Cristina de Kirchner, frente a los caníbales del poder

Cristina Elisabeth Fernández de Kirchner, nació el 19 de febrero en Ringulet, llego a la presidencia en diciembre del 2007, enviudo el 27 de octubre del 2010.

Cristina, no solo se encuentra viuda sino sola a sus 57 años de edad y con una tremenda responsabilidad si acepta o no la candidatura para las elecciones del 2011 y competir con uno de los caníbales de su gobierno el vicepresidente Julio Cobos, sabiendo que ya no cuenta con Néstor.

Los Fernández-Kirchner, conocidos como la dinastía K fue lo mejor en estas últimas décadas, en pareja, que ha tenido la política Argentina. Néstor y Cristina, gobernaron juntos en Rio Gallegos, por 4 años la intendencia, 12 años en la gobernación de Santa Cruz y 7 años y medio en la casa rosada en la presidencia, carismático, inteligentes, trabajadores, se acoplaron muy bien con el sueño de gobernar otro periodo.

Pero Néstor cometió un gran error, obligo a su corazón a trabajar a marcha forzada sabiendo que estaba cansado, desoyó los consejos médicos por amor a su presidenta, esposa, amante y socia, por resurgir a un país amante del futbol, fabricante de ídolos y con una enorme masa de pobres después del 2000. Llegar a la presidencia en el 2003 cuando el país estaba hecho pedazos, corregirla, enrumbarla, es ya un gran suceso para Néstor, lastimosamente su corazón el miércoles a las 09.05 horas de la mañana dijo basta en Calafate.

Cristina, era muy joven cuando el 23 de septiembre de 1973 Juan Domingo Perón, el general, y Estela Martínez, llamada Isabelita asumían la presidencia después que Perón, paso 18 años en el exilio en España, tras haber sido derrocado el 16 de septiembre de 1955, “gane con toda la prensa en contra me fui con toda la prensa a favor” decía el general, su nombre fue proscrito, el que lo pronunciaba en publico corría el riesgo de ir a la cárcel. 

Según los argentinos Juan Domingo Perón, fue lo que es gracias a Eva Duarte, la ex actriz que conquisto el corazón de Perón, transformándose en su sostén en la política, es la preferida de todas, la llamaban “la abanderada de los humildes” “la defensora de los cabecitas negras” por los que llegaban del interior a la gran Buenos Aires, para fortalecer la industria de un país que crecía mientras Europa moría por la segunda guerra mundial.

Perón, fue detenido el 13 de octubre de 1945 siendo subsecretario de trabajo, le encargo  Evita, a un amigo, “pobrecita tiene los nervios  rotos me preocupa su salud, en cuanto me den el retiro me caso y me voy al diablo” escribía Perón a un amigo, posteriormente liberado por una muchedumbre que llego a la plaza de mayo el 17 de octubre dando inicio a la “lealtad peronista”.

Cuando Perón asumía la presidencia, la presencia de Evita, fue la más importante de todas, aun ahora, la vieja guardia argentina dice, “no sé si le creía a Perón pero Evita era incuestionable” fue la que enfrento a las damas de la oligarquía, fue la que se planto ante los obreros cuando estos amenazaban con una huelga, fue la que permitió que las familias más pobres tuvieran asistencia y regalos.

Los argentinos la adoraban, pero, el cáncer, los militares y el machismo, se lo impidieron, murió  el 26 de julio de 1962, en las paredes de las ciudades argentinas se leía “que viva el cáncer” el pueblo la lloro por miles y, aun hoy en la memoria colectiva la frase “volveré y seré millones” es el legado político que debe asumir Cristina Fernández de Kirchner. 

El filosofo José Pablo Feihmann, escribió, “Néstor Kirchner no es Perón. Perón, dejo como sucesor a una presidenta inepta y a un criminal paranoico…ningún presidente en la historia argentina pensó con el rigor y la inteligencia de Cristina Fernández”.

Hasta el final Néstor Kirchner, fue jefe del peronismo. Ministro de economía, articulador de alianzas, consejero de la presidenta, amante de su esposa y amigo de su mujer, al fin y al cabo es el personaje de la década en Argentina.

Kirchner descendiente de suizos y croatas se caso con Cristina en La Plata, e inicio su carrera política en Rio Gallegos, 2700 Km. De Buenos Aires, con pensamiento izquierdista desde el colegio, en la presidencia golpeo al neoliberalismo, propicio el castigo a las juntas militares asesinas, luego se dio el lujo de ceder la presidencia a su esposa.

Los militares, los intermediarios agrícolas, algunos productores, el machismo, la prensa, su vicepresidente, la oposición, son los caníbales del poder a los que deberá enfrentar Cristina, esta vez sola desde la casa rosada, son los mismos enemigos que enfrento Evita, en el siglo pasado.

Muchos argentinos la comparan, viste elegante y combate la desigualdad social. A pesar de la perdida en las interiores del 2009 Cristina,  tiene capacidad para superar la adversidad, es que, además, no le queda de otra.

El espíritu revolucionario te acompañe camarada. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1981 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: