Cuba, el bloqueo y el auto bloqueo debe terminar

Cuba tiene un enorme poder profesional que no excluye la aplicación de incentivos económicos directos, especialmente cuando se permite la libertad de elección de profesión debe haber lugar para la diversificación del trabajo apoyada por un incentivo material para realizarlo.

La aparición de incentivos económicos, no cambia, sin embargo, el carácter socialista controlado desde arriba para aliviar la economía del Estado que beneficiara las decisiones macroeconómicas y proyectar de mejor manera los valores de uso.

En abril próximo se realizara el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, el único legalmente reconocido desde el 1 de enero de 1959, este congreso con unos 600 delegados deberá tomar medidas históricas, decisiones interdependientes las cuales deberán estar armonizadas con el fin de poder realizar la apertura privada e impulsar los cambios que los cubanos necesitan sin salir del socialismo económico.

El gobierno cubano a través del tiempo ha ofrecido programas de trabajo teóricamente infinitos, políticamente validos, prácticamente irrealizables mientras las empresas que llegan no puedan ofrecer mejoras salariales ni beneficios sociales a los trabajadores, los contratos entre las empresas y el Estado haciéndose cargo de los trabajadores no puede continuar si lo que se desea es producir lo que debe producirse y no lo que se pueda, es uno de los puntos que hay que mejorar en el VI Congreso del partido.

Hace unos días Raúl Castro anuncio que la libreta subsidiada de alimentos creada en 1963 y que le cuesta al gobierno 1000 millones de dólares será paulatinamente retirada a la par de la apertura de trabajos privados anunciados por el gobierno para unos 460000 empleados públicos de 500000 que el gobierno de la isla liquidara poco a poco desde el 2011.

Los anuncios de permitir trabajos privados para esas personas que dejaran de ser funcionarios públicos, como tantos otros anuncios de este tipo empiezan y se desarrollan con indiferencia y sin mayor interés general del pueblo cubano y, aunque a veces se suele cuestionar el uso de las comparaciones, los ejemplos ilustran mucho pese a que es un país con diferentes realidades, pero, con problemas, debilidades y amenazas comunes para quienes abrazan el socialismo, sin embargo, el momento de cambio llega a Cuba, en circunstancias especiales, el compañero Fidel, conserva sobre los dirigentes del partido y sobre su hermano Raúl, no solo un liderazgo moral sino político que nadie ha podido igualar a pesar que Raúl Castro es el presidente del Consejo de Estado y de ministros de uno de los pocos países socialistas tras la caída de la URSS.

El gobierno central debe armonizar el plan de trabajo privado librándose del auto bloqueo, lo cual significa subdividir la producción, los servicios y el comercio, para aliviar o mejorar la economía en ámbitos mensuales, trimestrales, anuales, con las inversiones extranjeras, mixtas o estatales, para diversificar la producción y el comercio, es decir, la disciplina de un nuevo plan ha de implantarse desnaturalizadamente.

La crisis económica de impacto universal ha obligado a muchos países a replantear la economía incluso a los más desarrollados, y Cuba requiere con o sin crisis cambios en su economía, el pueblo espera que el próximo congreso de una vez por todas introduzca los cambios políticos para una apertura económica contemporánea más allá de aspecto político-ideológico que arbitrariamente impulso a los norteamericanos a bloquear Cuba, tras el éxito revolucionario conquistado en 1959.

El gobierno de los Castro deben rejuvenecer la economía y los manuales marxistas –leninistas que dominaron varios países hasta el siglo XX, ese modelo es  caduco para superar los problemas de pobreza y culturales de los pueblos. El plan que prepara el gobierno para dar trabajo a unos 500000 empleados en un emprendimiento privado dirigido a cierta economía de nivel inferior por el auto bloqueo político- ideológico de la dirección central, tiene escasísimos poderes como trasmisores de influencia regional mientras no se decidan a la industrialización pesada de la nación con capitales externos transformados políticamente en capitales mixtos que es otra fuente de empleo directo.

El socialismo cubano históricamente ha originado debates, la contraposición de ideas ha derivado, incluso, en la especulación, sin embargo, han aportado en mucho a la discusión filosófica y política para mejorar el socialismo en este siglo, pero, el gobierno de los compañeros Castro deben dejar la tozudez de lado si quieren reducir los empleos públicos y pasar a los trabajos privados a unas 500000 personas. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2953 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: