Don Vargas Llosa: ganó votando por el “cáncer”

 El Premio Nobel de Literatura de 2010, don Mario Vargas Llosa, antes de la segunda vuelta electoral para definir quién ganaría la Presidencia del Perú, señaló que entre el sida (la señora Keiko Fujimori) y el cáncer (el señor Ollanta Humala), votaría por el último. Tal vez, hablando desde el punto de vista de la ciencia médica, porque es mucho más cierto curar un cáncer que un sida, aunque en política ese criterio sería muy reducido.

 No sé qué respuesta ni tampoco estoy interesado en saberlo, en su momento, le daría quien ya es el ganador de la Presidencia del Perú, el señor Ollanta Humala, a la ofensa del Premio Nobel de Literatura de 2010. Sé que la señora Keiko, sin ser santa de mi devoción, le respondió sin ofensa alguna. Pero, bueno, eso es cosa de dos peruanos y una peruana que entre ellos está el cómo responderse o no.

En verdad, hablando desde el punto de vista teórico de la política, el nacionalismo extremo termina siendo una forma de bonapartismo muy peligroso y alto enemigo de la revolución socialista. Y el señor Ollanta Humala, en cada una de sus palabras, ha dejado correr o ha destilado nacionalismo extremo pero, aun así, la mayoría de los peruanos y peruanas que votaron en la segunda vuelta se decidieron por él para ejercer el alto cargo de Presidente del Perú. A la señora Keiko no le fue suficiente con prometer que no indultaría a su padre, el bonapartista y criminal Alberto Fujimori, actualmente recluido en un lugar de lujo en comparación con los presos políticos que son mantenidos en tumbas para seres vivos ocho metros bajo tierra, rodeados de explosivos y que el señor Ollanta Humala, como Presidente del Perú, tiene deber de opinar y tomar una decisión sobre esa tenebrosa y criminal forma de mantener en prisión a los presos políticos violándole todos sus derechos humanos.

Lo cierto es que el señor Ollanta Humala es el nuevo Presidente del Perú, gústele o no a sus opositores o a quienes no congeniamos con el nacionalismo político. Igualmente, nos haya o no gustado lo dicho por el Premio Nobel de Literatura de 2010, sobre el señor Ollanta Humala, acusándolo de cáncer, podemos decir que don Mario Vargas Llosa ha sido un ganador político en la elección del nuevo Presidente de Perú. Sin duda, don Mario Vargas Llosa tiene peso político en algunos sectores del Perú y con su posición los inclinó a votar por el señor Ollanta Humala que hasta pocos días antes de la segunda vuelta estaba un poquitín por debajo de la señora Keiko, Quien diga lo contrario, tendrá sus razones o motivos muy respetables. Lo que nadie puede negar es que la declaración del Nobel de Literatura causó un gran impacto en Perú que hasta, si no se hizo, se intentó un debate entre don Mario Vargas Llosa y el famoso periodista Jaime Beslay sobre la materia.

Ahora, lo más sensato, sería preguntarse si lo dicho por el Nobel de Literatura ¿fue o no algo gratuito? En la respuesta está gran parte de la solución al dilema. Tal vez, don Mario Vargas Llosa, no lo sé, haya hecho su conclusión por eso que en política se denomina: entre dos opciones malas, hay que decidirse por el mal menor. De ser así, sería difícil criticarle su decisión. Pero hay elementos que hacen suponer que esa no fue la razón fundamental de su decisión. ¿Cuál sería entonces? Sin ser ni Dios ni brujo, existen indicios muy serios que nos inducen a pensar lo que llevó a don Mario Vargas Llosa a decidirse por el señor Ollanta Humala.

Seguramente, el Nobel de Literatura votó en España por el Partido Popular. No lo sé, es sólo una especulación. Sus opiniones políticas permanentes, por lo menos, así lo hacen creer y hay que respetarle su derecho, aunque no se comparta y, mucho menos, en un país donde los mejores representantes del antisocialismo y del antimarxismo son fundamentales dirigentes del PSOE. Pero en el caso del Perú, no existe duda que don Mario Vargas Llosa votó por Ollanta Humala como igual lo hizo su hijo, que ha seguido sus pasos literarios, claro, sin alcanzar y menos superar el prestigio del padre.

 Lo cierto, camaradas, es que corren muchos rumores (que no llegan a ser corrillos) en los pasillos de importantes círculos políticos peruanos y muy allegados al Presidente electo Ollanta Humala, que el hijo de don Mario Vargas Llosa no será ya embajador del Perú en España sino, léase bien, su Canciller. Y es éste quien expresa la política exterior o diplomática de un Estado. Por lo demás, es bien conocida la postura política internacional no sólo de don Mario Vargas Llosa sino, igualmente, de su hijo, que viene siendo la misma, lo cual indica que la política exterior del señor Ollanta Humala será profundamente reaccionaria aunque tenga como asesores a brasileños adeptos al expresidente Lula. Mejor dicho: ofrecer una forma de socialización de la riqueza  garantizando, con todas sus ventajas, la supremacía del capitalismo. Eso hace el nacionalismo cuyo fundamento es el liberalismo económico. Quizás, en el Perú ya no se recordará por algún tiempo a Mariátegui porque Bernstein cubrirá su plaza en las esferas del oportunismo político. Me imagino que será un delito el tratar de que las masas, especialmente, obreras anden en eso de citar a Marx, Engels y Lenin para evitar que se proclame esa doctrina (marxismo) que según Bakunin embota el cerebro de los proletarios. Trotsky sería, sin duda, relacionado con el terrorismo. Alguien, tal vez, recurrirá a alguna cita de Proudhon sin atreverse a decir que éste tenía a la propiedad por un robo. Y como el nacionalismo necesitará de un ideólogo fallecido, puede ser que Haya de La Torre cobre resurrección, por lo menos, para un período presidencial en Perú. Mientras tanto, la Casa Blanca esperará con los brazos abiertos las veces que tenga el gobierno del Presidente Ollanta Humala que recurrir al FMI para que se cuelen grandes monopolios y expropien a los peruanos de sus riquezas. Ojalá, el Presidente Ollanta Humala haga un buen gobierno al servicio de su pueblo, aunque una a sus enemigos y hagan todo lo posible por conducirlo al fracaso y a la derrota. Habrá pueblo para respaldarlo. Aún a sus tierras no ha vuelto el camarada Túpac Amaru convertido en millones de hombres y mujeres dispuestos a lograr su emancipación social.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2703 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: