El macho más macho dirige cumbre de las Américas

El punto que relaciona en profundidad integración, soberanía, hay que buscarlo en otro lado no en las cumbres por su relación directa entre sí mediante un nexus casual y diplomacia comercial y política, EEUU y América Latina responden a ese déficit arrastrado desde las colonias.

Estas cumbres significan la justificación de la intervención estadounidense en nuestros asuntos más allá de lo ético, hoy, EEUU las utiliza como respuesta a la amenaza bolivariana impidiendo que Cuba asista. Del valor explicativo no se pasa, la creación del ALBA como punto de partida para una situación nueva no termina de convencer por la fragilidad político-diplomática con toda la necesidad que hay para que la alternativa bolivariana demuestre ser fuerte y decidida.

Los problemas de Latinoamérica están identificados desde hace rato, los británicos controlan las islas Malvinas desde 1833, Bolivia no tiene salida al mar hace casi dos siglos por las guerras contra Chile y Perú, el narcotráfico se acentuó cuando Colombia se prestó a ese pretexto del plan en el año 2000, regando por toda América Latina sus problemas, narcotráfico utilizado por EEUU en principio como una táctica de baja intensidad para desestabilizar con la violencia a los países, luego las proporciones enormes que alcanzo la inseguridad la droga se convirtió en un arma táctica empleada por Washington desde Afganistán y Pakistán hasta Europa con el opio-heroína y desde Colombia hasta EEUU-Europa con la cocaína, en México la CIA encontró un títere Calderón, para esa treta de erradicar el narcotráfico, el resultado más de 50000 asesinados por la guerra entre los carteles mexicanos y estadounidenses.

Y, lo de Cuba bloqueo injustificado con la complicidad de la OEA, ONU y nuestra actitud; 50 años EEUU bloquea a Cuba por defender su dignidad revolucionaria. La integración, respeto, soberanía y el combate al narcotráfico como la paz no están en los planes de EEUU, todos sabemos esta situación por tanto las cumbres están condenadas a no pasar de la verborrea acusadora sin solucionar ni afectar sus causas ¿Qué paso en las cumbres sin EEUU ni Canadá? ¿Dónde están los resultados concretos para reconocernos como capaces de gobernar nuestra historia a voluntad, si al menos apropiarnos de ella para intervenir en nuestros asuntos y arreglarlos? ¿Cuándo nos vamos a integrar en la práctica dejando de lado lo que gusta a muchos presidentes las fotos y el micrófono? ¿Hasta cuándo en este callejón sin salida para nuestra autonomía?

Las cumbres en América Latina sirven de marketing para el país y gobierno anfitrión. Las fotos de los presidentes o delegados es una especie de duchazo de popularidad más nada, seguimos aceptando la injerencia y decisión de Washington “si Cuba asiste nosotros no, su régimen no es democrático, compartimos el compromiso de la cumbre del 2001 de que solo se incluyan a países democráticos, esperamos algún día ver una Cuba democrática participando” es el mensaje de la casa blanca.

Esta es la contradicción de Bogotá “el que quiera venir es más que bienvenido, el que no, lo sentimos mucho” en alusión al presidente Correa, quien en el mes de febrero en la cumbre del ALBA planteo que si Cuba no era invitado el bloque no asista. Después de la advertencia de la casa blanca a Nariño, sobre la asistencia de Cuba, la canciller colombiana María Ángela Holguín visito la Habana, luego llego Juan Manuel santos aprovechando que en la isla se encontraba el presidente Chávez por asuntos médicos, ahí logro que Raúl Castro se abstenga de asistir porque Cuba no está en la OEA.

Rafael Correa, entre otros asuntos informaba que en las cumbres no se tocan temas fundamentales y que si Cuba no asistía los países del ALBA por solidaridad no deberían asistir. En estos días los gobiernos del ALBA han confirmado su asistencia a Cartagena los días 13 y 14 de abril.

Hemos avanzado mucho en la región en algunos aspectos con UNASUR y la misma ALBA, pero, en integración, solidaridad, para una mejor política no lo hacemos, aspectos por los que EEUU no nos ve como un aspirante regional serio y constructivo a pesar del desarrollo macro económico y los éxitos alcanzados contra la pobreza, hoy, la propuesta del presidente de Ecuador no solo no encontró eco en el ALBA sino que el presidente Chávez dejo solo a Correa por su obsesión por las cumbres, este era el momento para una condena ética, política y solidaria con Cuba, ahora, Correa sabe que solo no se hace verano peor con el ALBA. Con el tiempo Correa demostrara que los problemas fundamentales que aquejan América Latina no se resuelven si EEUU no quiere.

Literalmente fingimos estar bien con UNASUR, pero, no hay integración ni solidaridad, somos valientes con discursos críticos, belicosos, vacíos porque la soberanía de nuestros países están llenas de ira y frustración por el uso y abuso de EEUU decidiendo en nuestros problemas internos, y nosotros, después de esas cumbres nos acomodamos a esas viejas realidades, claro, en las cumbres ofrecemos la apariencia de estar unidos hablando de solidaridad, unión, incluso amenazamos que en la próxima cumbre bla, bla, bla… la realidad, se continua ofreciendo las dos mejillas de nuestra región latina a Washington para que siga abofeteándolas, bofetón este de impedir que Cuba asista a la cumbre.

Si no es el ALBA, UNASUR, ¿Quién desbloqueara el camino para escribir la historia de nuestro continente aportando decididamente a la comprensión de esta situación más allá de hablar sin cambiar la realidad por otras décadas más.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3089 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: