Narcotráfico en las Américas, protagonismo político

Los asistentes a la VI Cumbre de las Américas no ven el problema del narcotráfico desde el mismo Angulo, difícil, porque, si Barack Obama es el líder de la mayoría de los presidentes Latinoamericanos, Juan Manuel Santos el anfitrión e incondicional de Obama, impulso y logro que el tema del narcotráfico sea tratado desde la legalización de la droga, incluso, proponiendo gravámenes a la compra y al tráfico de estupefacientes  para destinar esos recursos a prevenir el consumo cuando Obama no está de acuerdo con la legalización de las drogas en América Latina.

La mentalidad subalterna de algunos presidentes del área identifican como líder a Obama, impone su voluntad en las cumbres esta vez bajo el enmascaramiento de combatir al narcotráfico en un discurso mentiroso patrocinado por Santos y Washington, quienes impulsan el debate en un escenario nada técnico ni ético ni moral porque EEUU no quiere reconocer que la lucha contra el narcotráfico por ellos diseñada, acogida por Colombia y México, es un rotundo fracaso, no aceptar el fracaso y continuar con el tema es una imposición cínica. Admiten que hay un problema para meter a todos los países en el saco de los productores y consumidores para seguir con la misma política impuesta por EEUU.

Tratar el tema del narcotráfico en las cumbres es acudir a escenarios de obediencia para la servidumbre asistente alentadas por miedo o interés; el tema del narcotráfico en un 80% atañe a los EEUU por ser el consumidor de drogas más grande del mundo, la lógica dice que el tema debería ser tratado en un escenario más especializado y técnico como la ONU. En la cumbre de las Américas los presidentes de América Latina al tratar el tema drogas solo buscan protagonismo.

Despenalización, legalización, prohibición, represión sobre las drogas, es el tema del momento en América, ex presidentes, presidentes y otras autoridades hablan del tema como si en sus manos estaría la solución, buscan protagonismo en un tema que no va a ningún lado si la opinión pública estadounidense no toma partido obligando a Washington a erradicar el negocio del narcotráfico.

El narcotráfico es un negocio del capital, hace del lavado de activos una promoción para que los narcotraficantes sean los empresarios del futuro de un negocio de más de 1 billón de dólares cuando los 400.000 millones de dólares que el narcotráfico genera entran a Wall Street.

Es una ilusión vendida a los gobiernos Latinoamericanos por el presidente colombiano y la casa blanca de que si EEUU cambia su “voluntad” entonces el problema de las drogas se solucionara y la violencia desaparecerá para que los presidentes enseñen porcentajes a la baja sobre la inseguridad disimulando con él los agobiantes problemas sociales, institucionales y de gobernabilidad que los aquejan por aceptar ser invadidos por un proyecto “guerra al narcotráfico” diseñado por la CIA para administrar el narcotráfico desde nuestros países.

Combatir el eslabón primario de la cadena del narcotráfico fumigando las plantaciones de coca fue un engaño para ocultar los verdaderos propósitos políticos contra Venezuela del plan Colombia, México cayó  en la trampa de la guerra de los carteles más de 50.000 muertos han convertido a Centro América en la zona más violenta del mundo con 200.000 asesinatos en el 2011, 90% de ellos en Honduras, Guatemala y El Salvador; por el lado de Colombia la estrategia que no haya diferencia entre un país productor de droga y uno utilizado para el transito esta casi logrado, laboratorios hay en toda la región y las capturas de cocaína 80-100  toneladas por año que realizan las policías ecuatorianas y venezolanas ( infiltradas por el dinero del narcotráfico) parecería no afecta la producción o la cantidad destinada hacia EEUU y Europa, para más de 200 millones de consumidores que tiene el mundo según la ONU en un informe del 2010. 

Que estrategias  se pueden plantear si EEUU se salió con la suya en América Latina, sumiéndola en la miseria cultural por estar invadida por la violencia al usar con éxito la droga como un arma de guerra para desestabilizar países con bandas organizadas armadas con armas estadounidenses, con eso logro que la ayuda económica para combatir al narcotráfico entregada a  las policías y fuerzas militares se convierta en una injerencia política más con la DEA y CIA, además, Washington nos califica cada año por las tareas encomendadas, si las cumplimos a cabalidad, según ellos, nuestros productos ingresan a EEUU sin trabas en los aranceles o incrementan los montos de ayuda economica.

EEUU va por el prohibicionismo, Santos y otros presidentes buscan la legalización ¿Quién gana? En la Cumbre de las Américas, Washington con el control del negocio del narcotráfico, los otros presidentes por el protagonismo político, 30 presidentes sin una postura capaz de encaminar una solución al flagelo de las drogas, de esa manera se sirvió la mesa en la cumbre para no tratar a profundidad temas relacionados con la soberanía Cuba, Malvinas, Bolivia, sobre la pobreza, comercio, medio ambiente, temas que pasaran a un tercer lugar en Cartagena, porque, EEUU requiere del narcotráfico para sostener con ese dinero entre otros a la Agencia de Importación de Cocaína (CIA) y su negocio de armas para las bandas que alimentan la violencia con ella desestabilizan gobiernos considerados hostiles o peligrosos para su seguridad nacional.

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3670 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: