Los tres tristes farsantes

Tres expresidentes invitados por un jefe de la banca privada, en mitad de la crisis más fuerte que está sufriendo el capitalismo en el mundo, en sus peroratas han puesto en evidencia, sin decirlo, que la revolución venezolana va por buen camino.  En verdad, lo relevante de la reunión es lo que no dijeron, pues que podía decir en Caracas Fernando Henrique Cardoso,  qué dejó una alta cifra de pobreza en Brasil y que llevó a la miseria a millares hogares. Qué podía contar Ricardo Lagos, responsable de haber hecho de Chile uno de los países más desiguales económicamente  del mundo. Qué podía recomendar Felipe González, inspirador de la tesis de la privatización, liberalización de los precios y desregulación laboral que dejó a la socialdemocracia sin herramientas políticas diferentes a las usadas por los partidos liberales. Es que acaso en sus babiecadas  dirían que ha sido  la banca privada responsable de la peor crisis que vive el capitalismo en las últimas décadas, dirían que es necesario imponer controles y regulaciones a fin de que no aparezcan más paraísos fiscales y  que deberían ir a la cárcel los banqueros corruptos.    No, nada de eso, pues no había que nombrar la soga en casa del ahorcado,  pero lo que hicieron fue recordarles a los votantes de las próximas elecciones venezolanas que ellos están atentos a lo que ocurra en el país, y que si sus amigos toman el poder que pueden contar con ellos para ayudar y asesorar a los nuevos inquilinos de Miraflores.

Estos tres expresidentes parecieron unos tarados que todavía no se han dado cuenta que las variables macroeconómicas en Venezuela están muy vinculadas al compromiso del gobierno con el pago de la deuda social e impulsando un mercado interno, cosas que  son envidiables en el resto de los países en el actual contexto de crisis mundial en lo económico y alimentario. Como sus países de origen están envidiando  la declaración de Venezuela de la Independencia del Fondo Monetario Internacional, FMI, del Banco Mundial y de la Organización Mundial del Comercio, OMC,  y también de los países con vocación imperialistas. De manera que lo razonable hubiera sido que los expresidentes se hubieran interesado por los éxitos del gobierno bolivariano  y de regreso llevar a sus países algunas alternativas en vivienda, educación, empleo, sanidad o alimentación, poniendo la economía de sus países al servicio de las necesidades del pueblo y así crecer en inclusión como socialización de la riqueza y no a la acumulación de ella por unos pocos habitantes. Sin embargo estos tres tristes caballeros fracasados vienen a dar consejos políticos y a recomendar regresar al sistema capitalista. Pero como esta visita tuvo otras intenciones  y su objetivo se basó en prestar un poco de credibilidad a la política de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, ni cuenta se dieron de que Venezuela se ha liberado de las recetas políticas y económicas que impone el FMI, esa que anda arrasando economías y pueblos en el Mundo entero. Felipe González en este viaje a Venezuela vino como el veterano líder de la socialdemocracia mundial, sin embargo llegará el momento en que  su prestigio mediático,  que no intelectual, será puesto al servicio de la oposición al presidente Chávez. Es que acaso “feli-pillo” no sabe que Venezuela ha obligado por ley a la BANCA para que cumpla su rol en la economía y en beneficio de la sociedad. Hoy en día todos los sectores acceden al crédito en condiciones inmejorables y a tasas de interés razonables.

Esto es más evidente en el caso de Lagos y de Cardoso, quienes representan beligerantemente propuestas radicalmente diferentes a las que busca la Revolución Bolivariana, y para quienes el éxito de la Venezuela actual es la señal más evidente de su fracaso como exgobernantes. Siempre han combatido lo que significa el socialismo venezolano. No hay que esperar de ellos nada nuevo, pues ante la crisis sistémica y de carácter irreversible del capitalismo, Venezuela a puesto en marcha la liberación de América latina con la creación de  la UNASUR, la ALBA, el PETROCARIBE, LA CELAC, y el SUCRE como moneda alterna al dólar y con el respaldo del BANCO DEL SUR, para repatriar nuestras reservas internacionales y ponerlas a salvo de los Bancos en quiebra y como propuesta el Fondo Latinoamericano de Reservas.

En definitiva, Venezuela volverá a ser pronto epicentro de reuniones de diferentes personalidades reaccionarias al socialismo del siglo XXI, por ser este país el promotor y de donde ha emanado tales novedosas alternativas; para todos ellos  Venezuela es el país a derrotar. Otra vez será la patria de Bolívar sede de las diferentes derechas, así como de las falsas izquierdas, volverán a desfilar por aquí  los Vargas Llosa, los Aznar, los Uribe y La Internacional Socialista se encargará de hacer su parte, opino que hay que dejarlos que vengan y se den cuenta que el pueblo de Venezuela ya despertó y que seguirá el camino que el presidente a señalado. Venezuela últimamente ha certificado la reserva de petróleo más grande del planeta y este petróleo, que los amigos de los tres tristes compadres vendían a precio de carbón y que solo estaba reservado para las trasnacionales gringas, por la soberanía que  Venezuela ha rescatado lo ha puesto a la orden del cualquier pueblo del mundo que lo necesite y su ingreso en su venta al servicio de la nación y sus habitantes repartido entre la población pobre y no solo entre los ricos del país.

  Marzo de 2.012

joseameliach@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1511 veces.



José Manuel Ameliach


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a140128.htmlCd0NV CAC = Y co = US