Los revolucionarios Sudamericanos

Revoluciones que hacen posible una ilusión en cada persona de cada pueblo contra la civilización globalizada que representa la dominación petrificada, sistema consolidado que inculca los modelos colectivos de conformismo y poca creatividad. Revolucionarios de décadas, con falsas culpabilidades revolucionarias, tenemos una nueva oportunidad.

Cada revolución latina ha sido una revolución traicionada, el asesinato simbólico del capitalismo no sirve de nada, porque, aunque débil, este resucita más poderoso en la familia, en la sociedad, en el burocratismo, en la corrupción, y cada vez parece imposible librarse de él, porque, el socialismo, mientras no se lo empiece a construir no será garantía de libertad y desarrollo.

Muchos de los ideales guerrilleros se están perdiendo para practicar los pensamientos genuinos y libertarios de Bolívar. Hoy, los modernos revolucionarios creen luchar contra el capitalismo sin ser radicales, muy cómodos ellos, los norteamericanos creen luchar para mantener el capitalismo contra los socialistas del siglo XXI aglutinando lacayos en una hábil jugada, sin considerar que les es más ventajoso aceptar otro sistema después de tantas crisis económicas y políticas del capitalismo pesimamente conducidos por los imperialistas norteamericanos.

La industrialización de estos países ubicados al sur tiene posibilidades de ayudar en cada región, como lo solicitado por los actos circenses de los G2 al 33. Solicitud realizada a las economías emergentes, cuyo ideal es bastante parecido al ideal de toda la humanidad, contribuiría drásticamente a la reducción de la pobreza. Pero, el imperialismo prefiere sostenerse gastando enormes cantidades en gobiernos arcaicos pero títeres que permitan la explotación de los recursos. Ocurrió con la UE, está ocurriendo con la India, con China, Rusia y Brasil. Con Latinoamérica se pretendía cambiar la psicología humana dejando al desnudo al hombre económico y hoy “tolerando algunas” izquierdas falsas como la chilena de Bachelet, la brasileña, uruguaya antes del cambio a Mujica, o la paraguaya, incluso promoviéndolas, lo hizo Carter, Clinton y ahora Obama, en su clásica propaganda imperial.

Se puede matar a una persona incluso a un pueblo como nos indica la historia, pero no se puede matar un sistema solo con palabras del cual uno se siente participar porque el cambio no llega. La gente se siente incorporada en los viejos modelos, la culpabilidad de la revolución en el proceso contra el capitalismo se está acrecentando, aparece como el crimen contra la razón y la realidad, hechos que los revolucionarios modernos no quieren ver. Siguen asesinando la revolución Sudamericana y al ideal guerrillero que tantas vidas dio. Ya no mas asesinato simbólico contra estas revoluciones porque no hay mas sucesor posible.

Si la masa se revelara contra el artificio revolucionario impuesto, hablaríamos de poder popular, revelarse contra el principio de rendimiento económico conservando siempre el capitalismo en muchas de sus formas hace imposible visualizar bien el proceso de cambio, se observa el alto rendimiento del neoliberalismo que llenan las arcas fiscales y sostienen la cultura capitalista. Encuentran entonces, una sociedad confundida por el libertinaje económico cuyo goce es el consumismo y la indiferencia revolucionaria.

En suma, la masa, quien tiene la razón a medias, se aferra a las viejas costumbres que impide a las mujeres, hombres y jóvenes quedarse en el proceso, porque, la abundancia prometida no mana como la leche materna. El joven llegado a adulto no se pliega a la maquinaria social se inclina por el comercio de su familia, se coloca, se vuelve capitalista porque su madre, padre, le dice, “es preferible malo conocido que bueno por conocer, en este gobierno pasaras tu vida entera haciendo teatro sin cambio”, esa estupidez sostienen algunas universidades, la discriminación, la especialización, el trabajo y la utilidad lucrativa son lo único que cuenta para la familia y el sistema educativo actual que no logra consolidarse por las artimañas desde los rectores, maestros en complicidad con algunos funcionarios.

Se comprende el éxito de las universidades conservando muy jóvenes el espíritu del capitalismo, en el seno generoso del alma mater matando la histórica rebeldía revolucionaria de la juventud Latinoamericana, con la complicidad demagógica y filosófica de la revolución, deja entrever la influencia de la familia y la escasa practica de la revolución en el proceso de cambio. Resultado, la mala conciencia social.

De esa manera el capitalismo como el comunismo vuelven una y otra vez a la palestra social sin importar que el comunismo ya no exista, se llega siempre a la depresión, se piensa entonces que el socialismo carece de creatividad, se continúa creyendo que las fuerzas socialistas son atrasadas en su filosofía y en la productividad con electricidad o sin ella.

Estas perversiones dadas desde la planificación del proceso sin cambiar la burocratización, sin sancionar la corrupción, evita que el centralismo de lo mejor de sí. Muestran una profunda afinidad con la utopía, con lo imaginario, para formar una sociedad sin penurias y sin represión, causas de los fracasos revolucionarios a los procesos socialistas de antaño. La facilidad con la que estos procesos han sido vencidos pide explicaciones al socialismo del siglo XXI.

Hay que vencer con resultados ese elemento de derrota que se proclama desde el norte. La clave, una de ellas, para construir el socialismo es, no conformarse y sostener siempre la agresividad rebelde con el conocimiento de una educación investigativa para que el cambio reine, para que la sociedad determine sus propias necesidades y sus propias satisfacciones con la participación en política y en economía, fiscalizando, una masa en permanente revolución, característica Sudamericana, ahora con el bolivarianismo, alfarismo, chavismo, cualquier nombre que enaltezca la revolución latina y produzca cambios sociales como los de Venezuela, Bolivia, Ecuador.

Los nuevos revolucionarios Sudamericanos, es ahora o nunca el socialismo.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6076 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: