Colombia sepultó a conservadores, liberales, a la izquierda política y continúa espiando

El pasado 30 de mayo 14781020 votantes de un total de 29983279 colombianos inscritos en el padrón electoral caminaron hacia el cementerio para enterrar a los partidos tradicionales mas el Polo Democrático Alternativo, el otro 50%, la abstención, se suma a ese 70% que aprueba la gestión de Álvaro Uribe, dando luz verde a Juan Manuel Santos para continuar con la seguridad democrática.

Después que la constitución de Colombia en 1991 aprobara la segunda vuelta electoral los partidos liberal y conservador se dedicaron a ofrecer la toalla de Manuel Marulanda con más vehemencia, derrotar a la guerrilla fue la principal oportunista y demagógica promesa de campaña que nadie pudo cumplir hasta que se formo el partido Uribista-Washington que manipulo la constitución para permitir la reelección de Uribe, y que Santos ganara con un 46.6% la primera vuelta y barriera en la segunda con 60.9%.

El futuro para Juan Manuel Santos se le presenta de lo mejor para gobernar el país, de 102 senadores, Santos cuenta con 28 senadores de su propio partido de la unidad nacional (U-W) 24 del partido conservador (PC) y 8 del derechista cambio radical (CR) cuenta además con la mayoría de los 13 senadores liberales (PL) grupo que hizo oposición a Álvaro Uribe, pero fiel a su costumbre camaleónica se suma al oficialismo una vez que Santos llamo a la “unidad nacional y a la prosperidad democrática”.

“Trabajo, salud, educación, vivienda, trabajo y oportunidades para todos” son las ofertas de Juan Manuel, quien anticipa un gobierno social para reducir las cifras socio-económicas alarmantes que deja la seguridad democrática de Álvaro Uribe: 46% de pobreza, un 12-16% de desempleo y cerca de un 60% de la población económicamente productiva en la informalidad.

A Santos, le interesa profundizar el aspecto económico único elemento que le permitirá mejorar las alarmantes cifras económicas que hereda, para eso, obligadamente, tiene que seguir con el “continuismo” según el portavoz del Departamento de Estado Philip Crowley, “su país no espera ningún cambio significativo en la relación bilateral” concluyo. Es decir, dinero que le llegara, estará condicionado para establecer una nueva geopolítica en sus 6341 Km de frontera, especialmente, en los límites con Venezuela y Ecuador, estrategia utilizada desde el 2002 con la puesta en marcha del plan Colombia.

Este fin de semana Santos inicio una gira internacional por 9 países europeos y latinoamericanos en medio de una nueva acusación tomada del diario El Universo de Guayaquil, en donde se aseguro que el gobierno de Colombia pincho teléfonos de la embajada y consulados de Ecuador en Colombia, igual que los teléfonos del presidente Rafael Correa y de otros miembros de su gobierno en una operación de espionaje conocida como Salomón, por el Departamento de Seguridad Administrativa (DAS).

El operativo según el periódico ecuatoriano arranco después de la crisis diplomática por el bombardeo a Angostura en Ecuador, en donde murió Raúl Reyes, lo que motivo la ruptura de relaciones. El ministro de defensa Javier Ponce, y el de seguridad interna, Miguel Carvajal, afirmaron que, desde noviembre que se conoció el tema, el gobierno de Ecuador pidió información a Bogotá, pero el pedido no fue atendido hasta ahora.

En un comunicado de tres puntos el gobierno de Álvaro Uribe, descarto que” bajo ningún medio el DAS ha intervenido en la privacidad del presidente Correa, o de ciudadano ecuatoriano alguno”. La fiscalía general de Ecuador abrió un expediente investigativo con el Departamento de Cooperación Internacional y el de Indagaciones Previas, comunico el fiscal general Washington Pesantez, esta nueva agresión recién conocida plantea serias interrogantes:

Uno, para intervenir los teléfonos de funcionarios del ejecutivo cercanos al presidente Correa, se necesita de un mínimo de apoyo local ¿Quiénes ayudaron, militares, policías, funcionarios de la fiscalía o del gobierno?

Dos, este proyecto inicio con el nombre de Arco Iris y con un presupuesto de 90 millones de pesos para interceptar los consulados y embajadas de Ecuador en Colombia, según agentes del DAS. Salomón buscaba establecer vínculos de gente del gobierno ecuatoriano con la guerrilla cuando Juan Manuel Santos era ministro de defensa, la pregunta es, ¿la CIA ayudo? Si la respuesta es sí, explicaría la ayuda que el DAS recibió en Ecuador. Además, a la fiscalía se le entrego hace poco, aparatos de interceptación de llamadas y escucha por parte de la embajada de Estados Unidos en Quito. La nueva Constitución permite a la Fiscalía realizar investigaciones. Hay muchos rumores a nivel político que, el fiscal general Washington Pesantes es hombre de la DEA, rumores, por ahora de difícil verificación.

Tres, ¿Por qué esta agresión del gobierno colombiano sale a la luz pública cuando se busca restablecer relaciones con el nuevo gobierno de Santos? ¿Por qué no se hizo público con mayor profundidad en el 2009 cuando los ministros de defensa e interior ecuatorianos conocían del proyecto Salomón? Es notorio, hay muchas pruebas al respecto que, el DAS realiza operaciones en Ecuador desde mucho tiempo atrás con la ayuda de la CIA y unidades de inteligencia de la policía y de las fuerzas militares locales, caso Trinidad, el seguimiento a Raúl Reyes, narcotraficantes y otros guerrilleros, hechos documentados en su oportunidad por los medios de información. Suprimir a la UIES (unidad de investigaciones especiales) al servicio de la CIA, no produjo ningún resultado para sanear la inteligencia ecuatoriana, pues, estos, militares y policías continúan colaborando con funcionarios de la embajada de EEUU en Quito, so pretexto de la ayuda que ese país entrega para combatir el narcotráfico.

Sin olvidar que, el ex ministro de defensa Juan Manuel Santos y la cúpula militar y policial de ese entonces están solicitados por la justicia ecuatoriana por el asesinato de más de 11 personas en Angostura, provincia de Sucumbíos. L a pregunta ahora es, ¿SE QUIERE INVESTIGAR A FONDO ESTA NUEVA AGRESION O SE DICIMULARA CON RETOQUES POLITICOS, COMO LA AUDITORIA A LA BASE DE MANTA? ¿Donde quedo la investigación del asesinato de la ministra de defensa socialista Larrivar recién empezado el gobierno del presidente Correa, ministra que luchaba por cerrar la base de Manta, o los más de 36 barcos hundidos y 103 asesinados la madrugada del 12 de agosto del 2005, atentado anunciado con un mes de anticipación, que involucra a la embajada norteamericana en Quito, para justificar la base de Manta en su lucha contra el narcotráfico? ¿Ecuador, sigue siendo una isla de Estados Unidos, bien disimulada por el gobierno de la revolución ciudadana por futuros prestamos económicos?

Sobre las FARC, guerrilla reducida a la selva y sin el mismo poder de hace 8 años, su eliminación dependerá de lo que se decida en Washington, hasta eso, los rescates militares como los del Guaviare, ayudaran a sostener la imagen de la seguridad democrática y del nuevo gobierno de la “prosperidad democrática”.

Una muestra del debilitamiento de las FARC, se produjo hace algunas semanas cuando los guerrilleros que custodiaban a los oficiales de mayor rango no respondieron al operativo militar de rescate. La otra posibilidad, del dialogo político para la paz en Colombia, entre la guerrilla y el gobierno de Santos, restaría legalidad a las bases militares estadounidenses, ese dialogo es improbable hasta que el presidente Chávez, no sea asesinado o derrocado.

Santos necesita llenarse de gloria buscando el rescate militar del resto de prisioneros militares de las FARC, duros golpes a la guerrilla sin aniquilarlas es el proyecto. En los últimos años la guerrilla han sufrido graves bajas, el rescate de Ingrid, el bombardeo para matar a Reyes, al negro Acacio, la ejecución de jefes de columna, las deserciones y las muertes por bombardeo debilitan cada vez más a la guerrilla.

Cada vez que exista la posibilidad de diálogo entre la guerrilla y el gobierno de Nariño, los militares y sus asesores estadounidenses no lo permitirán, pondrán condiciones inaceptables, Washington y Bogotá, le apuestan al debilitamiento paulatino de las FARC, sin que se desmoronen, porque, el plan Colombia necesita del pretexto de la guerrilla para destituir a Chávez.

Políticamente, que el partido verde de Antanas Mockus sea la segunda fuerza electoral, tengo mis dudas, 3500000 colombianos votaron por Mockus, algo similar ocurrió en el 2006 con Carlos Gaviria del Polo Democrático, las elecciones en Colombia son muy cuestionadas al no ser obligatorio el voto, la abstención, es pronunciada con casi un 50%. Sin embargo, ese 22% de votantes por el partido verde logro, deberá reflejarse en las próximas elecciones departamentales para poder hablar de una segunda fuerza política consolidada, mientras eso no exista, segunda fuerza política del país es una calificación prematura y efervescente.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3652 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: