La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños

La llamada Declaración de Caracas puede considerarse el documento fundacional de un nuevo organismo regional latinoamericano, LA CELAC, una Comunidad de 38 países latinoamericanos y del Caribe creada legalmente en 2011. Esta comunidad suma unos 550.018.000 habitantes y se extiende unos 20.446.902 km2. El principal objetivo de la Celac es alejarse de la Organización de Estados Americanos y así propiciar la relación de Hispano América sin contar con la intervención perniciosa de los Estados Unidos y Canadá, ambos miembros de la OEA y no de la CELAC. Esta iniciativa, bajo cualquier punto de vista resulta lógica dada la lejanía en intereses y cultura de aquellos países del norte con el resto del continente, también supone obviar el enorme peso económico y político que en la región tiene la potencia norteamericana. La CELAC es una iniciativa que partió del Presidente venezolano Hugo Chávez y que fue debidamente apoyada por el ex presidente brasileño, Lula da Silva y otros presidentes más, imponiéndose el lema de: El camino de nuestros Libertadores. Hay que tomar en cuenta que los países que conforman esta comunidad poseen los mayores recursos naturales del mundo, cerca del 60% del agua dulce del planeta, el 80% de su biodiversidad y las mayores reservas de hidrocarburos, este último recurso explotados en su mayoría por grandes empresas transnacionales de Estados Unidos o Europa, sin embargo en las últimas décadas muchos de los países de la CELAC han puesto bajo su control estos recursos y gran parte de las empresas que los explotan, como sucede en Venezuela con PDVSA, en México con PEMEX, en Brasil con PETROBRAS y en Argentina con YPF.

Para asegurar el dominio sobre sus recursos naturales, los países de la CELAC deben realizar un censo integral de la biodiversidad y riquezas de la región y fijar los límites razonables para su explotación. Declarar reservas forestales y aguas como bienes del dominio público no susceptibles de privatización ni explotación. Anular las concesiones extranjeras sobre recursos, expulsar industrias depredadoras y contaminantes y promover el control nacional de las empresas que extraigan y transformen recursos naturales. Para perfeccionar la comunicación vial en su vastísimo territorio de medio continente, los Estados de la CELAC deben integrar en una sola arteria fluvial los grandes ríos suramericanos, concluir la red ferrocarrilera que comunique todos nuestros países y excavar un segundo canal interoceánico bajo control regional. Para proteger la naturaleza, es preciso además que se adopten políticas comunes para contrarrestar el cambio climático, enfrentar los desastres causados por él y así asegurar una mejor vida e independencia alimentaria de la población. La Celac por ahora ha encontrado la forma de funcionar con una presidencia pro tempore, a cargo del país organizador de la Cumbre, apoyada en una “troika” Las próximas Cumbres serán en Chile en julio de este año 2012, en Cuba en el 2013 y en Costa Rica en el 2014 y sus presidentes se integrarán en este órgano colegiado. El presidente panameño Ricardo Martinelli propuso servir de sede a la eventual secretaría permanente de la CELAC, decisión que también quedó pendiente, y por ahora el organismo sólo tendrá una cumbre de presidentes, una reunión de cancilleres, y además de la troika con reuniones especializadas.

Existe también un estatuto de procedimientos y una declaración especial sobre la defensa de la democracia y el orden constitucional que daría autoridad a los Estados miembros a actuar en caso de ruptura democrática en cualquier país de la región, para que no se repita lo sucedido en junio de 2009 en Honduras con la deposición del presidente Manuel Zelaya. La reunión también aprobó una veintena de acuerdos en materias tan disímiles como la reclamada soberanía argentina sobre las islas Malvinas, el rechazo al embargo estadounidense a Cuba, y el apoyo al cultivo y uso tradicional de la hoja de coca, una permanente demanda del presidente boliviano Evo Morales, quien aprovechó la cumbre además para reclamar una salida al mar para su país. Rafael Correa apremiaba a la CELAC para tener una comisión de derechos humanos sin sesgo norteamericano, el presidente ecuatoriano mostró una vez más su vehemente oposición a que los problemas latinoamericanos se vayan a discutir en Washington D.C., capital de los EEUU. Enormes diferencias sociales separan a los 550.018.000 habitantes de la CELAC, pues lamentablemente América Latina es la región del mundo con mayor desigualdad, en ella el 5% más rico se apropia el 25% del ingreso nacional. Esta desigualdad, cuyo origen se remonta a la colonización europea en el siglo XVI, dando esto lugar a numerosas revoluciones y movimientos sociales en la historia contemporánea de estas naciones.

joseameliach@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1537 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a145161.htmlCd0NV CAC = Y co = US