¿se repite contra López Obrador?

Cárdenas fue combatido por Televisa de 1988 a 1994;

1. Hoy que se habla mucho de los debates entre los candidatos presidenciales, incluso de algunas historias al respecto, me pareció importante consultar el libro de casi 500 páginas de Adolfo Aguilar Zinser, “Vamos a ganar”, publicado en mayo de 1995. Zinser, junto Rubén Aguilar, Andrea Davrobsky, Fritz Glockner participaron como altos asesores de Cuauhtémoc Cárdenas en las elecciones de 1994. Admiré a Zinser por su enorme capacidad como escritor político; pero no le tuve confianza o afecto porque como otros “intelectuales”: Castañeda, Sodi, Alcocer, Paoli, Camín, Pascoe,  etcétera, tuvieron y han tenido el cinismo de cambiar de amos, de saltar de un partido o de una posición política a otra como si en nada afectara. Pareciera que como los partidos políticos son lo mismo para los “intelectuales” porque la derecha, el centro y la izquierda ya no existen, entonces lo importante es llegar a ser asesor, diputado o funcionario de quien lo solicite y pague bien por ello.

2. El año de 1994 es un año clave para la investigación política: a) levantamiento zapatista, b) campaña y asesinato de Colosio, c) selección del candidato Zedillo, d) asesinato de Ruiz Massieu, e) desplome económico de diciembre, f) confrontación Zedillo-Salinas. Ese año pudo ganar los comicios Cárdenas por todo aquel ambiente de agitación política e inestabilidad que se vivía, pero la clase dominante –empresarios, gobierno, panismo y clero- dijeron que no e impusieron, como siempre lo han hecho, sus intereses haciendo ganar a Zedillo; lograron triunfar –no el día de las elecciones- sino durante los meses anteriores con una paciente campaña “del miedo”, es decir, que “vale más un PRI conocido que un PRD peligroso y violento por conocer”. Y aquí entra lo que ha narrado brillantemente Aguilar Zinser, pareciéndose mucho a lo que hoy sucede con López Obrador, también despreciado, combatido y calumniado por los medios.

3. Aquel año, recordando el debate en el que Fernández de Cevallos (La Ardilla) se aprovechó de todo, incluso de la traición a Cárdenas, apareció La Ardilla como un triunfador, pero casi nadie supo de un pacto entre estos dos para centrar el ataque contra el PRI y Zedillo porque éste era el enemigo principal a derrotar. Dice Aguilar Zinser: Cárdenas rechazó un pacto, “pero Diego corrigió de inmediato señalando que en efecto no proponía un pacto, sólo llamaba al candidato del PRD a no buscar la confrontación. Cuauhtémoc ratificó que en realidad tenía muy claro que el enemigo a vencer era el PRI, que él sabía muy bien de qué se trataba esa lucha y que conforme a ello actuaría. Me propongo simplemente a presentar mi postura para que los electores la conozcan, eso es lo que haré”. Cevallos se comprometió a no arremeter contra el candidato del PRD para no apartar o desviar la polémica de sus justos propósitos. Cárdenas cumplió, Diego traicionó.

4. Pero lo que más me llamó la atención de lo escrito por Aguilar Zinser es cuando habla acerca de las condiciones en que llegó Cárdenas a su segunda campaña política, es decir sobre lo que sucedió entre el fraude que sufrió en 1988 y su campaña presidencial de 1994. Pero no debe olvidarse que han pasado 18 años, que México es distinto así como el desarrollo de los medios de información; dice Zinser: “Entre 1988 y 1994 Cárdenas no solo perdió contacto con millones de mexicanos. En la lucha por las conciencias el cardenismo se comunicó solamente con una parte de la sociedad, la suya, la más despierta, la más ajena a la manipulación de Televisa, la mejor informada. La base cardenista diseminado en todo el país, visible en calles y plazas, muy grande en apariencia, pero a la hora de los votos se diluyó … en ajenos, desconfiados. La campaña antiperredistas de Televisa fue registrada como una agresión. No hubo un estudio minucioso de las bajas causadas por Televisa.

5. Televisa, desde entonces adquirió el rango de enemigo, pero no se valoró nunca su alcance del daño, ni de su poder para demoler el prestigio que el cardenismo acumuló en 1988. “La televisión –dice Zinser- era ciertamente para Cuauhtémoc un enemigo implacable; acercarse a ella en el debate era como era como acercarse a un perro rabioso que por más amable y apacible que se mostrara, de pronto en cualquier momento, lanzaría el mordisco… Fue imposible durante la campaña que alguien convenciera a Cárdenas de su importancia… Cárdenas nunca aceptó el argumento de que esa campaña se ganaría o perdería en muy buena medida en la televisión”. ¿Qué sucedió al final con las campañas presidenciales de Cárdenas en los años 1994 y 2000? Dos vergonzosas derrotas del cardenismo que significaron la recuperación del PRI y el encumbramiento posterior del PAN. ¿No es acaso un ejemplo que puede servir en las condiciones actuales?

6. Las diferencias entre Cárdenas y López Obrador son muchas, pero también las coincidencias entre estos dos personajes que han puesto el primer lugar para el cambio profundo del país la vía electoral, el pacifismo y el legalismo. En 18 años muchas cosas han cambiado, pero Televisa y demás medios de información no han dejado de calumniar y combatir a los candidatos progresistas. Al darse cuenta la clase dominante que Cárdenas en 1988 y López Obrador en 2006 –despojados de su triunfo- estuvieron a punto de cambiar las políticas, instrumentaron una gigantesca campaña de calumnias y silenciamiento contra ellos. Cárdenas no recorrió el país con la enorme intensidad de López Obrador, pero cuando inició su candidatura en 2004 ya el PRI y el PAN lo aventajaba porque la TV no dejaba de subrayar “sus errores”. Lo mismo ha sucedido con López Obrador quien –a pesar de que en seis años no ha descansado un día- aparece sumergido en tercer lugar por las encuestas.

7. El sábado 21 asistiré a una concentración-mitin de López Obrador en la bella ciudad colonial de Valladolid, Yucatán. Voy para que me contagie con su enorme optimismo y con el fin de saludar y hablar con muchos de mis amigos que lo acompañan. Pienso que el libro de Aguilar Zinser es importante que se lea críticamente en estos momentos en que urge que los asesores de AMLO analicen a fondo la situación actual a fin de construir una línea lo más correcta posible. A muchos –a pesar de no creer en los procesos electorales, mucho menos en la honradez de las encuestas- nos llenaría de gusto que AMLO comenzara a aparecer en segundo lugar; pero cómo explicar este avance si los que construyen las encuestas, así como los medios son enemigos consecuentes del lopezobradorismo? Habría qué preguntar: ¿Qué jugada nos quieren hacer?

http://pedroecheverriav.wordpress.com

pedroe@cablered.net.mx



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1282 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a142213.htmlCd0NV CAC = Y co = US