América Latina bajo la vigilancia del Southcom de Estados Unidos

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

La militarización de la política exterior de Estados Unidos a escala global es un hecho evidente. Esto concierne tanto a América Latina como a otras partes del mundo. El Departamento de Estado ya no muestra su acostumbrado celo “departamental” respecto de las crecientes actividades militares y diplomáticas del Comando Sur de Estados Unidos (US Southcom). Se trata de un derrotero estratégico y no cambiará en el futuro cercano. De ahí que no sea necesario preguntarse por qué los generales que han estado al mando del Southcom en los últimos diez años fueron considerados en América Latina como los principales conductores de la política de Washington. El último de ellos, el Teniente-General Douglas Fraser, está a punto de terminar su misión en el continente y pronto será reemplazado por John Kelly, general que combatió en Irak y en otros conflictos.

El Comando Sur se encuentra actualizando su infraestructura en América Latina de manera intensa, puertos, aeródromos, centros de comunicación y complejos residenciales en los cuales contingentes militares adicionales podrían ser alojados. El nuevo centro de comando, que asegura el control sobre las bases militares regionales mediante el empleo de avanzadas tecnologías, fue construido en la ciudad de Doral en Miami, Florida. Esto contempla incluso la posibilidad de un ataque misilístico nuclear de ahí que el edificio esté protegido por concreto y acero. Todo indica que el Pentágono se está preparando para un radical empeoramiento de la situación en el Hemisferio Occidental. Los analistas estiman que semejante evolución de la situación se hace más probable si Estado Unidos e Israel tratan de emplear la fuerza para resolver el problema de la “neutralización” del hipotético armamento nuclear iraní.

Washington toma en serio las palabras de Teherán acerca de un contragolpe si Irán es atacado por Estados Unidos. Posiblemente Irán quiera decir que se trata de “grupos de represalia” que podrían formarse a la espera de la hora H. El FBI y otras agencias especiales norteamericanas han chequeado muchas veces a toda la gente en el país que pudiera ser sospechosa de vínculos delictuales con Irán, pero nadie se atrevería a calificar estas medidas preventivas como eficientes. Para combatir las unidades iraníes y de otros extremistas que estarían activas en países al sur del Río Grande han llegado a un nivel en que es difícil diferenciar la verdad de la mentira. Los ciudadanos norteamericanos fácilmente caen en el pánico. Y hasta militares profesionales a veces comienzan a sentir miedo.

Recientemente, se encontró un maletín abandonado en uno de los salones del Departamento de Defensa del Comando Sur. Se anunció una evacuación de emergencia y una multitud de cientos de funcionarios empujándose unos a otros se fueron derechito a la entrada. El enemigo está en todas partes y Ud. puede ser atacado en cualquier parte.

La mejor protección contra el terrorismo es un cinturón de seguridad o un concepto defensivo de largo alcance. Es así como el Pentágono explica sus esfuerzos por expandir su red de bases militares en torno al continente.

No obstante, el personal militar norteamericano emplea el término “base” cada vez con menor frecuencia cuando se reúne con sus asociados extranjeros. El personal tiene instrucciones de no hacerlo. Hoy en día se emplea otra terminología la cual está de acuerdo con la línea estratégica de la “potencia indulgente” y no se asocia con “confrontación”.

Emplazamiento Cooperativo de Seguridad, CSL (iniciales en inglés) o Emplazamiento Adelantado Operativo, FOL (iniciales en inglés). Estados Unidos tiene bases militares activas en Colombia, El Salvador, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Perú y Paraguay.

El Comando Sur cuenta con estaciones navales en Curazao y Aruba en el Mar Caribe. Y actualmente Estados Unidos construye aceleradamente un CSL en la República Dominicana.

Según Fraser, se trata de una estación naval con base en la isla balneario de Saona, la cual se necesita para combatir el narcotráfico y las migraciones ilegales hacia Estados Unidos. Con toda certeza, esta base se convertirá en parte integrante del sistema que facilita el monitoreo de las aguas territoriales de Venezuela y su flota.

El acuerdo con Argentina para la instalación de una base en la provincia norteña de El Chaco es otro de los logros del Comando Sur en cuanto a fortalecer sus posiciones en América Latina. Los norteamericanos iniciaron este trabajo hace seis años, proponiéndole a Argentina su asistencia en caso de desastres naturales. Luego le propusieron que empleara los servicios de su personal durante diferentes campañas humanitarias. Los miembros del grupo militar adscrito a la embajada norteamericana se hicieron visitantes frecuentes a la provincia de El Chaco. Igualmente informaron a las autoridades locales sobre sus éxitos en este campo en países como Honduras, Costa Rica, Paraguay y otros.

De manera simultánea continuó la campaña alertando acerca del aumento de los extremistas islámicos en el área de la Triple Frontera (fronteras entre Argentina, Brasil y Paraguay). La justificación fue sencilla, solo mediante la cooperación del Comando Sur y de los servicios especiales norteamericanos es posible evitar la repetición de las campañas terroristas en gran escala que se llevaron acabo en Buenos Aires contra la embajada israelí en 1992 y contra una organización judía de solidaridad (AMIA) en 1994.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, quien es crítica de las tendencias imperialistas en la política de Washington, permitió a Estados Unidos instalar un “Centro de Situaciones de Emergencia”. No está descartado que Barack Obama en conversación privada le prometiera que Estados Unidos contribuirá a la solución de la disputa por las Islas Malvinas a favor de Argentina.

El gobernador de la provincia de El Chaco, Jorge Capitanich, mostró especial interés en la implementación de un proyecto para “combatir los desastres”. Al ser entrevistado por medios de comunicación norteamericanos, hizo varias declaraciones que contradicen la orientación política del difunto presidente Néstor Kirchner y de su sucesora, Cristina Fernández de Kirchner. Capitanich planteó una nueva asociación estratégica con Estados Unidos (existe un precedente de semejante asociación, pero entonces Argentina no obtuvo ningún beneficio de ella) y un nuevo intento de implementar el ALCA, bloque integracionista a favor de los intereses de Estados Unidos. El gobernador expresa la esperanza en la construcción de una planta para producir bio-etanol a partir de la caña de azúcar.

Inversiones “garantizadas” por valor de 100 millones de dólares prometen crear nuevos puestos de trabajo y la perspectiva de otros proyectos con participación norteamericana, entusiasmaron al gobernador para hacer declaraciones que contienen las promesas que los diplomáticos y funcionarios de inteligencia hicieron para montar el tinglado para el desarrollo de un “contrato prometedor.”

Tener una base militar en El Chaco le brinda al Comando Sur una perfecta oportunidad para monitorear el área de la Triple Frontera, para evaluar las perspectivas explotación de las ricas reservas de agua dulce del Sistema de Acuíferos del Guaraní y para enrolar gente del lugar, primero que nada, entre el personal militar y policial. Los opositores al Comando Sur en Argentina organizan concentraciones para impedir que el uso por parte de una base norteamericana en El Chaco sirva para espiar y lanzar operaciones especiales contra los estados vecinos de Bolivia, Paraguay y Brasil.

Pero Capitanich insiste en que el aeropuerto en la ciudad de Resistencia, capital de El Chaco sería utilizado por los norteamericanos solo en caso de emergencia (mal tiempo, según condiciones del clima) y también como punto de almacenamiento y transbordo (Centro de Operaciones y Almacenamiento). Señaló que él niega la versión extendida que Resistencia se había convertido en una base del Comando Sur, que marines, tanques, aviones y helicópteros llegarían pronto y que una base naval en la zona costera de El Chaco se instalaría. El gobernador piensa que bromeando es la mejor manera de negar los rumores: El Chaco no tiene costa.

El Coronel Edwin Passmore ha contribuido grandemente a la implementación del proyecto en El Chaco. Su trabajo ha sido descrito en detalle en la prensa argentina. Funcionario profesional de inteligencia, sirvió en Afganistán, fue asesor de inteligencia en el Ministerio de la Defensa en Kuwait. Durante el período 2005-2008 Passmore trabajó en Venezuela. La contrainteligencia venezolana detectó sus reuniones con conspiradores del ámbito militar. En consecuencia, el funcionario norteamericano fue expulsado del país. Su último nombramiento fue en la Argentina. Deberá tenerse presente que la embajada norteamericana en Buenos Aires reúne a numerosos agentes “conocidos” de la inteligencia militar y de la CIA. Hasta ahora han logrado cumplir sus cometidos con eficiencia. El Comando Sur ha conseguido “un punto de apoyo” en Argentina y ahora es tiempo de aprovechar el éxito.

Sus colegas en Brasil no han tenido éxito en la implementación del “proyecto básico” del Comando Sur. El General Fraser visitó el país cinco o seis veces con diferentes pretextos, incluso develó placas conmemorativas de la cooperación militar Brasil-Estados Unidos durante los años de la Segunda Guerra Mundial. Brasil hasta ahora, a pesar de los halagos de los gringos, se ha negado a compartir su base espacial de Alcántara con Estados Unidos.

Las razones son claras, esta base espacial en el Atlántico es parte del desarrollo científico y tecnológico de Brasil, además de su soberanía en tecnologías militares. Incluso científicos y militares culparon a agentes de la CIA y a la inteligencia norteamericana por los fracasos en algunos lanzamientos anteriores. Si los norteamericanos logran instalarse en Alcántara sobre bases legales, Brasil bien podría despedirse de su programa espacial. El imperio no quiere ningún competidor en el Hemisferio Occidental.

Hablando ante el congreso norteamericano en el mes de marzo, el general Fraser dejó en claro que el Comando Sur espera una crisis en el desarrollo de los eventos en países del ALBA.

El Comando Sur vigila los procesos en la región y está listo para actuar según las circunstancias, dijo. También mencionó el creciente nivel de violencia en aquellos países, la inestabilidad económica y los desastres geopolíticos.

Definitivamente, todo esto afectará a los ciudadanos norteamericanos, civiles y militares que algo tienen que ver con América Latina. “El factor iraní” fue mencionado de manera especial en cuanto a las relaciones internacionales de los países del ALBA. Repetidas veces Estados Unidos declaró que los lazos estrechos con Teherán son inadmisibles, refiriéndose primero que nada a Venezuela. Ecuador y Nicaragua.

Sin embargo, la “expansión” de Irán en el continente continua. El número de embajadas iraníes ha aumentado de 6 a 10 mientras que el número de centros culturales es de 17. El Comando Sur menciona todo esto en su informe como algo alarmante. El Comando Sur está aun más preocupado por los vuelos regulares Caracas-Teherán-Caracas que lleva a cabo la línea aérea venezolana Conviasa. Los medios de comunicación de masas financiados por los servicios de inteligencia norteamericanos recibieron la información que el despliegue de misiles iraníes en Venezuela es “muy posible.”

Es así como paso a paso, Estados Unidos “motiva” las opciones para emplear las bases del Comando Sur contra los “regímenes inamistosos” en América del Sur. Podríamos suponer que acciones de carácter “preventivo” coincidirían con el inicio de la agresión de Estados Unidos e Israel contra Irán.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.or


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2676 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: