La CELAC se justifica más aun, después del malogrado resultado de la Cumbre de las Américas

De haber existido una organización que velara por la seguridad y defensa de los países de Latinoamérica, desde Méjico a la Patagonia,  lo acontecido con el ataque bélico de los ingleses acaecido en 1982 con el apoyo de los Estados Unidos a las islas pertenecientes a Argentina,  Las Malvinas, se hubiera evitado. Por eso es que el patriota Hugo Chávez no descansa en su afán de sacar adelante a Venezuela y busca la unión de las otras naciones suramericanas, ello con la intención de constituir una liga de naciones que pueda tratar de igual con países poderosos, tal como lo propuso en su tiempo el Libertador Simón Bolívar en el fallido Congreso Anfictiónico de Panamá de 1.826, reunión que por cierto fue saboteada por algunos delegados del gobierno de los Estados Unidos invitados por el Vicepresidente de la Gran Colombia, el colombiano Francisco de Paula Santander; Bolívar nunca quiso que los gringos participaran en tal Congreso. Chávez sostiene que un país suramericano aislado de sus vecinos puede ser en cualquier momento dominado por algún otro país importante del Norte que quiera apoderarse de los recursos naturales, ya que esos países poderosos buscaran en un momento determinado cualquier excusa para emprender un ataque bélico e invadirlo como lo ha hecho con algunos países de América y del mundo.

No cabe duda de que los países Latinoamericanos poseen unos pueblos con un valor intrínseco extraordinario y es así como nuestro Libertador Simón Bolívar se lo hace saber en 1.818 a un Agente del Gobierno de  los Estados Unidos, Mister Bautista Irvine, en varias correspondencias que le enviara Bolívar con motivo de reafirmarle las razones que tuvo las tropas independentistas venezolanas para apresar 2 embarcaciones con banderas estadounidenses que transitaban y contrabandeaban armas y provisiones con los realistas, al navegar ellas por el río Orinoco  cuyo recorrido estaba restringido por orden de las autoridades patriotas, Bolívar en la misiva fechada del 7 de octubre de aquel año 18 le dice al agente del gobierno norteamericano, entre otras muchas cosas, que retendría los 2 buques “Independencia y Tigre” de banderas de aquel país, por cuanto esas naves habían violado el convenio de neutralidad que el gobierno estadounidense había firmado con el de Venezuela. Y Bolívar le manifiesta al agente norteamericano Irvine, para acabar de una vez por todas con sus veladas amenazas, lo siguiente: “Parece que el intento de usted es forzarme a que reciproque los insultos: no lo haré; pero protesto a usted que no permitiré que se ultraje ni desprecie al Gobierno y los derechos de Venezuela. Defendiéndolos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende” 

En el siglo XIX hubo la confrontación entre el modelo político de la unión latinoamericana, propuesto por el Libertador Simón Bolívar, y la doctrina Monroe promovida por el entonces presidente de Estados Unidos James Monroe, la primera consistente en un modelo emancipador y la segunda en el basamento de la dominación norteamericana sobre el continente; cosa que todavía sucede. Hoy esa confrontación vuelve al tapete y para revertirla se crea el CELAC, en cuya organización política existe una gran diversidad de representantes, por lo cual no se puede aspirar a que el mismo tenga como tal una orientación política determinada, sino un nivel de consenso entre los diversos actores que hacen vida en ella para lograr objetivos comunes respetando diferencias. Este Organismo está compuesto por los 33 Estados de Centroamérica, el Caribe y Suramérica: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Bélice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, San Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela. Es un mecanismo de integración y concertación política de un (Continente Americano Ibérico) que busque su absoluta autonomía.  Esperemos que en estos años venideros el Presidente Chávez pueda  ayudar a su consolidación definitiva y ponerse en práctica las medidas políticas que sean más convenientes.

joseameliach@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1297 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a141934.htmlCd0NV CAC = Y co = US