Coexistencia armada más que pacifica

La reducción de armas nucleares no nos acerca a la coexistencia pacifica, al contrario, vertiginosamente nos conduce a la multiplicación de guerras convencionales porque los ejércitos de las naciones capitalistas defenderán los intereses de sus industrias con la energía que actualmente mueve al mundo, son instrumentos de las aspiraciones agresivas del imperialismo, al mismo tiempo frenan las revoluciones de los pueblos.

Actualmente, el desarme no es un ideal del socialismo, nunca lo fue del capitalismo, los países en revolución, Venezuela, Irán, Corea del Norte, Palestina, Líbano, se arman para defender su autonomía y soberanía de los Estados Unidos e Israel, pero, mas que eso, la industria bélica no permitirá el desarme por su enorme influencia política que arrastra y por las ganancias que deja el armamentismo en el mundo. Incluidas las guerras, mas o menos 2 billones de dólares por año.

Después del avance de la OTAN hasta el mar Negro y el Cáucaso, Rusia, ha intensificado su producción bélica llegando a mercados que antes le pertenecían a occidente, armamentismo preñado de calamidades y sufrimientos para los pueblos en vías de desarrollo 700000 millones de dólares anuales en compra de armas, a ella se debe la iniciativa de toda una serie de importantes medidas encaminadas a lograr la paz entre ellas la coexistencia armada.

La coexistencia pacifica es una fuerza atractiva para la humanidad, al mismo tiempo, es el enemigo mas grande que tiene el imperialismo por ser un principio profundamente humano por su defensa contra los predicadores de la guerra militar y fría.

Para hacer frente a la constante agresión imperialista, en particular al agresivo bloque militar de la OTAN y a los expertos en guerra sucia de la CIA, las naciones deben unificarse sobre la base de tratados como UNASUR y otros que frenen la expansión en Asia central y sus intenciones en recuperar lo perdido en Sudamérica, en la península de Corea y en el estrecho de Ormuz, bajo supervisión de Irán, o en el mismo Irak, Afganistán, donde la resistencia ofrece una constante derrota a las fuerzas invasoras de la coalición lideradas por los EEUU.

Mientras las tropas de la coalición permanezcan en esos países, es inútil hablar de una coexistencia pacifica, será una coexistencia armada varias décadas después que los ejércitos invasores se hayan retirado por la guerra civil que dejan tras si.

Si bien es cierto que los ejércitos ofrecen un freno o un obstáculo a los propósitos agresivos de EEUU, y una base solida para las fuerzas revolucionarias, es un motivo por el cual el desarme no será posible más que en la literatura, así tenga una importancia histórica para la humanidad. Las guerras alimentan el negocio de las armas y fortalecen la política del vencedor, y el resto del mundo renovara constantemente el armamento fortaleciendo al gobierno de turno que lo haga.

En la actualidad, ninguna aspiración soberana para el desarrollo social se lograra sin armarse para la defensa, las armas son la base para el progreso de los pueblos, es la estrategia diseñada por los países que forman parte del Consejo Permanente de Seguridad de la ONU, principales productores de armas en la que el mundo cayo.

La coexistencia pacifica no implica renunciar a la lucha armada para defenderse, como tampoco la coexistencia pacifica significa la conciliación de las contradicciones ni el abandono de la lucha de clases.

La coexistencia pacifica son sistemas sociales diferentes, constituyen por el contrario la lucha y la victoria del pueblo, de los campesinos y obreros, internacionalmente para la reivindicación socialista.

Las relaciones diplomáticas con injerencia en los asuntos internos o practicando la extraterritorialidad para resolver sus asuntos internos como lo hace Colombia, es una coexistencia política, económica, no pacifica, pues descansa sobre una diplomacia de intereses económicos, frágil, sin análisis científico de las fuerzas motrices del desarrollo de sus fronteras y sus sociedades.

El deseo de paz no debe ser una obligación por muy fuerte que sea la relación comercial, pues, si no hay deseo de renunciar a la guerra, el dialogo es solo económico porque la igualdad, la comprensión y confianza reciproca se diluyo, entonces, los anhelos de coexistir pacíficamente dependen de acuerdos bilaterales para mantener la paz con el enemigo.

Esas relaciones diplomáticas es la base económica de las guerras, comercio diplomático no distingue que la paz es importante para sus pueblos. El socialismo se encuentra en desventaja para aplicar su política de coexistencia pacifica por no disponer de un sistema mundial como lo tiene el capitalismo, cada vez mas poderoso militarmente destruye las relaciones bilaterales de países socialistas con sanciones económicas-políticas, tratando de aislarlos, de ese modo EEUU, desea la paz.

De llegar a la paz ideológica como lo promueve el capitalismo por medio de la reconciliación, para el socialismo significa renunciar a los principios básicos del pueblo ya que la lucha ideológica concuerda plenamente con los principios de la coexistencia pacifica, con la emulación económica, el intercambio científico, las relaciones culturales sin ocultar las diferencias.

La lucha ideológica del socialismo busca la igualdad para la coexistencia pacifica, no se puede renunciar a las armas, pero, sin entrar a una carrera armamentista, si se produce la guerra psicológica, esta sirve pata templar la convicción de nuestro pueblo que otro mundo es necesario sin llegar al odio, a la desconfianza, métodos de intimidación usado en las guerras psicológicas por los EEUU.

La guerra ideológica del socialismo es la persuasión, la influencia, la explicación y la discusión de los hechos evitando las calumnias políticas y la intromisión en los asuntos internos, así como las pasiones y elocuciones insanas para evitar los conflictos y las guerras, bueno… eso es algo que debemos mejorar.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2250 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: