Desde República Dominicana

Intelectuales auto-entrampados

La actual dictadura institucional tiene su base en la constitución vigente y en la espuria mayoría senatorial y congresual lograda por el pele-leonelismo en las pasadas elecciones de “medio tiempo”. Antes existió como dictadura bipartidista (PLD-PRD).

Ahora Leonel Fernández y el PLD lograron desequilibrarla a su favor.

En verdad, la dictadura civil -bipartidista o unipartidista, equilibrada o desequilibrada- es dictadura de la partidocracia y del bloque social dominante.

En ningún caso se trata de una “institucionalidad democrática” o de un “Estado de derecho “; aunque la concentración de poderes favorezca o no a una facción más que a otra.

El desequilibrio, por demás, es ya una realidad, independientemente que el nuevo presidente sea Danilo-PLD o Hipólito –PRD.

Leonel conservaría el resto de las instituciones estatales junto a su propio y poderoso grupo político-empresarial.

No olvidemos, además, que ambas facciones son impenitentes en la corrupción, en la subordinación a EEUU y en su condición de instrumentos de la estrategia neoliberal, que es una estrategia despótica-dictatorial e inmoral.

Ninguna de esas facciones ha cumplido ni cumplirán compromisos que favorezcan al país y al pueblo cuando sectores medios y/o populares han optado u opten por el error de apoyarlas a cambio de promesas sociales y políticas.

Sus compromisos son con los narco-generales, la oligarquía, la mafia política “colorá”, EEUU y los partidos satélites. Hipólito mandó tropas a Irak y Leonel a Afganistán, amén de la Base en Saona y de las Barrick Gordas.

De toda forma esta dictadura ya está siendo erosionada y es más “fofa” de lo que indica su apariencia, aun en el supuesto de la continuidad del PLD al frente del poder ejecutivo.

Y lo “fofo” será mayor con lo que le viene encima con la crisis integral del capitalismo y el descrédito generado por los escándalos de corrupción. A lo que se suma la alta sensibilidad nacional frente a la tendencia a reprimir y suprimir libertades, válida para ambos supuestos en tiempo de crisis mayor.

Por eso, a los intelectuales que se consideran “progresistas”, de “izquierda” o incluso simplemente “liberales”, proclives apoyar a Hipólito–PRD en nombre de la “lucha con esa dictadura peledeista”, lo menos que debemos reclamarle en más rigor en el análisis. Igual a los que so-pretexto del “desastre perredeísta” se inclinan a favor del PLD. Ambos cayeron en la trampa.

narcisoisaconde@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1248 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: