le lleva a pronunciar un discurso equilibrado, acusador de la felonía, que horas después habrá de permitirle la retoma de su puesto de combate junto al pueblo en tan difíciles circunstancias evitando un inútil derramamiento de sangre.

El curso que pueda tomar el destino paraguayo en el futuro inmediato dependerá básicamente de la capacidad de defensa de los principios éticos por parte del protagonista esencial de los acontecimientos a desarrollarse que no es otro que el pueblo Paraguayo, de la intencionalidad de Fernando Lugo Méndez de defender la Presidencia legítima de Paraguay y de la acción mancomunada de Unasur, de Mercosur, de la Alba y la Celac, presionando política y económicamente para evitar la consolidación de los perversos apátridas golpistas.


mgosios@gmail.com
mgosios@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5842 veces.



Miguel Gerónimo Osío Sandoval


Visite el perfil de Miguel Gerónimo Osío Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Más artículos de este autor