La muerte del pan-arabista, marxista y antisionista, Abraham Serfaty

Abraham Serfaty nació en Marruecos en 1926, viene de una familia judía europea donde siglos atrás fueron expulsados al igual que los musulmanes por los Reyes Católicos de España. La familia Serfaty logró amparo en Marruecos. Abraham Serfaty a temprana edad como muchos participó  en la lucha por la independencia de su pueblo contra el colonialismo francés. La cárcel fue uno de los  lugares frecuente en su pasaje por la vida.

Una vez terminada la lucha por la independencia Abraham Serfaty se convierte en un radical combatiente contra la dictadura monárquica marroquí. Hecho que le valió vivir algunos años en la clandestinidad, luego pasó 17 años de cárcel y posteriormente 8 años de exilio. En la cárcel fue sometido a cruentas torturas hecho que aceleró la evolución de su enfermedad degenerativa hasta llegar a no poder caminar y quedar en sillas de ruedas.

Fue uno de los fundadores del Partido Comunista Marroquí pero ya en 1970 abandona dicho partido para crear una agrupación de extrema izquierda. También se pronunció en contra del resto de las  monarquías dictatoriales árabes ya que entre otras impedían el sueño pan-arabista. Fue un ferviente luchador por la democracia, la igualdad, en solidaridad permanente con la clase obrera, fue igualmente un defensor de la soberanía del pueblo saharaui y del pueblo palestino. Fue un antisionista y la liberación del pueblo palestino  fue igualmente su bandera de lucha.

Para Abraham Serfaty el sionismo es un pensamiento racista y contario a la democracia, además es contraria al judaísmo y es contraria a la fuente monoteística judeo-cristiano-musulmana.

Abraham Serfaty a pesar de ser un marxista radical y “ateo”, guardaba gran respeto a las expresiones religiosas. Sentía afecto por su educación confesional judía de sentido humanista, su padre fue su primera referencia antisionista. Serfaty también veía que su pueblo, Marruecos, estaba impregnado de religiosidad sobre todo judeo-musulmana delineando en cierta manera la riqueza cultural misma de la sociedad marroquí. Apreciaba esa existencia armoniosa ya que ella desembocaba en un resultado humanista…

Pero Abraham Serfaty fue un claro y  radical  secularista, es decir que la religión debía estar separada de la gestión Política. La ideología político religioso era para Serfaty algo de total aberración, era muy peligroso y era la violencia. Sostenía que el Estado sirve a sus ciudadanos y en calidad y a la condición  de ciudadanos y no en función a la confesión religiosa. Serfaty sostenía que la política se expresa en pro de la ciudadanía y no en pro a la ideología política de la religión, ya que atenta a la libertad ciudadana, por lo tanto Serfaty fue un oponente a los sistemas políticos teocráticos.

Ante el fanatismo religioso y/o búsqueda social  propulsó la  izquierda popular, una izquierda de masas como alternativa que responda a las necesidades del pueblo.

Hoy la izquierda, el pensamiento progresista y libre pensante árabe y  la izquierda mundial, hacemos recuerdo de él coma forma de testamento, testamento de la rica herencia de un hombre que nos deja la fe en la humanidad, la entrega a la dura lucha por la justicia y lograr que su honestidad no solo sobreviviera sino salir ilesa.



Palestinians_natives@yahoo.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1776 veces.



Susana Khalil


Visite el perfil de Susana Khalil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a112712.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO