Oro, proteccionismo y batallas competitivas por los mercados emergentes

“Comprar oro es un acto de fe, una fe que refleja la falta de fe en las monedas convencionales” dijo, Andy Smith, de Bache Commodities.

Aun en crisis las naciones del mundo se debaten para recuperarse, y las naciones industrializadas temen que los Congresos y Asambleas de los países emergentes protejan más los intereses comerciales de sus países. “El incremento del proteccionismo es un riesgo muy grande “manifiesta Erin Browlle, de Citigroup.

Dominique Straus-Kahn, director general del Fondo Monetario Internacional manifestó que, “no descarto una guerra cambiaria y que funcionarios del Fondo como del G20 trabajan para evitar una batalla de devaluaciones competitivas”.

Los mercados emergentes atraen capitales de países desarrollados incrementando la demanda por las monedas locales como es el caso de Brasil, el real subió más del 30% con relación al dólar a consecuencia que los inversionistas se fortalecen por las tasas de interés altas, estos trasladan el dinero de occidente a oriente y al sur por los altos retornos.

“Hay una guerra cambiaria mundial” manifestó el presidente del Banco Central de Brasil, Guido Mantenga, quien critico a Estados Unidos, Japón y otros países ricos por dejar que sus monedas se debiliten para alimentar su crecimiento a costa de países exportadores como Brasil. “Esto amenaza porque se llevan nuestra competitividad”, concluyo.

En Washington, se realizara la próxima cumbre del FMI, del BM, en ella intervendrán los presidentes de los Bancos centrales y funcionarios de los ministerios de economía, para tratar entre otros los problemas de los mercados cambiarios por el alza de las monedas locales.

Japón en un día vendió 20000 millones de yenes para contrarrestar el alza del yen, se suman a esta medida Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, también, por la inflación que está en alza en Asia. En Sudamérica, Brasil, Perú, Colombia, toman medidas para combatir el alza de sus divisas.

Mientras tanto, EEUU trata en su Congreso un proyecto de ley que acusa a China, por mantener artificialmente baja a su moneda (yuan) para incrementar sus exportaciones y para que su pueblo no compre productos extranjeros. Se espera próximamente que esa ley sea aprobada para que las compañías estadounidenses puedan argumentar que la política cambiaria de Beijing, sostiene un subsidio injusto.

“Los inversionistas le apuestan a que los países asiáticos y latinos no puedan impedir el alza de sus monedas contra el dólar, aun cuando adopten controles de capital y esfuerzos para contener el flujo de dinero”.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal estadounidense, destina 500000 millones de dólares a un programa denominado “alivio cuantitativo” para que una parte de estos fondos acabe en las naciones emergentes “por los retornos más jugosos y contribuyan a continuar con la devaluación del dólar”.

Según la EPFR, firma de inversión y análisis, en lo que va del año 60000 millones de dólares han ido a fondos especializados a invertir en acciones y bonos de los mercados emergentes. La guerra cambiaria empezó en agosto promovida por la FED, Bernanke, anuncio que, ”era posible un mayor relajamiento monetario, y si los chinos quitan el freno sobre el yuan mejoraran las exportaciones de algunos países de Asia, porque el yuan apenas avanzo 2.7% sobre el dólar desde junio”.

En ese contexto el oro es el refugio de algunos inversionistas ante la incertidumbre económica, Australia, el segundo productor mundial de oro después de China, comenzó a explotar su proyecto Boddington, con capacidad para unas 800000 onzas de oro. En América, Chile, espera incrementar en 3 veces su producción de oro hasta el 2015, este país tiene gigantes minas como la Escondida y otras en la Cordillera de los Andes que esperan se vuelvan comercialmente viables.

Desde el año 2000 el oro se ha incrementado en un 353% en parte impulsado por la devaluación del dólar. En el 2001 la onza de oro costaba 260 dólares, el martes 28 de septiembre del 2010 el oro llego a los 1300 dólares la onza, luego se situó en 1306, 1350, 1353, dólares por onza. En la división de metales de la bolsa Comex, la mayor minera de oro Barrick Gold, estima que el oro se pondrá fácilmente en los 1500 dólares para el 2011, si continúa la depreciación del dólar y los inversionistas como Morthern Trust Corp, compren oro y se queden con el metal y las mineras australianas y chilenas incrementen la producción.

Si a este cuadro le agregamos que la Reserva federal de EEUU, inyecta más dinero al sistema para reducir más el valor del dólar, el alza inflacionaria impulsaría la demanda de oro.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2574 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: