Inteligentes los bolivianos

No es cuestión de quitar  o entregar subsidios o cerrar los ojos  y cuando se los abra ya todo esta listo. Se sabe por todo lo vivido en Bolivia, Venezuela, Ecuador, Cuba, que el socialismo es un proceso de conflictos en la practica.

Derogar en Bolivia el decreto que elimina los subsidios le hizo bien  a los procesos Sudamericanos, no insistir en esa decisión de aumentar la gasolina y el diesel es una actitud inteligente del gobierno boliviano ante la arremetida del pueblo. Soberano que tomo la decisión de no apoyar el aumento de los combustibles es una forma de cuidar el proceso boliviano y de hacer valer el poder ciudadano.

380 Millones de dólares le cuesta al gobierno de Evo los subsidios a los combustibles anualmente, la compra de combustibles a Venezuela, Argentina, Perú, es por el orden de los 666 millones de dólares, de ese total 380 millones son subsidios, nada o muy poco para perder el proceso, incluso, era la excusa perfecta para la oposición, la media luna de Santa Cruz y para Washington, una nueva oleada desestabilizadora se hubiera producido con seguridad.

De 35000 a 40000 barriles de petróleo diario consume Bolivia diariamente, solo produce entre 4 y 5000 BPPD lo que les obligo a importar desde 1988 diesel y gasolina, desde 1997 en el gobierno de Hugo Banzer se implementaron los subsidios, decreto firmado para ayudar a la agro-industria de Santa Cruz.

El contrabando genera 150 millones de dólares comprando la gasolina a 3.74 bolivianos  cuando al Estado le cuesta 8 bolivianos. En el año 2005 el gobierno gasto 108 millones de dólares para adquirir gasolina y diesel, para este año los cálculos rondan los 1000 millones de dólares.

A fines del 2010 Evo aprendió  que el producto mas caro es el menos caro en un sistema social tan radicalmente distinto de los anteriores, porque, las formas de organización no están preparadas para una economía socialista. La autonomía para buscar las formas que aseguren el optimo empleo de los recursos del país para estimular el desarrollo social, al mismo tiempo, educar a las mujeres y hombres en el espíritu de los nuevos principios de convivencia que esta basado en la rectificación, es una de las libertades del socialismo, de hecho que, la autonomía económica del socialismo supera la política del capitalismo y sus monopolios que no hubieran podido rectificar el alza de los combustibles por ser un mandato del FMI.

Los pueblos en revolución consiguen construir su propia historia, es lo que acaban de hacer el pueblo boliviano y Evo.  La protesta boliviana, trasmitió de una manera indirecta al gobierno venezolano los efectos negativos que se podrían manifestar socialmente con el incremento del IVA, el presidente Chávez, también, inteligentemente rectifico.

Los subsidios son de los bienes y males mejor empleados por la política de los gobiernos, realmente beneficia a los que mas necesitan como a los que no, se aprovechan igual, sectorizarlo, es fácil decirlo, por muchos años los subsidios han anclado en la cultura de los pueblos, unos lo llaman logros sindicales alcanzados, su aplicación es inconsecuente, es una de las contradicciones económicas que no puede ser rota sin cambiar la cultura facilista y consumista.

La protesta en Bolivia evidencio entre otras cosas la sabiduría del pueblo, porque, sin producción, sin diversificar la industria como parte fundamental para generar trabajo e impulsar la economía no se puede romper la supervivencia del viejo sistema, y por supuesto que, si las tasas de desempleo no baja así como el subempleo, la informalidad, los subsidios son parte importante para el pueblo.

Los subsidios tienen que sostenerse mientras exista un bajo nivel de desarrollo productivo, es cuestión de sentido común y matemáticas, derogar los subsidios cuando la economía “esta bien” produce un desgaste político rápido cuando la medida no es aceptada por el pueblo, y mientras los residuos de la propiedad privada interactúen en la practica comercial y conciencia cultural, retrasan la transición.

Con lo ocurrido en Bolivia, la política económica de Venezuela, Ecuador, tienen la oportunidad de ser reorganizadas si consideraban que solo el argumento político era prueba absoluta y factor decisivo en las decisiones económicas, sin considerar que la producción define por si mismo los elementos básicos del mecanismo de funcionamiento de cualquier economía.

Lo ocurrido en Bolivia, es una alerta para el uso político de los combustibles, sin ofrecer alternativas de trabajo al pueblo para que sea este quien mejore la economía con su producción. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2515 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: