Egipto ayer y hoy

La liberación de Palestina fue una motivación política central del nacionalismo árabe y el panarabismo en las décadas posteriores al triunfo en Egipto(1952) del Movimiento de los Oficiales Libres encabezado por Gamal Abdel Nasser. Hoy también el pueblo palestino y sus derechos inalienables están en la mente y en el corazón de los millones de jóvenes tunecinos, egipcios y árabes en general, que junto a sus padres, madres y hermanas marchan por la justicia social y la libertad. No por una democracia occidental donde decidan el dinero y las elites a espaldas de los gobernados.

Nasser derrocó la monarquía títere de Inglaterra,  proclamó la república, nacionalizó  el Canal de Suez y enfrentó resueltamente la agresión anglo-franco-israelí(1956). Con el apoyo de la Unión Soviética construyó la monumental represa de Asuán, inició un importante proceso de industrialización, una reforma agraria y otras medidas que hicieron más justa la distribución de la riqueza. Egipto pasó a ocupar un puesto de primera línea del movimiento anticolonial.   Ello le granjeó a Nasser una enorme simpatía de sus compatriotas. Hasta su muerte(1970) las masas árabes miraban hacia El Cairo como un faro de su dignidad e independencia.

Después todo cambió radicalmente. Al asumir la presidencia Anuar el-Sadat se inició el camino hacia la subordinación del gobierno egipcio a Washington y a un repugnante concubinato con Israel, sellados con los acuerdos de Camp David (1978).  A partir de Camp David Egipto pasó a convertirse en la columna vertebral de la pax americana en Medio Oriente y el facilitador de una frenética y casi impune actitud agresiva del Estado hebreo en la región. Este, que siempre se ha distinguido por el incumplimiento de todas las resoluciones de la ONU sobre el conflicto árabe-israelí,  sintió llegada la hora de ampliar su expansión colonial a costa de los palestinos y de recrudecer su vieja campaña terrorista contra ese pueblo y contra los Estados árabes que resistían. 

Agredió varias veces a Líbano, bombardeó Irak y Siria, enjauló a los palestinos en condiciones  peores que las del apartheid e inició una descarada campaña de asesinatos selectivos de sus líderes y activistas, lo mismo en los territorios ocupados que en capitales árabes como Beirut y Damasco.  A partir de Camp David el número de colonos judíos en los ilegales asentamientos dentro de los territorios palestinos subió de 10 000 a 300 000. A  la vez Washington acentuó su política hostil contra la independencia de los pueblos del Medio Oriente y de apoyo a sus corruptos y sanguinarios regímenes aliados. Pero en 1979 se llevó la sorpresa de la gran revolución de masas iraní y, por consiguiente, del derrocamiento del Sha Reza Pahlevi, su principal aliado y gendarme en la región hasta entonces.

En vísperas de la desintegración de la Unión Soviética, Estados Unidos se sintió en libertad de lanzar la primera agresión contra el pueblo iraquí a la que siguieron años de bloqueo inmisericorde. Su objetivo era ampliar el dominio sobre el petróleo y las vías marítimas del área, el cual intentó completar con una nueva invasión y, ahora, ocupación de Irak(2003), que aún continúa.  Estas aventuras y todas las de Israel desde Camp David se hicieron con la complicidad de Sadat y luego de Mubarak.  En cambio, el pueblo egipcio siente un profundo repudio e indignación por la capitulación de sus gobernantes ante el imperialismo y el sionismo. La calle egipcia es consciente de los hilos que unen al régimen militar heredero de Mubarak con Washington y Tel Aviv y que estos hacen, y harán, cuanto puedan por impedir una revolución democrática en su país, como reseñan los corresponsales que dan prioridad a conocer sus pensamientos.

Las nuevas autoridades no han derogado el estado de emergencia, liberado a los presos políticos,  creado un gobierno de transición representativo de la sociedad, ni hablado siquiera de enjuiciar a Mubarak y recuperar la millonada que robaron él y sus cómplices. El fantasma de la represión flota ominosamente en el ambiente en medio de amenazas veladas de los militares contra la proliferación de las huelgas obreras y el deseo manifiesto de los protestantes de mantenerse movilizados.  Pero como decía uno de los jóvenes organizadores: ya conocemos el camino a la Plaza Tahrir.  En algún momento no lejano se exigirá allí al gobierno por el levantamiento del bloqueo a Gaza y la solidaridad sin reservas con el pueblo palestino. Nadie lo dude.

aguerra21@prodigy.net.mx



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1133 veces.



Ángel Guerra Cabrera

Periodista, profesor en Casa Lamm, latinoamericanista, romántico y rebelde con causa. Por una América Latina unida sin yugo yanqui. Vive en México, D.F.

 aguerra21@prodigy.net.mx      @aguerraguerra

Visite el perfil de Ángel Guerra Cabrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Guerra Cabrera

Ángel Guerra Cabrera

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a117843.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO