Mensaje desde Chile

Estimados amigos y amigas venezolanos (as):

Felicitaciones por el desempeño futbolístico de Venezuela. Aunque no soy aficionado, ni me interesa nada ese "deporte" (más bien creo que el fútbol hoy es el opio del pueblo, o una puesta en escena contemporánea del circo romano, etc.), pero  me dediqué a ver el partido y a disfrutar la derrota de mis connacionales.

Ni siquiera tuve "el corazón dividido" como otros.

Y es que detesto las ínfulas de la pretendida superioridad chilena en todo orden de cosas respecto al resto del continente. La dirigencia de este país, que incluye a gobierno y oposición, asegura que lo está conduciendo al desarrollo, por el crecimiento económico inequitativo (no hay 15 mil dólares per cápita efectivos, sino miles de millones para unos pocos y apenas algo más de 300 dólares mensuales de salario mínimo aumentado para el grueso de los trabajadores). Y además se ufanan "y que" lo metieron ( a Chile) en la OCDE, con los países desarrollados como Grecia, Irlanda, etc.,  mientras cultiva una suerte de racismo respecto "al trópico", lo tropical, y con sus vecinos, Bolivia, Perú, Argentina, incluso Ecuador y más allá. 

Los comentaristas deportivos se jactaban de que a Chile le había tocado un rival fácil, que terminó mandándolos a casa. Ahora dicen que "Chile sigue entre los grandes del fútbol", Brasil, Argentina y Colombia, que también se quedaron fuera.

Lo peor es que lo dicen en serio.

El relator de TVN felicitaba la pillería, o capacidad actoral, del chileno Valdivia, que fingió una caída, para provocar una sanción del árbitro contra Venezuela. Y al mismo tiempo, agrandaba las faltas de los otros, peroraba sobre la superioridad de Chile, etc. Un papelón triste.

Creo que un mejor papel de Chile en este campeonato le hubiera vuelto a servir al gobierno en crisis para provocar una supuesta "unidad nacional", como lo hizo con los mineros rescatados, que le dieron gratis una publicidad de país que de haberla pagado le hubiera costado al gobierno varios millones de dólares. Con razón, ahora demandan por indemnización al Estado por no haber cumplido su papel de regulador y control de la seguridad en el trabajo. 31 de,los 33 piden un poco más de  300 mil dólares per cápita.

Saludos,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2349 veces.



Ernesto Carmona Ulloa


Visite el perfil de Ernesto Carmona para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a126952.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO